X

@Unsplash

Adelgazar

5 mitos que aún nos seguimos creyendo y que nos impiden perder peso

Para conseguir adelgazar tenemos que fijarnos mucho en aquello que comemos y conocer muy bien las propiedades de todos los alimentos, además de no perder de vista el ejercicio físico.

Por Equipo Welife

17 de junio de 2021 / 17:47

A la hora de conseguir adelgazar tenemos que fijarnos mucho en aquello que comemos y conocer muy bien las propiedades de todos los alimentos. Por ejemplo, por un lado, existen alimentos muy ricos en proteínas y por otro lado, alimentos que están prohibidos si quieres esta en forma

Los métodos para adelgazar rápido siempre han llevado consigo controversia. Desde las supuestas contraindicaciones de las dietas altas en proteínas hasta aquellas que no tienen en cuenta las propiedades de los alimentos siempre que te adaptes a tus macros (IIFYM, Macro Diet). A pesar de que cada vez existe más literatura científica que explica por qué estábamos equivocados con ideas que tomábamos como dogmas, aún nos cuenta integrar ciertos cambios en nuestros hábitos para llevar una alimentación correcta y, dado el caso, que nos ayude a adelgazar. 

Cinco mitos desterrados por la evidencia científica para adelgazar

1. Beber dos litros de agua al día

Fernando Fabiani, médico de familia, divulgador y colaborador habitual del programa Saber Vivir nos dice que “no es necesario beber dos litros de agua al día”. Pensemos en lo que comemos: “si tomo un plato de sopa, estoy tomando un vaso de agua; si me estoy tomando una crema, si estoy tomando una manzana… Todos esos alimentos llevan agua. Por eso, no es necesario añadir dos litros de agua a lo que como y lo que bebo”.

También J.M. Mulet, profesor de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia en su libro ‘¿Qué es comer sano? Las dudas, mitos y engaños más extendidos sobre la alimentación’ escribe: “No podemos afirmar que hay que beber una cantidad determinada de agua. Tenemos que beber la que necesitemos, que puede ser más o puede ser menos que esos ocho vasos del mito. Y la mejor forma de saber el agua que necesitamos beber es guiarnos por la sed que tengamos”.

Si eres de los que no se acuerdan de beber ni teniendo la botella en frente, Carlos Pérez y Néstor Sánchez proponen en su libro El ayuno intermitente algunas medidas complementarias a la bebida principal, como son las infusiones, el té kombucha, el matcha, el agua aromatizada con fruta natural y el agua con gas. También explican que “un acelerador de la sed es el movimiento. Si haces deporte y sudas, la sed reaparecerá de forma natural. Eso sí, no bebas agua todo el tiempo mientras entrenas”.

Temas relacionados

2. Comer 5 veces al día acelera el metabolismo

Bárbara Sánchez, dietista y nutricionista especializada en nutrición clínica y deportiva, desmonta el mito sobre la necesidad de comer cinco veces al día y dice que “ni una, ni tres, ni cinco. Lo importante es la ingesta total que hagas a lo largo del día y el tipo de alimentos que consumas”. Por otro lado, Daniel Ursúa, autor de Nutrihabits establece que “podemos pensar que a mayor número de ingestas, mayor gasto energético, pero no hay una evidencia que apoye esta tesis”. Ursúa y Sánchez como expertos en nutrición consideran que no existe un número ideal de comidas que debamos realizar en un día, sino que es importante tener en cuenta qué es lo que comemos y no en cuántas veces. 

3. Evitar las grasas o los hidratos nos ayuda a adelgazar

Formulado así, este mito podría resultar cierto, pero también es falso. Todo lo que ingiramos y que nos aporte un extra de calorías en lugar de un déficit no nos va a ayudar a adelgazar; incluso las proteínas podrían hacernos engordar si comemos más de la cuenta. Ahora bien, las grasas aportan 9 calorías por gramo frente a las 4 de carbohidratos y proteínas, por lo que bajar las grasas nos podría ayudar a perder peso, pero también nos podría crear problemas de salud. Lo mismo ocurre con los carbohidratos. Es cierto que evitar los simples es más que necesario para perder peso, pero quitar todos sería una locura, ya que las verduras son carbohidratos y las necesitamos en cualquier tipo de alimentación que hagamos. 

Estudios de la Universidad de Medicina de Nueva Jersey nos lo explican a la perfección. Si queremos llevar una dieta equilibrada, nuestra alimentación tiene que tener en torno a un 50-60% de hidratos, un 25 y 30% de grasas y el resto proteínas. Si reducimos los hidratos, tenemos que sumar más grasas y más proteínas. Y si por el contrario reducimos grasas, tenemos que incorporar más hidratos y más proteínas.

Para Victor Reyes, dietista y profesor, creador de Fitnessreal, para favorecer la pérdida de grasa y la retención de masa muscular es necesario establecer los macronutrientes de la dieta en función de unos rangos. Para él, la fórmula estaría en torno al 1,8 – 2,7 gramos de proteína por kilo y entre el 0,9 y 1,3 gramos de grasas por kilo. El resto de las calorías quedarían para los hidratos de carbono. 

Mitos de la alimentación: lo que no debes hacer para adelgazar
@Unsplash

4. Nada de comer fuera de casa

Comer fuera de casa y no engordar es posible si sabes elegir bien tus opciones. No te prives de hacer planes, viajar o hacer todo lo que te plazca por estar a dieta. La nutricionista Amil López, creadora de la Dieta Coherente, aconseja pedir un plato que lleve una combinación vegetales y proteínas y seguir la regla de que 2/3 de plato sean vegetales y 1/3 sea proteína. 

Es posible comer bien fuera de casa pidiendo un gazpacho, una crema, un caldo, un revuelto o un salteado de verduras. Según la nutricionista, lo que debes evitar siempre son las patatas fritas, las salsas, el pan y el postre (a no ser que sea fruta o yogur natural). 

También puedes optar por esos pequeños trucos que te harán comer menos al llegar al restaurante, como tomar un tentempié una o dos horas antes para no tener excesiva hambre o beber un vaso de agua antes de comer. Intenta no caer en esas copas de vino o cervezas de más, que además suelen ir acompañadas de una tapa.

@Unsplash

5. Necesitas hacer cardio para perder el peso

Sophie Guidolin, nutricionista y entrenadora personal, nos habla de otro mito sobre la pérdida de peso. Correr, caminar o hacer cualquier ejercicio de cardio no garantiza perder peso rápidamente. De hecho, recomienda el levantamiento de pesas, ya que “quema más calorías después del entrenamiento (efecto EPOC), hasta un período de 24 horas, lo que supone mucho más que el cardio”.

Lucas Leal, creador del método Slow Training dice también que “un entrenamiento bien planificado con pesas puede aligerar el camino hacia la pérdida de peso porque hace que el músculo trabaje intensamente, elevando el metabolismo basal y recurriendo a los depósitos del organismo. Es decir, al glucógeno y las grasas”.

Temas

Adelgazar

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación