X

@Unsplash

Residuo Cero

¿Qué hago con las sobras? 10 consejos infalibles para aprovechar mejor los alimentos

Podremos disminuir los desperdicios de nuestra comida con una mejor planificación o aprovechando todo aquello que vamos a tirar.

Por Diana Torres

15 de junio de 2021 / 09:35

Cuántas veces habremos oído a nuestros padres decirnos eso de que “la comida no se tira”. En todos los hogares, esta frase se debía cumplir estrictamente como si de un mandamiento se tratara, y a día de hoy conseguirlo se ha convertido en una tarea bastante fácil.

Gracias a métodos como la cocina de aprovechamiento, el desperdicio alimentario y con él las sobras pueden disminuir notablemente. Esta filosofía de vida, llevada a cabo por nuestras abuelas para lidiar con la escasez de recursos y de dinero, se ha transformado en toda una tendencia que ayuda tanto al planeta como a nuestros bolsillos.

Pero, ¿cómo conseguir dejar de llenar nuestros cubos de basura con sobras de comida? La Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios da solución a esta pregunta con la publicación de un decálogo destinado a enseñarnos a aprovechar mejor los alimentos:

  1. Haz una lista de lo que necesitas comprar. Así evitarás llegar al supermercado y caer en caprichos innecesarios que probablemente acaben en el fondo de tu despensa.
  2. Elige los menús que cocinarás. Es muy importante saber qué platos vamos a preparar, para elegir los ingredientes acordes a ellos. También debemos tener en cuenta cuántas personas comerán con nosotros, para calcular las porciones adecuadamente.
  3. Adquiere alimentos frescos y sueltos. Aprovecha la temporalidad de algunos alimentos y cómpralos en pequeñas cantidades para evitar que caduquen antes de consumirlos.
  4. Atiende a las fechas de consumo. No tomes alimentos después de que haya pasado su fecha de caducidad. Y fíjate en ella a la hora de comprarlos.
  5. Atiende a las instrucciones de conservación. Y que no se estropee la comida simplemente por no haberla guardado como debías.
  6. Rota los alimentos en tu nevera. Para consumir los más antiguos, será preferible que los coloques en la parte delantera del frigorífico y así darles una mayor atención.
  7. Conserva por separado los alimentos crudos de los cocinados. Para facilitarlo, rotula su envase con lo que contiene y la fecha.
  8. Evita cocinar en exceso. Ten en cuenta la cantidad de la porción que comerá cada comensal. Es preferible servir pequeñas cantidades de comida y que luego repitan, a que acabe todo en la basura.
  9. Primero los que vayan a caducar. Da prioridad a los alimentos que estén próximos a caducar.
  10. Conserva o congela las sobras. Para ello, necesitarás recipientes limpios y de tamaño adecuado.
@Getty

¿Qué hacer si me sobra comida?

Es prácticamente imposible hacer un cálculo perfecto de qué vamos a comprar y a consumir cada día o semana. Pero para evitar que nuestros alimentos acaben siendo parte del contenedor de basura, existen muchas ideas con las que conseguirás sacar el máximo partido a las sobras. De hecho, podemos hacer verdaderas maravillas con las pieles de algunas frutas o con las porciones que hayan quedado de otros platos cocinados.

Aprovechamiento del pescado

Nos será mucho más fácil aprovechar un pescado en su totalidad si desde un primer momento lo racionamos en forma triangular. Si nos ha sobrado alguna de estas porciones, podemos hacer, por ejemplo, ceviche. Esta receta peruana es todo un éxito, y además sencilla, ya que tan solo necesitas cocer el pescado fresco junto a zumo de limón u otros cítricos en pequeños trozos.

También puedes utilizar los langostinos, mejillones o pequeñas piezas de marisco que sobran en Navidad para cocinar un delicioso caldo de pescado.

Cómo aprovechar las sobras del pollo

Si has cocinado pollo asado pero te ha sobrado, aquí tenemos la solución. Puedes cocer en agua todos los restos del pollo (sí, incluidos los huesos y la piel) y añadir zanahorias, puerro o cebollas al gusto. Conseguirás un caldo casero para chuparse los dedos, que nada tendrá que envidiar a los artificiales que nos venden a diario en el supermercado.

Otra opción será la de hacer una ensalada césar a partir de las sobras de pollo a la plancha o empanado. Una combinación que puede solucionarte una cena, y que además, aportará un toque de alegría a la lechuga y al tomate.

@Getty

Recetas para aprovechar la carne

Una de las ideas que proponemos si te ha sobrado parte de algún asado de cerdo, es la de cortar los extremos. Así facilitarás que la pieza se cocine de manera uniforme y podrás servirla en “taquitos” que encajarán a la perfección con cualquier acompañamiento.

Aprovecha las verduras y las hortalizas

Es bastante común que queden en el olvido en nuestra nevera medio tomate o media cebolla, pero no te preocupes. Estas porciones que acaban en el fondo de nuestro frigorífico podrían solucionarnos más de un sofrito.

Lo mejor será que los piquemos en trozos pequeños y los congelemos, para que estén siempre a mano como acompañamiento perfecto.

Platos con fruta madura

Quizás hayas esperado demasiado para consumir algunas de las frutas de tu despensa. Pero que no cunda el pánico. Evita que se ponga mala por sobremaduración preparando una deliciosa mermelada casera. Para ello, tan solo tendrás que picar la fruta, añadir el 80% de su peso en azúcar y cocerla a fuego lento. Una solución rápida y sencilla que te endulzará los desayunos y las meriendas.

Aprovecha las legumbres que no te comiste

Las lentejas, las judías o incluso los garbanzos de tu cocido madrileño también pueden ser aprovechados. Mezcla las legumbres que te hayan sobrado en la batidora y elabora una crema que se convertirá en el primer plato estrella.

Usa el arroz blanco en nuevas recetas

En todas las casas tendemos a cocinar arroz blanco para el doble de personas de las que somos. Un error muy común que podemos solventar gracias a los arancinis, una receta italiana basada en bolitas de arroz rellenas de carne que se reboza o se fríe al gusto. Un snack ‘reciclado’ de lo más apetitoso.

‘Reutiliza’ el pan

Además de servir para elaborar las tradicionales torrijas en Semana Santa, las sobras de pan nos pueden sacar de más de un apuro. Podemos rallarlo para empanar nuestros filetes, cortarlo para hacer las típicas migas o utilizar la miga para el gazpacho y el salmorejo.

En un momento en el que hemos empezado a tomar conciencia sobre la gran cantidad de desperdicios de comida que generamos, cualquier iniciativa sostenible en la cocina será de gran ayuda para nuestro planeta. De hecho, también podemos poner en práctica el aprovechamiento de alimentos fuera de casa. Cuando vayamos a un restaurante y nos sobre parte del plato que hemos pedido, lo mejor será que lo pidamos para llevar y tomarlo en otro momento o poder dar rienda suelta a nuestra creatividad culinaria. ¡Que no te dé vergüenza!

Temas

MedioambienteNutrición

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Sostenibilidad

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Sostenibilidad