X

@Unsplash

Jengibre

6 curiosidades sobre el jengibre que te harán adorarlo

Aunque para algunos sea totalmente desconocida, esta raíz cuenta con un sinfín de beneficios y puede combinarse con una gran cantidad de alimentos.

Por Diana Torres

7 de octubre de 2021 / 11:17

Pese a que todos hemos escuchado hablar sobre el jengibre, tal vez existan aún algunas dudas sobre qué es y por ello nunca lo hayamos tomado. Pero si te decimos todas sus propiedades, seguro que querrás tomarlo. El jengibre no es nada raro, simplemente es la raíz de una planta con flor que pertenece a la familia de las zingiberáceas, al igual que la cúrcuma o el cardamomo. Además, si algo lo caracteriza es su sabor cítrico y fresco mezclado con un toque picante.

Sus orígenes se remontan hasta hace más de 2.000 años, cuando esta planta era utilizada como ingrediente en la medicina tradicional. Más tarde fue incorporándose poco a poco a la gastronomía del sureste asiático, llegando a todos los rincones del planeta en cuestión de pocos años y convirtiendo al continente asiático en su principal productor.

Su uso medicinal viene dado gracias a sus múltiples beneficios para la salud, entre los que están la solución de problemas digestivos o dolores menstruales. Además, es uno de los antioxidantes y antiinflamatorios naturales más eficaces por excelencia, y también actúa como afrodisiaco.

A día de hoy, el jengibre ha conseguido hacerse un hueco en todas las cocinas del planeta como el ingrediente perfecto. Y es que ya sea como especia molida, rayada, en salsas o como acompañamiento de otros alimentos, esta raíz cuenta con un sinfín de curiosidades y secretos que la hacen de lo más especial y solicitada. ¿Quieres saber cuáles son?

Un plato asiático preparado con jengibre
@Unsplash

1. Ha tenido diferentes nombres

El nombre de esta raíz viene dado del término “sringavera”, proveniente del vocablo sánscrito y significa “en forma de cuerno”. No obstante, esta expresión sufrió varias transformaciones. En el idioma persa se denominó como “dzungebir” y en el griego “dziggibris”, para más tarde convertirse en “zingiber” en latín y hasta llegar a “jengibre”, como lo conocemos en español.

2. Hay varios tipos de jengibre

 Es muy importante tener en cuenta la procedencia del jengibre para elegir el tipo de esta raíz que queremos consumir. Su gran abanico de posibilidades nos ofrece un sinfín de sabores que combinan con unos u otros alimentos. El jamaiquino es conocido como el más dulce y delicado, mientras que el chino es el más picante únicamente por detrás del centroamericano.

El jengibre producido en India se conoce mundialmente por tener una gran calidad, el africano sin embargo es uno de los más económicos y de sabor más intenso. Por su parte, el australiano cuenta con un sabor con toques cítricos mientras que el de Kenia es el más caro de todos.

3. Puede durar hasta 1 año en el congelador

Para conservar adecuadamente el jengibre, te recomendamos envolverlo en papel de aluminio y meterlo en la nevera a una temperatura de 12ºC. No obstante, si tu frigorífico permanece normalmente a 7ºC tampoco pasará nada.

En la nevera, esta raíz tan solo se podrá conservar durante tres semanas, mientras que si la guardas en el congelador llegará a aguantar hasta un año. Aún así, lo más probable es que su textura cambie. Pero te aseguramos que su sabor y propiedades seguirán siendo igual de óptimas que el primer día. 

4. Se utiliza una cuchara para pelarlo 

Si el jengibre está fresco, quitarle la piel será tarea fácil. Con apenas raspar la raíz conseguirás que se desprenda esta piel, y por ello expertos en cocina aseguran que la cuchara conseguirá quitarla sin que la pulpa sufra daños y evitando los desperdicios innecesarios. Un dato que nos interesa bastante, ya que el jengibre no es barato y por ello debemos aprovecharlo al máximo.

5. ¿Por qué pica el jengibre?

Si algo caracteriza al jengibre es su sabor picante pero, ¿de dónde viene esta propiedad? Bien, dentro de sus componentes se encuentra una sustancia llamada gingerol, relacionada estrechamente con la estructura de la capsaicina, que hace que los chiles o la pimienta piquen también.

No obstante, el picor del jengibre nada tiene que ver con el de otros alimentos. Y es que en este caso, no suele generar intolerancias en el sistema digestivo. Así que aprovecha y disfrútalo al máximo sin preocuparte.

6. Consigue combatir los parásitos del pescado 

Encontrarás jengibre en especias como el Ras de Hanout, una mezcla aromática que suele acompañar al sashimi y al sushi y a las que esta raíz viene como anillo al dedo. Esto se debe a que además de limpiar el paladar cada vez que damos un bocado, ayuda a evitar los parásitos que puedan prevenir de estos pescados.

Jengibre
@Unsplash

No cabe duda de que el jengibre es una raíz de lo más polivalente.

100 gramos de jengibre contienen:

  • Hidratos de carbono. 17,77 gramos
  • Fibra dietética. 2 gramos
  • Proteína. 1,82 gramos
  • Azúcares. 1,7 gramos
  • Sodio. 13 miligramos
  • Vitamina B6. 0,16 miligramos
  • Calcio. 16 miligramos
  • Hierro. 0,6 miligramos
  • Vitamina C. 5 miligramos
  • Potasio. 415 miligramos
  • Magnesio. 43 miligramos
  • Fósforo. 34 miligramos
  • Zinc. 0,34 miligramos
  • Folato. 11 miligramos
  • Riboflavina. 0,034 miligramos
  • Niacina. 0,75 miligramos
  • Hierro. 0,6 miligramos.

Una larguísima lista de elementos de lo más positivos para nuestro organismo. Además, podemos incorporar el jengibre a nuestra dieta combinándolo con muchos alimentos, como por ejemplo los mariscos, el melón, la calabaza… ¿A qué esperas para innovar y añadirlo a tu plato favorito?

Temas

NutriciónVida Saludable

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación