Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
cansancio por amar tu trabajo

Amar tu trabajo hace que sea más difícil desconectar y que al final descuidemos otros aspectos de nuestra vida./ Fotograma de El Diablo viste de Prada.

Salud mental

Si estás más cansado de lo normal, puede ser porque amas tu trabajo

Un estudio muestra que las personas que aman su trabajo son más propensas al agotamiento. La experta en liderazgo y desarrollo personal Cecilia Mansilla explica cómo compensar tu pasión con el autocuidado.

Por Paka Díaz

26 de enero de 2023 / 10:26

Te encanta tu trabajo, de hecho, te apasiona. Tanto, que has empezado a hacer horas extra casi sin darte cuenta y, de repente, casi todos los fines de semana dedicas algunas horas a tareas laborales, sin importarte que te quite horas de ocio e, incluso, de descanso… Amar tu empleo suele ser una ventaja, pero un estudio advierte: quienes se apasionan demasiado por tu trabajo, pueden acabar exhaustos y con síndrome burnout o always on ¿Cómo evitar que te ocurra?

En psicología, se diferencian dos tipos de pasión relacionada con el trabajo. La armoniosa, cuando disfrutas de él y tienes control de ello. Y la obsesiva, cuando tienes tan poco control en tu relación con el trabajo que no sueles desvincularte completamente de él nunca, hasta el punto de que interfiere con otros elementos importantes de tu vida. El mayor peligro de esta relación obsesiva es que conduce al agotamiento y a que te sientas, al final, impotente y atrapado.

Según una encuesta de Gallup, el 28 % de los empleado se siente agotado en el trabajo muy a menudo o siempre, mientras que al 76 % le ocurre a veces. Quizá por eso, recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó el burnout en su Clasificación Internacional de Enfermedades en 2019 y, más allá del agotamiento, advierten que la persona se queda emocionalmente vacía, sin nada que aportar.

Kira Schabram, profesora de comportamiento organizacional en la Universidad de Washington, realizó un estudio en el que constató que las personas a las que les apasiona su profesión pueden ser más propensas al agotamiento que quienes son menos entusiastas o saben mejor cómo desconectar de él. “La pasión por el trabajo puede tener un coste muy alto”, admite Cecilia Mansilla, experta en liderazgo y desarrollo personal e instructora de Udemy.

Mansilla reconoce hablar “desde la experiencia propia cuando lo digo, porque es muy difícil lograr dejar de trabajar. Al disfrutar tanto, es muy difícil desconectarse y esto va directamente en contra de nuestra productividad y salud mental”.

Descansar para rendir mejor

Para Mansilla es crítico comprender que “para cumplir nuestras metas y lograr lo que nos proponemos, necesitamos descansar. Está científicamente comprobado que somos más productivos y creativos cuando descansamos durante la jornada laboral, cuando tomamos descansos durante el día en lugar de trabajar 8 horas seguidas”, alerta.

Aunque indica que “es una gran ventaja que te apasione tu trabajo porque no tienes que luchar constantemente por mantener altos tus niveles de motivación, como muchas otras personas necesitan hacer a diario para poder cumplir con sus tareas laborales”. Mansilla señala la importancia de buscar el equilibrio, ya que “las personas apasionadas por su trabajo solemos tener grandes sueños por cumplir. Por lo que es muy importante siempre recordar que, para lograrlo, el tiempo de descanso es igual de importante que el tiempo de trabajo”.

En busca de la pasión armoniosa

La obsesión no es buena consejera en nada. Por eso, encontrar el equilibrio entre amar sin obcecarse ni inquietarse –y esto se podría aplicar a cualquier tipo de amor– es fundamental para hacerlo con libertad y sin causarte daños a uno mismo. Para ello, la experta de Udemy recomienda, lo primero, no ofuscarse con las tareas a cumplir. “Para ello es muy importante la propia disciplina y la creación de rutinas laborales”, apunta.

Gracias a implementarlas y seguirlas, conseguiremos organizarnos mejor y trabajar sin ansiedad. “Con el tiempo lograremos hábitos que nos permitan cumplir con nuestras metas profesionales, mientras que cuidamos nuestra salud mental y bienestar. Realmente necesitamos ser intencionales con la planificación de tiempos de descanso y días libres para lograrlo cuando somos muy apasionados”, afirma Cecilia Mansilla.

Rutina laboral a seguir

Para no tener una pasión obsesiva por el trabajo, debemos establecer límites que nos ayuden. “La acción más poderosa que podemos tomar es crear una rutina laboral. Crea una que se ajuste a tus posibilidades y respétala. Planifica horarios de inicio de trabajo, de descanso y de cierre. Y, respétalos”, recomienda Mansilla. La experta reconoce que, a día de hoy, “para las personas que trabajan desde casa, el desafío más grande hoy es ‘desconectarse’ del trabajo, y no poder hacer esto, es lo que está elevando los niveles de burnout a nivel global”.

Aunque parezca complicado, para evitar el agotamiento laboral es primordial crear estos hábitos saludables. “Es muy difícil, al principio, pero necesitamos aprender que hay momentos para trabajar y hay momentos para disfrutar en familia, con amigos y/o simplemente descansar”, comenta la experta.

Además, da un tip personal para lograrlo: “Si nos cuesta entenderlo desde el beneficio social o de salud, tenemos que pensarlo como parte del trabajo. Si queremos ser creativos, productivos, debemos recordar que el cerebro funciona mejor descansado, por lo que debemos forzarnos a desconectarnos y no pensar en el trabajo por varias horas”.

Planificación y flexibilidad

En el caso de Celia Mansilla, madre de un niño de tres años, trabajadora independiente y 100% remota, su clave es planificar. «Trabajo en proyectos bien planificados, alcanzables y con plazos realistas. Lo hago de forma trimestral, mensual, semanal y, luego, a diario, voy haciendo los ajustes necesarios, muy orientada a los resultados y eso me funciona”, cuenta. Además, revela otro truco: “para una persona tan estructurada como yo, fue esencial entender que necesito ser flexible”.

Aceptar los cambios del día a día como parte de esas rutinas saludables en el trabajo es otra de las claves para evitar un posible burnout. “Tal vez porque mi hijo enfermó o por una razón externa fuera de mi control, las cosas cambian y mis metas pueden necesitar ajustes. Por eso, si bien planifico de forma intencional, soy muy flexible en mis planes y siempre me dejo plazos de margen de ajuste. Nunca planifico proyectos con los días justos porque nunca sabes qué puede pasar y contemplar algunos días adicionales puede resultar de gran ayuda”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Separación conscienteAgamiaMia AstralAlimentos gatilloLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta