X
Aceites esenciales: ¿Qué son y para qué sirven?

@Unsplash

REMEDIOS NATURALES

Aceites esenciales: ¿qué son exactamente y qué pueden hacer por tu salud?

Los aceites esenciales tienen propiedades beneficiosas para la salud. Te contamos todo sobre este remedio natural, cuál usar según tu objetivo y cuáles son las maneras más efectivas de hacerlo.

Por Andrea Verdejo

28 de diciembre de 2021 / 16:30

A los más escépticos, hablar de aceites esenciales les parecerá tan lejano como hacerlo de tarot o de cristales curativos. Sin embargo, su efectividad está demostrada y sus beneficios han sido estudiados y avalados científicamente; por lo que no se trata de una cuestión de fe, sino de ciencia.

Además, el uso de aceites esenciales se remonta a miles de años atrás. Están considerados una de las formas más antiguas de cosmética y medicina. De hecho, en el antiguo Egipto ya los usaban, es decir, que los descubrimos y usamos desde hace al menos 4.000 años a.C. y cuenta la leyenda que Cleopatra utilizó aceite esencial de rosas para eclipsar a Marco Antonio con su belleza.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Para poder disfrutar de los numerosos beneficios de los aceites esenciales es importante conocer antes qué son, cuáles son sus propiedades y cómo podemos usarlos.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son, básicamente, el extracto de planta más concentrado, sin diluir y en su forma más pura, sin ningún aditivo. Todos los vegetales aromáticos contienen esencias y los aceites esenciales puros son el extracto más potente de estas.  Estos se extraen de los tallos, raíces, hojas y flores de los árboles y las plantas aromáticas.

Las propiedades que contienen los aceites esenciales puros de las plantas son las que protegen al vegetal frente a ataques como hongos, bacterias, virus y otras plagas y ayudan incluso a cerrar más rápido una lesión en el tallo o en las hojas. En definitiva, es como si obtuviéramos el jugo o el licor de la planta.

Un aceite esencial, para completar su definición con ayuda de Pranarom, es «un extracto líquido, concentrado y complejo, que se obtiene por destilación al vapor de plantas aromáticas o de órganos de esas plantas (flor, hoja, madera, raíz, corteza, fruto, etc.)». Este además «se compone de un centenar de moléculas terpénicas y aromáticas especialmente activas y originales para la salud diaria».

Propiedades y beneficios

La potente y compleja composición química de los aceites esenciales que contienen los vegetales posee diversas propiedades, que dependen a su vez de cada tipo de aceite esencial. Los más conocidos y demandados por los consumidores son el de lavanda, eucalipto y árbol de té, pero existen muchos más.

La principal característica que comparten todos ellos es que son antisépticos, es decir, que destruyen los gérmenes, «aunque unos mucho más que otros, ya que su función principal dentro de los vegetales es protegerlos de los agentes externos como parásitos, virus y otras enfermedades», completan desde Ecología Verde.

Las propiedades, por tanto, dependerán individualmente de cada tipo de aceite esencial. Algunas de las más importantes –recogidas por Ecología Verde– son las siguientes:

  • Relajantes: lavanda, espliego, árbol de palo de rosa, albahaca exótica, incienso u olíbano, mandarina, manzanilla romana, mejorana, naranja amarga, naranja dulce, romero alcanfor, ylang-ylang, etc.
  • Anticelulíticas: semillas de enebro, geranio bourbon, limón, mandarina, romero alcanfor, salvia sclarea, tomillo linalol, etc.
  • Antiarrugas: rosa mosqueta, árbol de palo de rosa, jara pringosa, limón, mandarina, etc.
  • Analgésicas: clavo, limón, mejorana, manzanilla romana, lavanda, espliego, naranja amarga, romero alcanfor, gaulteria, menta piperita, salvia sclarea, etc.
  • Antiinflamatorias: manzanilla romana, mejorana, naranja amarga, menta piperita, salvia sclarea, gaulteria, etc.
  • Antibacterianas: árbol de té, tomillo timol, tomillo linalol, romero, clavo, niaouli, ajo, jara pringosa, limón, mandarina, eucalipto azul, eucalipto radiata, laurel, etc.
  • Antifúngicas: ajo, limón, mandarina, niaouli, tomillo timol, tomillo linaol, árbol de té, eucalipto azul, eucalipto radiata, laurel, etc.
  • Antivíricas: árbol de té, ajo, jara pringosa, limón, tomillo timol, tomillo linalol, ravintsara, laurel, niaouli, etc.
Aceites esenciales: lo que pueden hacer por tu salud
@Unsplash

Principales usos

Al igual que existen distintos tipos de aceites esenciales (dependiendo de la planta de la que se extraen), y propiedades de lo más diversas, sus aplicaciones también son muy variadas. Las principales y más comunes se dividen en cuatro:

  1. En alimentación. Si los aceites esenciales son de calidad alimentaria (quimiotipados), pueden ser utilizados para enriquecer nuestros platos, simplemente añadiendo unas gotas durante la preparación de comidas y bebidas. El de clavo, canela, jengibre, naranja, orégano, romero y tomillo son algunos de los más utilizados en este ámbito. Además, «la adición de aceites esenciales a diferentes productos alimenticios pueden inhibir el crecimiento y reducir el número de bacterias de deterioro y patógenos», recuerdan en Alimentatec.
  2. Para aromaterapia. Se trata de un método natural «basado en la actividad de las moléculas bioquímicas que contienen los aceites esenciales y que es empleada para conseguir diferentes respuestas en el organismo», definen en Naturavia. Los objetivos que persigue la aromaterapia son variados, desde tonificar (el ciprés y el romero activan la circulación) hasta regenerar y cicatrizar (a través del incienso y el geranio). También actúan a nivel emocional y calmante, contra la ansiedad y el estrés (el de lavanda).
  3. Como remedio natural. Se trata de aceites cuya eficacia ha sido demostrada contra los dolores musculares (arnica, gauteria), contra los piojos y hongos (árbol de té), antiinflamatorios (harpagofito). Normalmente se mezclan con aceites básicos como el de almendra o el de caléndula y se aplican directamente sobre la zona a tratar. El de eucalipto, por ejemplo, se utiliza para hacer vahos y abrir las vías respiratorias.
  4. Como ambientador o humidificador. Este es uno de los usos de los aceites esenciales más de moda actualmente. Se usan a través de un quemador o humidificador para purificar y perfumar espacios. El de lavanda, sándalo, canela, jazmín son los más populares. Lo recomendable en estos casos es utilizar de 1 a 5 gotas en niños hasta los 6 años y de 5 a 10 gotas en adultos.

Temas

Cosmética NaturalVida Saludable

Otros temas de Cuerpo

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Cuerpo

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Cuerpo

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible