X
Relación-entre-sexo-y-sueño

Existe una clara relación entre la calidad de nuestras relaciones sexuales y del descanso.

SUEÑO

¿Sabías que la calidad de tus relaciones sexuales afecta a tu descanso?

Está claro que tener buenas relaciones sexuales ayuda en todo, pero... ¿Y si te contamos que de su calidad puede depender que tengamos un mejor o peor descanso? Así lo demuestra un nuevo estudio.

Por Mayte L. Fernández

23 de agosto de 2022 / 12:21

¿Has oído hablar del «coma post-sexo«? Quizás hayas experimentado este estado de gran relajación después de tener relaciones íntimas, que te ha ayudado a entrar en un sueño tranquilo ausente de preocupaciones. La marca premium de juguetes de placer para parejas We-Vibe ha colaborado con expertos en sueño con el objetivo de promover una relación positiva entre el sueño y el sexo y ver en qué medida el uso de juguetes sexuales puede inducirlo con el objetivo de aliviar el insomnio.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

La relación entre el sexo y el sueño

Se sabe que el sexo o las actividades sexuales liberan en nuestro cuerpo muchas hormonas que nos hacen sentir bien y que nos ayudan a aliviar el estrés y a estar más relajados. Estas hormonas se conocen como oxitocina, la hormona del amor, y endorfinas, las de la felicidad.

Por lo tanto, alcanzar un orgasmo antes de que llegue la hora de apagar las luces puede llevarnos a un estado placentero y relajado, haciendo que el inicio del sueño no suponga ningún esfuerzo. Este estado de relajación y somnolencia también se puede conseguir mediante la masturbación. Lo que puede ser relevante para los 4 millones de españoles que afirman tener un trastorno del sueño crónico o grave según una encuesta realizada el año pasado por la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Las hormonas que liberan nuestro cuerpo después del sexo también tienen otros beneficios que pueden mejorar nuestro bienestar. Entre ellos, la reducción de los niveles de cortisol en nuestro cuerpo, conocida como la «hormona del estrés», y el fomento de los sentimientos de cercanía e intimidad con nuestra pareja. Todo esto favorece el sueño y nos ayuda a sentirnos seguros y tranquilos al final de un largo día.

Así, todos estos datos demuestran que el sueño y el sexo están tan estrechamente relacionados, que puede producir un efecto directo en el otro si se priva de uno de ellos. Las investigaciones demuestran que tenemos 20 veces más probabilidades de sufrir ansiedad y 4 veces más probabilidades de sufrir depresión si estamos privados de sueño.

La privación del sueño puede acumularse a lo largo de unos días, semanas o meses, y suele estar causada por elecciones de estilo de vida poco saludables o por el estrés relacionado con el trabajo o la vida personal. Además, suele afectar a las personas que duermen 6 horas, o menos, cada noche y puede provocar problemas de salud a largo plazo, tanto mentales como físicos. Lo que también puede repercutir directamente en nuestra vida sexual, ya que la ansiedad y el estrés pueden matar la libido y reducir nuestro apetito sexual.

Según una encuesta reciente realizada este año 2022 por We-Vibe, los españoles califican su propio deseo sexual con una media de 6,9 sobre 10. Aunque no es un mal score a niveles globales, debemos tener en cuenta que la falta de deseo sexual puede provocar tensiones emocionales en las relaciones y causar conflictos con la pareja.

¿Cómo podemos tratar eficazmente la falta de sueño?

Al reservar tiempo para nuestra vida personal, nos permitimos un espacio para digerir el día y hacer algo que nos guste. Nuestro cuerpo necesita melatonina y serotonina para poder dormir bien por la noche. La melatonina se segrega en ausencia de luz, mientras que la serotonina se crea con la luz natural del día, el ejercicio y el sexo.

Entre los consejos de los expertos se debe tratar el dormitorio como un espacio de relajación para disfrutar del sexo y del sueño, y evitar trabajar o consumir cualquier cosa que pueda promover el estrés con lo que evitar construir una asociación negativa al dormitorio.

Cuando dormimos bien, estamos ayudando a nuestro cuerpo a mantener los niveles de cortisol bajo control. Esto nos ayuda a empezar el día sintiéndonos equilibrados, refrescados y listos para afrontar cualquier situación nueva o estresante. La disminución de los niveles de estrés y ansiedad favorece el apetito sexual y una libido sana.

«El sexo y el sueño van de la mano y si podemos trabajar para apoyar uno, el otro florecerá. Si se descuidan, puede ser fácil entrar en una espiral de estrés de la que resulta difícil salir», afirma Johanna Rief, directora de empoderamiento sexual de la marca We-Vibe a nivel internacional.

La buena noticia es que se puede recuperar el sueño y hay muchas opciones diferentes para mejorarlo sin necesidad de medicación. Los expertos suelen animar a buscar métodos holísticos y a ver los problemas de sueño como una señal de que algo en no está desequilibrado. Esto podría ser
mentalmente pero también físicamente, al analizar la dieta y cualquier deficiencia que el cuerpo pueda estar experimentando. También el sexo se podría considerar como una terapia natural para potenciar las hormonas del bienestar y volver a disfrutar de un buen sueño. La encuesta realizada por We-Vibe mostró que un 20,38% de los encuestados utiliza juguetes sexuales con su pareja de forma habitual, mientras que el 70,08% utiliza un juguete sexual mientras se masturba al menos la mitad de las veces.

Temas

RelacionesSexualidad

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Duerme

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Duerme

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible