X

Simone Biles

Salud mental

Simone Biles y la importancia de hablar públicamente de la salud mental

La gimnasta ha puesto el foco en los problemas de salud mental tras haberse retirado de los Juegos Olímpicos de Tokio para “trabajar en su mindfulness”.

Por Diana Torres

5 de agosto de 2021 / 23:23

La llegada de los Juegos Olímpicos ha revolucionado el panorama y no solo deportivamente hablando. Hace tan solo unos días, la tantas veces campeona mundial en gimnasia artística decidió retirarse de la final de gimnasia femenina de los Juegos Olímpicos de Tokio para “centrarse en su salud mental”.

Y es que es probable que la gran presión a la que se someten todos los atletas de los JJ.OO ante una audiencia mundial puede hacer mella en su bienestar: “Sentí que sería un poco mejor retroceder, trabajar en mi mindfulness y sabía que las chicas harían un gran trabajo y no quería arriesgar al equipo con una medalla a causa de, de cierta manera, mis errores, porque han trabajado demasiado para eso. Así que decidí que esas chicas deben entrar y hacer el resto de la competición. No somos solo atletas. Somos personas al fin y al cabo, y a veces hay que dar un paso atrás”, sentenciaba la propia Biles después de poner punto y final temporalmente a su sueño para preservar su salud mental.

Simone Biles abre el debate sobre la salud mental

Aunque los problemas de salud mental puedan parecer invisibles, existen. Simone Biles los haya expuesto públicamente ha hecho que en las últimas horas se haga aún más hincapié en ellos, ya que la lista de famosos que los sufren ha crecido considerablemente en los últimos meses. Que personas de la talla de la atleta abran el debate sobre la salud mental, ayuda en varios factores:

  • Romper el tabú. Cuando dejemos de ocultar los problemas de salud mental y los visibilizamos, nos daremos cuenta de lo comunes que son y podremos empezar a poner soluciones para mejorar nuestros sentimientos internos.
  • Animar a otras personas a ir a terapia. Cuando vemos que hay personas idealizadas por la sociedad con los mismos problemas que nosotros y piden ayuda sin avergonzarse, consiguen que nos demos permiso para hacer lo mismo.
  • El efecto ‘No soy el único’. Al abrir públicamente este tema en una conversación, las personas se identifican y se percatan de que el problema no es solo suyo. Una terapia de lo más sanadora que anima a quienes lo sufren a que lo exterioricen sin ningún complejo.

Uno de estos problemas mentales es la ansiedad. Este sentimiento ha ido in crescendo a consecuencia de la pandemia, llegando a afectar a más de 260 millones de personas en el mundo según la OMS. No obstante, la coach de Inteligencia Emocional Ixi Ávila afirma que aún existe mucho estigma con respecto al tema de la ansiedad, lo que provoca “no saber gestionarla cuando aparece. Al igual que cuando sentimos ansiedad muchas veces tendemos a hacer cualquier cosa para no sentir y nos anestesiamos emocionalmente, cuando una persona querida cercana se abre y nos cuenta que sufre ansiedad, es fácil que no sepamos cómo responder y busquemos decir cualquier cosa para que pase el momento incómodo y cambiar de tema”, explicaba.

Cómo ayudar a tus seres queridos

Pero, ¿cómo actuar cuando una persona se abre plenamente a nosotros y nos da la confianza para expresar cómo se siente? Según la experta, lo adecuado será seguir estas tres pautas:

1.Olvida eso de “no es para tanto”

Intenta evitar quitarle importancia a los sentimientos de la otra persona con frases como “No exageres, no es para tanto. Hay gente peor que tú y no se queja”. Cambia estas expresiones por “Te entiendo, no estás solo. Estoy aquí si necesitas hablar”. No desacreditar las emociones de la otra persona y validarlas cuando está pasando por un mal momento es una buena manera de darle confianza sin que se sienta juzgado.

2.Preocúpate en qué necesita 

En vez de decirle a la otra persona que se relaje y que no piense en lo negativo, tiéndele la mano con preguntas como: “¿Hay algo que pueda hacer por ti?”. Cuando recordamos a alguien que no piense en algo concreto, hacemos que esa imagen vuelva a visualizarse en su mente sin apenas darse cuenta.

Lo importante está en entender que la persona afectada no se preocupa aposta, y que intenta controlar sus emociones como puede. Un buen comienzo será ofrecer tu ayuda sincera y que la otra persona diga lo que necesite cuando lo necesite.

3.Asegúrate de que sabe que puede contar contigo

Evita eso de “no seas dramático, esta noche nos vamos por ahí y te olvidas” y altérnalo por “Puedes contar conmigo, no hay nada de malo en pedir ayuda, todas las personas necesitamos de ella en algún momento y eso está bien”.

Los problemas de ansiedad no se solucionan en una noche de distracción, sino con comprensión en los momentos más difíciles.

Asegúrate de que sabe que puede contar contigo
@Unsplash

Al igual que acudimos al médico cuando tenemos un problema de salud, la coach de Inteligencia emocional Ixi Ávila te ayuda a entrenar la mente y las emociones para que consigas vivir una vida aún más satisfactoria. Gracias a su programa de coaching ‘SatisfACTION’, la experta consigue que las personas pasen del estrés a la satisfacción en cada pequeña acción. Con una duración de dos meses y la posibilidad de realizarlo de manera individual o grupal, este curso de ocho sesiones se adapta a los objetivos de cada cliente y en que trabajen con éxito su inteligencia emocioinal. ¿Te animas a probarlo?

Temas

Mindfulness

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Mente

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Mente