X

@Unsplash

Mercedes-EQ Welife Festival

¿Es tan mala la sal? Desmontamos algunos de sus mitos más populares

Aunque el sodio sea señalado como el principal problema de todas las dietas, su consumo podría no ser tan negativo como creemos. Te contamos el por qué.

Por Diana Torres

22 de septiembre de 2021 / 11:01

Son muchos los mitos y dogmas que rodean el mundo de la alimentación. Entre ellos está el que dice que una dieta “perfecta” consiste en reducir tanto la grasa como la sal, especialmente en personas hipertensas. Una creencia de la que muchísimas personas han sido víctimas ya que públicamente se tiende a hacer tanto a las grasas como a las sales las culpables de todos los males de nuestra salud, aunque varios estudios científicos podrían demostrar que esto no es del todo cierto.

Así lo cree el fundador del blog ‘Fitness Revolucionario’, Marcos Vázquez, quien acudió el pasado domingo 26 al Mercedes-EQ Welife Festival para desmontar algunas falsas creencias como las de la negatividad del ayuno intermitente. No obstante, en su página web también abarca otros temas como el de la diferencia de la sal y el sodio, que aunque en muchas ocasiones se utilizan para referirnos a lo mismo, lo cierto es que el segundo representa tan solo un 40% de la composición de la sal.

Pese a que los riesgos del sodio se han convertido en un tema estrella, el peligro real está en el desequilibrio de este electrolito y del potasio. Un mantenimiento que el cerebro se encarga de llevar a cabo y para hacerlo correctamente nuestros niveles en ambos casos tienen que estar equilibrados.

Nuestro organismo posee mecanismos que nos llevan a aumentar la ingesta de sodio y a optimizar su uso, consiguiendo reducir por ejemplo el sudor o minimizando su pérdida en la orina si los niveles están bajos. En definitiva, el cuerpo necesita sodio y limitar su consumo no es bueno para este.

Recomendaciones para su ingesta

En la actualidad, la recomendación de consumo de sal está en 5 gramos máximo, es decir, una cucharada, aunque se propone una reducción para aquellos que padecen hipertensión. Estos consejos están basados en estudios que demuestran reducción de la tensión arterial al disminuir la ingesta de sodio, aunque lo cierto es que la limitación del potasio puede ayudar más en la tensión que la del sodio.

De hecho, otros análisis también demuestran que una dieta baja en sodio podría aumentar significativamente la enfermedad y mortalidad en pacientes con insuficiencia cardiaca. Y en el caso de los diabéticos tipo II, estudios exponen que hay menor mortalidad en los adultos mayores que toman más sal, siendo la restricción excesiva bastante peligrosa.

Recomendaciones para su ingesta
@Unsplash

En definitiva, tanto las cantidades pequeñas como elevadas pueden ser problemáticas dentro del consumo del sodio, existiendo un rango intermedio ideal mucho más amplio de lo que creemos, ya que como hemos comentado antes, nuestro cuerpo tiene la capacidad de autorregularse.

No obstante, existen grupos para los que la reducción de sal puede ser recomendable, aunque las evidencias sean mínimas. Estos son aquellos con problemas renales o en riesgo de osteoporosis.

Soluciones

Según el libro blanco de la nutrición, los españoles consumimos una media de 9,8 gramos de sal al día, el doble de la recomendación y una cantidad mucho más amplia que la deseable, aunque también deberíamos poner atención en el origen.

Al cocinar, estamos siendo conscientes en todo momento de la sal y los ingredientes que utilizamos. El problema viene cuando adquirimos productos procesados del supermercado, ya que en estos hay mucho sodio escondido. Un claro ejemplo es el pan, que ya supone una principal fuente de sal para muchos ciudadanos.

Soluciones
@Unsplash

No cabe duda de que el exceso de cualquier cosa es perjudicial, y el caso del sodio no iba a ser distinto. La solución está en reducir los alimentos industriales y añadir a los naturales la sal que nos pida el cuerpo en cada momento, ya que el gusto por esta es un indicador de que realmente la necesitamos. No obstante, estos niveles pueden depender de algunas variantes como la realización de actividad física. En este caso será más recomendable estar cerca del rango superior, al igual que si estamos siguiendo una dieta cetogénica.

Temas

NutriciónVida Saludable

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación