X
Cuando la inflamación afecta a la piel.

La inflamación también tiene consecuencias en la piel. Descubre cómo puedes combatir el fenómeno inflammaging. / Unsplash

Salud y belleza

Inflammaging: Cuando la inflamación afecta a la salud de tu piel

¿La inflamación es la mayor causa de envejecimiento? Son numerosos los factores que la desencadenan y sus efectos se reflejan en la piel. Te contamos todo sobre el fenómeno Inflammaging.

Por Tamara Izquierdo

4 de julio de 2022 / 08:42

La inflamación es una respuesta del sistema inmune ante un elemento que el organismo considera dañino. La inflamación es necesaria pero cuando persiste en el tiempo deja de tener ese efecto reparador y puede derivar en patologías graves, algunas de ellas crónicas. Se ha observado que la inflamación es un importantísimo factor de envejecimiento que puede afectar, y mucho, al estado de nuestra piel.

La inflamación como principal factor de envejecimiento

Cuando hablamos de envejecimiento siempre hay que entenderlo como prematuro, es normal envejecer con el paso del tiempo ¡y ojalá nos aguarden muchos años!. Sin embargo, hay algunos factores que pueden acelerar este proceso natural, uno de ellos es la inflamación sostenida en el tiempo.

Tras años de investigación, el Dr. Nicholas Perricone, afamado dermatólogo a nivel mundial, ha demostrado que la inflamación es la mayor causa de envejecimiento pero también de otras enfermedades relacionadas con la edad como enfermedades cardíacas, diabetes, Alzheimer, artritis… De esta forma la inflamación o Inflammaging se reflejaría en nuestra piel a través de signos como piel arrugas prematuras, flacidez, falta de luminosidad, textura irregular o poros más dilatados.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

«Esta inflamación subclínica ocurre día tras día, año tras año, lo que conduce a diferentes estados de la enfermedad entre los que se encuentra el envejecimiento. De hecho, el envejecimiento se puede considerar una enfermedad inflamatoria crónica, y uniformemente progresiva», explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD. Este proceso puede retrasarse gracias a incluir, en el día a día, una dieta antiinflamatoria.

Cómo afecta la inflamación a la piel

El estrés, un sistema inmune débil, un exceso de exposición a la luz ultravioleta o los cambios hormonales, son, junto con una dieta proinflamatoria, factores que afectan a nuestra piel haciendo que esta luzca más envejecida.

Una dieta proinflamatoria incluiría de forma habitual, alimentos de alto índice glucémico, como azúcares y carbohidratos. El Dr. Perricone argumenta que: ”El azúcar es el responsable principal de la glicación, proceso por el que las moléculas de los azúcares se adhieren a las fibras de colágeno y provoca que pierdan elasticidad. Es como si el colágeno se caramelizara o cristalizara, partiéndose. El azúcar, además, ataca también a los componentes de la membrana plástica celular, favoreciendo el envejecimiento de las células”.

De esta manera, una dieta alta en carbohidratos y azúcares va a hacer que nuestra piel envejezca más rápidamente, pero no solo nuestra piel, todo nuestro organismo. ¿De qué manera puede reflejarse en la piel la inflamación en una primera instancia? «Un brote de acné (en sí una clara inflamación), es síntoma de picos de estrés y subidas de cortisol, o de una alimentación rica en grasas, azúcares y de origen industrial. Una piel cetrina o seca puede venir derivada de una respuesta inflamatoria a una deshidratación por seguir una dieta poco rica en líquidos. Una cascada brusca de envejecimiento puede responder a una alimentación rica en azúcares y baja en principios como el ácido lipoico. Se produce así una inflamación que desprotege la piel de antioxidantes, al tiempo que se generan procesos de glicación que destruyen el colágeno y la elastina», apunta Raquel González, de Perricone MD.

Una dieta antiinflamatoria puede revertir el envejecimiento
Una dieta antiinflamatoria puede revertir el envejecimiento. / Unsplash

Apúntate a la dieta antiinflamatoria

Una dieta antiinflamatoria se perfila como la mejor solución a este problema de envejecimiento prematuro con todas las consecuencias que de esto se deriva, así que veamos cómo podemos llevar una dieta favorable a nuestra piel y que minimice la inflamación.

La nutricionista Laura Isabel Arranz nos explica en qué consiste una dieta antiinflamatoria: “Se trata de un modelo de alimentación en el que se potencia toda la capacidad antiinflamatoria que tienen algunos nutrientes (omega-3, polifenoles, oleocantal, vitamina E, selenio, vitamina C…)

En una dieta antiinflamatoria hay que tener en cuenta muchas cosas, pero lo básico sería: incluir alimentos con potencial antioxidante-antiinflamatorio (verduras, frutas, frutos secos, semillas como la chía, el sésamo, la calabaza o el cáñamo, las legumbres en pequeñas cantidades, el yogur o el kéfir…); y reducir aquellos que generan inflamación (azúcares, embutidos, quesos curados, leche, carne roja, pipas de girasol, alimentos procesados…)».

¿Es esta una dieta para cualquier persona? La experta nos saca de dudas “es una dieta en especial para personas que sufren patologías crónicas, dolor crónico, alteraciones gastrointestinales, obesidad… Pero es buena para todos pues es muy saludable y ayuda a reducir factores de riesgo de muchas enfermedades. Nos mantiene fuertes y sanos”.

¿Qué alimentos no pueden faltar en tu dieta antiinflamatoria?

Apunta en tu lista de la compra semanal estos alimentos que van a ayudarte a reducir la inflamación, a vivir de forma más saludable y a tener una piel más joven y bonita:

  • Pescado azul: Gracias a su contenido en omega-3 es un fantástico antiinflamatorio proveniente del mar. Elige pescado azul pequeño como los boquerones o las sardinas priorizándolos sobre el salmón o el atún ya que estos últimos peces son más grandes y cuentan con cantidades más elevadas de minerales pesados como el mercurio.
  • Nueces: Aunque los demás frutos secos también son muy recomendables, queremos resaltar las nubes por su contenido en omega-3. Tómalas como snack saludable, de forma moderada, a lo largo del día o añádelas en ensaladas, batidos, con avena y yogur…
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE): Tiene un poderoso elemento antioxidante que es la vitamina E, además de polifenoles y sustancias antiinflamatorias. Es nuestro oro líquido, una grasa muy saludable que conviene incluir en la dieta, con moderación.
  • Frutas: Aguacate, granada, arándanos, fresas, frambuesas, naranjas… todas ellas son auténticas joyas saludables antioxidantes que nos brinda la naturaleza. Deberías incluirlas a diario en tus menús antiinflamatorios.
  • Verduras: Kale, brócoli, rúcula, espinacas… apuesta por las verduras de colores vivos, sobre todo las de hoja verde, que te van a ofrecer multitud de vitaminas y antioxidantes.
  • Sésamo: Es rico en calcio pero también en omega-3 antioxidante. No olvides incluir en tus platos semillas como el sésamo, la chía o el lino molido, te van a aportar muchos nutrientes pero sobre todo mucha salud.

¿Y tú? ¿Te apuntas a la dieta inflamatoria para frenar el proceso de envejecimiento acelerado? Nosotras ya estamos planificando nuestros menús.

Temas

Vida Saludable

Welife hoy

Reducir ansiedadMaquillaje vegano¿Miedo a volar?¿Inflamación, estrés y depresión?

Otros temas de Vida saludable

Welife hoy

Reducir ansiedadMaquillaje vegano¿Miedo a volar?¿Inflamación, estrés y depresión?

Otros temas de Vida saludable

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible