X
sueños lúcidos

Foto: Unsplash

MENTALIDAD

Sueños lúcidos ¿Te atreves a manipular tu cerebro mientras duermes?

¿Alguna vez has sido consciente de que estás soñando? Hablamos precisamente de eso y de cómo, aprender a controlar lo que sucede dentro de nuestros sueños, puede ser terapéutico o, cuanto menos, divertido.

Por Mónica Heras

7 de abril de 2022 / 00:00

Los sueños lúcidos han ocupado páginas en la literatura (como las de ‘Alicia en el País de las Maravillas’) y han dado para varias películas, incluso series. Recordemos a Leo DiCaprio en ‘Origen’, el filme de Christopher Nolan, o la serie de Netflix ‘Detrás de sus ojos’. Ambas hablan del tema, aunque lo llevan a un nivel bastante siniestro.

Ficciones aparte, la posibilidad de controlar nuestros sueños es una realidad que afecta prácticamente a la mitad de la población y que con un poco de práctica, cualquier puede llevar a cabo. ¿Con qué fin? Mientras que algunos lo utilizan con fines terapéuticos, a otros les sirve para llevar un punto más allá su creatividad y nivel de introspección. ¿Te atreves a soñar?

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

¿Qué son los sueños lúcidos?

Los sueños lúcidos son aquellos en los que somos conscientes de estar soñando. Los expertos aseguran que existen distintos niveles de lucidez dependiendo del tipo de experiencia que tengamos. Están los que al darse cuenta de que están teniendo una pesadilla, se despiertan, hasta los que reconocen el momento del sueño y deciden permanecer en él y modificar cosas a su antojo.

Es importante saber es que esto ocurre en la fase REM (Rapid Eye Movement), una fase poco profunda del sueño y a la que llegamos varias veces durante una noche. Es justo la que precede al despertar, por eso es fácil que recordemos lo que hemos soñado, porque está reciente.

Hay quienes se refieren a esta práctica como el «arte del yoga de los sueños», encontrando uno de sus referentes en Tenzin Wangyal Rínpoche, un maestro tibetano y autor del libro ‘El yoga de los sueños. Un manual práctico para realizarnos mientras dormimos’.

Los onironautas

Así se les conoce a la personas que son capaces de tener sueños lúcidos con facilidad. Hace referencia al estado de conciencia que la persona puede tomar dentro de un sueño, pudiendo llegar a controlar lo que sucede dentro de él.

Se dice que hay dos tipos de onironautas:

Auténticos: los que nacen sabiendo ejercer el control de sus sueños, sin ningún tipo de adiestramiento previo.

Onironautas por aprendizaje: aquellos que mediante distintas prácticas y entrenamientos, consiguen tener sueños lúcidos.

La utilidad de los sueños lúcidos

Hay gran cantidad de teorías que hablan de la utilidad de aprender a controlar lo que sucede durante los sueños. Para algunos, es solo un reto, un juego mental, o una manera de estimular la creatividad. Sin embargo, existen estudios que demuestran que pueden ser utilizados con fines terapéuticos e, incluso, para tratar algunas enfermedades.

La investigadora, Nazareth Castellanos, refiere a uno de los investigadores más notables sobre las bases neuronales de la consciencia, Giulio Tononi, quien publicó el año 2018 un estudio donde se localizaron las áreas que se activan durante el sueño lucido. Sus resultados de neuroimagen mostraron que cuando una persona tiene un sueño lucido se activa la comunicación entre la corteza prefrontal anterior izquierda y la corteza parietal. En el sueño lucido se activan zonas que deberían estar dormidas cuando soñamos.

En un estudio realizado por la Dra. Evelyn Doll de la Universidad de Medicina de Viena, aquellos que habían experimentado sueños lúcidos manifestaron un nivel más alto de confianza en sí mismos, eran más asertivos, y se sentían mejor, según la encuesta que se les realizó.

Por otra parte, en The Journal of Neuroscience se publicó otro estudio donde se podía ver que la corteza prefrontal, es decir, el área del cerebro que permite la autorreflexión, es más grande en las personas que controlan los sueños. Por ello, se piensa que aquellos que consiguen tener esta experiencia, tienen una mayor capacidad de reflexión en sus vidas. 

También se han aplicado estudios que intentan ver cómo influyen los sueños lúcidos sobre enfermedades como la esquizofrenia, donde el lóbulo frontal está menos activado. Se cree que este tipo de vivencias, en las que la lucidez se llega a controlar, podrían ayudar a distinguir entre alucinaciones y realidad.

¿Cómo podemos aprender a controlar los sueños?

Puesto que estamos hablando de algo tan complejo como controlar nuestro cerebro, hay muchos que lo ven imposible. Sin embargo, Aristóteles ya escribió acerca de los sueños lúcidos en el año 350 a. C. y los budistas lo practican desde hace siglos. ¿Quieres aprender algunos trucos?

1. El chequeo de realidad

La clave está en que aprendamos a distinguir cuaádo estamos en el mundo real y cuándo en el onírico y para ello, debemos preguntarnos varias veces al día:  ¿es esto un sueño? Se trata de crear patrones durante el día (coherencia) y esperar que suceda lo mismo cuando soñamos, siendo así capaces de identificar cualquier alteración.

Podemos contarnos los dedos, apagar las luces, leer una página, mirar hacia un reloj…  Stephen LaBerge, uno de los mayores expertos en el tema y autor del libro ‘Explorando el mundo de los sueños lúcidos’, dice que “la frecuencia de estos sueños aumenta si se entrena a las personas en detectar los contenidos absurdos de los sueños”.

2. Tener un diario de sueños

Otra forma de fomentar los sueños lúcidos es buscando los patrones que pudiéramos tener en sueños, y de los que no somos conscientes. De esta forma nos daremos cuenta de que tal vez siempre soñemos con un lugar específico, un color, algún personaje, y esto nos permita darnos cuenta de que estamos soñando. Para ello se recomienda llevar un diario en el que anotaremos nuestros sueños cada día al despertar.

3. Otras herramientas

  • Es fácil hacerse de unos dispositivos que detectan la fase REM y emiten estímulos lumínicos cuando estamos soñando. Estos flashes nos pueden hacer notar que estamos soñando, aunque resultan bastante molestos.
  • La Universidad de Frankfurt publicó en la revista Nature, un estudio con un grupo de 27 jóvenes que nunca habían tenido un sueño lúcido. Dos minutos después de alcanzar la fase REM, recibieron una débil descarga de frecuencias gamma en el lóbulo frontal durante 30 segundos, o una simulación de corriente sin electricidad. Las frecuencias gamma potenciaron la aparición de estos sueños un 77 % del tiempo, confirmaron los voluntarios.

Estos dos últimos experimentos son complejos y sirven para que los investigadores puedan seguir ahondando en el tema. Sin embargo, si quieres experimentar los sueños lúcidos, solo necesitas un boli, un cuaderno y mucha práctica.

Temas

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Duerme

Instagram

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Duerme

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible