Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
hablar-demasiado

Hablar demasiado no sólo cansa a los demás, sino también a nosotros mismos./ Imagen: Amazon Prime Video.

Salud mental

Cómo evitar ser un bocazas y quedarte sin energía

Dejar de hablar tanto y escuchar más, no sólo te ayuda a pensar de forma crítica sino, también, a que te vean más atractivo.

Por Paka Díaz

31 de octubre de 2023 / 07:00

A veces, nos ocurre que acallamos el silencio con nuestra voz. Por incomodidad o, simplemente, porque somos incapaces de controlar nuestra verborrea, no paramos de hablar. Eso puede causar muy mala impresión en el resto de personas, que pueden sentirse avasalladas. Pero, además, es un agujero negro por donde perdemos perspectiva y energía.

El escritor y periodista norteamericano Dan Lyons asegura que era consciente de que este problema le afectaba y decidió atajarlo de la mejor forma que sabía: investigando. El resultado es el interesante, y super práctico, libro Cállate. El poder de mantener la boca cerrada en un mundo infinitamente ruidoso (Capitán Swing). Una guía para aprender a cerrar más la boca… y disfrutar de todos los beneficios que ello proporciona.

Cállate. El poder de mantener la boca cerrada en un mundo infinitamente ruidoso, de Dan Lyons (Capitán Swing).

Lyons decidió escribir este libro porque era consciente de que “hablo demasiado y eso me metía en problemas”. Se lo planteó a través de dos preguntas: ¿Por qué algunas personas hablan demasiado? ¿Cómo puedes solucionarlo? “Mientras investigaba un poco, descubrí que hablar menos puede ser poderoso para cualquiera”, asegura. A partir de ahí descubrió el poder del aprendizaje. “Callarse es la mitad de la batalla; la otra mitad es aprender a utilizar ese tiempo libre para escuchar a los demás”.

Por qué hay que hablar menos

Esta es, con toda probabilidad, la sociedad más ruidosa de la historia. Lo es tanto, que hemos conseguido que nos incomode el silencio. Según el estudio Hogares con psicología, de IKEA y el Consejo General de la Psicología de España, una de cada cuatro personas considera que su casa no es silenciosa. La calle lo es menos aún. Pero ojo, porque hablar demasiado puede acabar con tu energía, y con la de los demás.

El habla está conectada a nuestro bienestar físico y emocional. Por supuesto, la comunicación es fundamental en nuestras vidas. Pero la ciencia del comportamiento más avanzada sugiere que hay que comunicarse con intención, no hablar por hablar. Hacerlo ayuda a pensar de forma crítica y abrir la mente y los oídos al mundo que nos rodea.

Pos eso Dan Lyons, editor en Forbes y colaborador de prestigiosos medios como The New York Times, Newsweek o Fortune, reivindica los beneficios que nos puede aportar el silencio. Todo se resume en una frase: escuchar más y hablar menos.

Como afecta hablar demasiado

En muchas ocasiones, tendemos a hablar más de lo necesario, pero hacerlo nos puede pasar factura. Lyons apunta que hay “diferentes causas por las que se habla demasiado”. En algunos casos puede ser por TDAH o trastorno bipolar II, pero, señala, “para la mayoría de las personas, hablar demasiado es causado por la ansiedad”. Él llama a ese fenómeno la Rueda de la ansiedad. “Te sientes ansioso y luego empiezas a hablar y hablar y hablar, pero eso sólo te pone más ansioso. Entonces se convierte en un círculo vicioso”, explica.

Sin embargo, también destaca que se puede hacer girar esa rueda de la ansiedad en el sentido contrario, hacía atrás. Para ello, propone sentarte con tu ansiedad y dejarla pasar. “Respira profundamente antes de hablar. Piensa en lo que vas a decir y por qué lo vas a decir, y si no hay una buena razón para hablar, desarrolla la disciplina para permanecer en silencio”, sugiere. Al hacerlo de forma regular, el autor destaca que se consigue promover una reducción de “tu nivel general de ansiedad”.

Los beneficios de callarse

Quedarnos callados nos puede reportar múltiples beneficios, según explica Lyons en su obra. Uno es que se mejora en la negociación. “Aprender a utilizar el silencio y las pausas para ganar poder te hacen más eficaz en una negociación”, indica. El siguiente también tiene mucho interés: “Aunque parezca extraño, es que la gente te encuentra más atractivo y te considera un mejor conversador”.

Por ello, subraya que “aprender a hablar menos te hace más poderoso”. Para constatarlo, anima a mirar a tu alrededor y menciona ejemplos de personas muy poderosas que no hablan mucho, sino que destacan por saber escuchar y han logrado un gran éxito en sus vidas. Por ejemplo, Jeff Bezos, el fundador de Amazon, Anna Wintour, la editora de Vogue o el presidente Obama. “Todos ellos son personas poderosas que guardan sus pensamientos para sí mismos y hablan con cuidado y con intención”, apunta.

Además, cita otro ejemplo muy sintomático, el del actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. “Durante décadas, intentó convertirse en presidente y siempre perdió porque dijo alguna tontería o soltó algo que lo metió en problemas”, cuenta Lyons. Y precisa que “en las últimas elecciones, se disciplinó de alguna manera para hablar menos y mantener sus comentarios breves. Y ganó las elecciones después de tantos intentos fallidos”. Por eso, no le cabe duda de que está muy claro, “hablar menos transmite poder”.

Cómo mantener la boca cerrada

En su libro, Dan Lyons ofrece numerosos trucos y recomendaciones para mantener la boca cerrada y para aprender a hablar con intención. O sea, sólo lo necesario. “Uno es un juego al que yo llamo: «Cuando sea posible, no digas nada». Consiste simplemente en pasar un día cualquiera poniendo atención a lo que dices. Y siempre que te sea posible, callarte. Cuando interactúes con otra persona y sea posible no decir nada, simplemente hazlo”, anima el escritor. De ese modo se abre un mundo ante ti. Escucharás con mayor atención a las otras personas, aprenderás a concentrarte y ampliarás tu conocimiento. Y además, te verán más atractivo y poderoso.

“Para mí significa principalmente evitar la tentación de entablar una pequeña charla o hablar con los empleados de una tienda o con el camarero de un restaurante. Tengo tendencia a entablar conversaciones con extraños. Pero a veces simplemente lo pienso con antelación y resisto esa tentación”, confiesa.

Abandonar las redes sociales

El autor también recomienda los baños de bosque para aprender a disfrutar del silencio. “Es una práctica increíblemente poderosa que me ha ayudado a encontrar tiempo para pasar tiempo en silencio”, confirma. Y destaca que “la tranquilidad de sentarse en la naturaleza te acompaña durante el resto del día”.

Por último, Dan Lyons señala que “la recomendación más importante y también la más difícil de hacer es abandonar las redes sociales, o al menos reducir la cantidad de tiempo que pasas en ellas”. Tan importante le parece que dedica buena parte de su libro a explicar en profundidad por qué es imprescindible hacerlo. “La versión corta es que las redes sociales nos agitan y enfadan. Y luego esa agitación y enfado se quedan contigo por el resto de tu vida. Creo que las redes sociales son una gran parte de por qué nuestra sociedad se ha vuelto tan enojada y tan polarizada”, concluye.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeñas excusasPiensa como un marineBanksyingQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta