Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

Los eventos más cotidianos son los que te hacen tener bienestar./ Foto: Pexels.

SALUD MENTAL

Cómo disfrutar de los pequeños momentos de la vida para encontrar la verdadera felicidad

Olvídate de subir al Everest o de recorrer en moto la ruta 66. La felicidad, dicen los expertos, la encontramos en los pequeños momentos de la vida, en las experiencias más sencillas.

Por María Corisco

27 de mayo de 2024 / 13:00

“Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas”. La frase se atribuye al abogado y político Frank A. Clark, y con ella se nos anima a pararnos a pensar en lo cotidiano y lo sencillo, en los delgados hilos con los que tejemos nuestros días. Más allá de los grandes acontecimientos o de las experiencias extraordinarias que tal vez solo vivamos una vez en la vida, las cosas pequeñas son el soporte sobre el que nos asentamos. Y, además, es en ellas donde más fácilmente podemos encontrar la felicidad.

Pero hay otro matiz: el valor de las pequeñas cosas, y la felicidad que nos producen, se acrecienta a medida que nos hacemos mayores. En su estudio La felicidad de las experiencias corrientes y extraordinarias, publicado en The Journal of Consumer Research, los autores Amit Bhattacharjee y Cassie Mogilner sostienen que la edad de una persona es fundamental para determinar su nivel general de felicidad.

La felicidad depende de la edad

En él recogen la investigación de ocho estudios en torno a las experiencias que recordamos, planificamos, imaginamos y publicamos en Facebook, y concluyen que “la felicidad que se disfruta a partir de experiencias ordinarias y extraordinarias depende de la edad”.

  • Los más jóvenes, que ven su futuro como un territorio vasto y lleno de posibilidades, obtienen más felicidad de las experiencias extraordinarias.
  • Las experiencias corrientes se asocian cada vez más con la felicidad a medida que las personas envejecen, de modo que producen tanta felicidad como las extraordinarias cuando percibimos que el tiempo que nos resta por vivir es limitado.

Bhattacharjee y Mogilner escriben que «las personas más jóvenes a las que les queda mucho tiempo tienden a perseguir metas que los prepararán para el futuro, mientras que las personas mayores, a las que les queda tiempo limitado, tienden a perseguir metas que son emocionalmente satisfactorias en el presente».

La magia de hygge

Otra forma de dar valor a los pequeños momentos y apreciar la grandeza de lo aparentemente insignificante lo encontramos en el hygge, un concepto fundamental de la cultura danesa que ha sido explorado y estudiado por Meik Wiking, del Instituto de Investigación sobre la felicidad de Copenhague.

En su libro titulado The Little Book of Hygge: Danish Secrets to Happy Living, Wiking nos ofrece unas ideas clave para entender cómo el hygge puede ayudar a sentirnos mejor y más reconciliados con las pequeñas aventuras del día a día:

  • Definición de hygge: Wiking describe hygge como una sensación de comodidad, calidez y bienestar. Es la búsqueda de la felicidad en las pequeñas cosas de la vida y la creación de un ambiente acogedor.
  • Atmósfera acogedora: este concepto implica crear una atmósfera acogedora, ya sea en casa o en compañía de otros. Incluye el uso de luces suaves, velas, mantas y otros elementos que contribuyen a una sensación de calidez y comodidad.
  • Disfrute de momentos simples: Wiking destaca la importancia de disfrutar de los momentos simples de la vida, como tomar una taza de café caliente, compartir una comida con amigos o pasar tiempo al aire libre.
  • Conexión social: la conexión con otras personas es un aspecto clave de hygge. Wiking destaca cómo compartir momentos agradables con amigos y familiares contribuye significativamente a la sensación de bienestar.
  • Apreciación de la vida cotidiana: hygge también implica apreciar la vida cotidiana y encontrar alegría en las actividades simples. Puede ser disfrutar de una comida casera, leer un libro acurrucado en el sofá o dar un paseo tranquilo.
  • Bienestar emocional: Wiking sugiere que la práctica de hygge está relacionada con un mayor bienestar emocional. Al prestar atención a la calidad de vida y crear momentos de felicidad, se puede mejorar la satisfacción general con la vida.
  • Enfoque en la Experiencia, no en las posesiones: hygge enfatiza la importancia de las experiencias sobre las posesiones materiales. No se trata tanto de lo que tienes como de cómo disfrutas y compartes esos momentos.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta