Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

Los bosques verticales mejoran la calidad del aire de las ciudades./ Imagen: Unsplash.

Medio ambiente

Bosques verticales, la alternativa más bonita para reducir la contaminación de las ciudades

Los retos climáticos obligan a pensar en soluciones creativas. ¿Bosques verticales para renaturalizar la ciudad? Algunas ciudades ya rediseñan sus espacios en busca de un paisaje urbano sostenible.

Por Sara Trueba Rodríguez

21 de marzo de 2023 / 08:00

Si un ser humano normal hace 20.000 inspiraciones al día, cada uno de nosotros quema un cuatrillón de moléculas de oxígeno cada 24 horas. Así, cualquier civilización inteligente debería ver en las plantas un aliado para su supervivencia. Por algo representan el 99,7% de la biomasa (el peso) de la tierra. Sin embargo, desde que se crearon las ciudades, las plantas fueron pasando a un segundo plano, como si no supiéramos que su extinción significaría la nuestra. Pero ahora somos más conscientes de esto, y las plantas cada vez están más presentes en nuestras ciudades. Por ejemplo, gracias a la regla de 3-30-300 y a los bosques verticales.

El futuro son los bosques verticales

Stefano Mancuso es neurobiólogo vegetal, profesor en la Universidad de Florencia y Director del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal. A través de sus publicaciones (El futuro es vegetal, La nación de las plantas, El increíble viaje de las plantas, entre otros títulos) se ha convertido en uno de los divulgadores más influyentes y toda una autoridad a nivel mundial sobre la importancia de las plantas.

«En 1820 Europa estaba cubierta de bosque primario. Hoy no sobrevive ni una sola hectárea de ese bosque natural». Así de alarmante recalcaba Mancuso, en su charla Phytopolis, la ciudad del mañana, la relación destructiva del ser humano hacia cualquier especie vegetal.

Su discurso, basado en años de estudio, propone aprender de estos sistemas vivos a fin de desarrollar nuevas estrategias que hagan más sostenibles las ciudades del futuro. Entre sus propuestas y reivindicaciones está la de «renaturalizar las ciudades», forrarlas de vegetación con bosques verticales, entre otros, haciendo posible que aprendamos y nos sirvamos de ellas para nuestro propio beneficio.

De hecho, durante la pasada Cumbre del Clima celebrada en Glasgow, el italiano sugirió a través de su perfil de Instagram, que las autoridades de su país propusieran la plantación de 1 millón de árboles en todo el planeta. Y es que él lo tiene claro: «El futuro será vegetal».

Si un metro de vegetación genera el oxígeno necesario para una persona durante 1 año, ¿por qué no esperar más de la naturaleza en una situación de emergencia climática como la que vivimos en 2023? Los arquitectos urbanistas han crecido teniendo como referencia Las ciudades ideales, esas tablas del Renacimiento donde se representaban las ciudades sin verde y apenas sin vida humana. Pero en la actualidad hay numerosos proyectos de ciudades sostenibles e integradoras que siguen los principios de Mancuso.

«Aunque no nos demos cuenta, desde hace tiempo, las plantas también mantienen relaciones de colaboración con el ser humano. La mayor parte de las plantas que vemos en casas, parques y jardines son especies que, mediante la domesticación, han entablado con nosotros un peculiar vínculo de colaboración que podríamos calificar de simbiótico. La domesticación no es más que esto: una larga relación en la que dos especies aprenden a vivir juntas y de la cual ambas se benefician», apunta Mancuso en La Nación de las plantas (Ed. Galaxia Gutenberg).

Nanjing, Milán y Dubai, ciudades pioneras en bosques verticales

El estudio de arquitectura Stefano Boeri Architetti tiene varios proyectos en marcha. De hecho, el de Nanjing es el primero creado en Asia, pero no el único. El de Dubái será la sede de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 2023) y estará compuesto por dos torres de 150 y 190 metros de altura, respectivamente. Sus fachadas albergarán 2640 árboles y 27.600 arbustos, así como un sistema de invernaderos y jardines que autogestionarán el ciclo del agua y utilizará energía de fuentes renovables.

Beneficios de los bosques verticales

  • Reducirían el ruido ambiental. Según los expertos en urbanismo sostenible, apoyados por las teorías de Mancuso para la creación de ciudades verdes, el ruido ambiental se vería reducido hasta 10 decibelios en el interior de los edificios (aunque esto dependería del tipo de planta). Así, las especies vegetales en los edificios actúan de pantalla acústica, reduciendo este tipo de contaminación.
  • Mitigarían el efecto isla de calor, reduciendo la temperatura del entorno. Con unos edificios repletos de vegetación, la radiación solar sería absorbida por las plantas y el sustrato, evitando que se almacene en los materiales de construcción y regulando el clima de la zona.
  • Reducirían la escorrentía del agua de lluvia o, lo que es lo mismo, la cantidad de agua que corre libremente sobre un terreno. Las cubiertas vegetales retienen el agua de lluvia. Una parte se evapora y la otra se va evacuando paulatinamente. Así, se disminuirían los desbordamientos y el flujo de agua en el alcantarillado.
  • Las construcciones forradas de plantas ofrecerían un aislamiento térmico adicional, protegiendo los edificios de la radiación solar, regulando su temperatura y, en consecuencia, mejorando la eficiencia energética del propio edificio. En invierno habría menos viento y humedad, mientras que en verano el edificio se calentaría menos.
  • Las cubiertas vegetales, en ambientes secos, humidifican el ambiente, refrigerándolo entre 1 y 5 grados centígrados. ¿Por qué? La vegetación expulsa humedad durante la fotosíntesis, absorbiendo el calor.
  • Purificaría el aire, absorbiendo el óxido de nitrógeno, el óxido de azufre y las partículas en suspensión. Así, un edificio de cuatro plantas con una fachada vegetal filtraría 40 toneladas anuales de gases nocivos y atraparía 15 kilos de metales pesados.

Si pensamos en cómo se representan las ciudades del futuro en la ficción, tanto el cine como la literatura (Metrópolis, Blade Runner, Star Wars) las imagina subterráneas y mecanizadas. ¿Es obligatorio sucumbir a estas ideas? Mancuso no cesa en su empeño por provocar el despertar de las autoridades para que se pongan manos a la obra en busca de modelos urbanísticos alternativos.

«Sin las plantas, la energía solar no se transformaría en la energía química que nutre la vida. Las plantas ejercen una función esencial de descontaminación al absorber y degradar muchos de los compuestos contaminantes que produce el ser humano. No como nosotros, que en nuestro quehacer cotidiano deterioramos inevitablemente el suelo, el agua y la atmósfera del planeta que nos da cobijo» dice el neurobiólogo.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta