X
Alternativas saludables a las patatas fritas

Recetas saludables

Alternativas saludables (y riquísimas) a las patatas fritas

Son crujientes, adictivas y deliciosas. pero tenemos el secreto para sustituirlas de forma saludable que hará que no las eches de menos. Toma nota de estas 5 alternativas healthy a las patatas fritas.

Por Tamara Izquierdo

14 de septiembre de 2022 / 09:32

Son las reinas del picoteo por excelencia pero abusar de su consumo no te va a ayudar ni a controlar el peso ni a mejorar tu salud. Las bolsas de patatas fritas de origen industrial son alimentos ultraprocesados que contienen ingredientes poco recomendables y deberíamos eliminar o minimizar su consumo. Te proponemos 5 snacks saludables para sustituir a las sempiternas patatas fritas que están deliciosos, son sanísimos y que podrás hacer fácilmente en casa.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

5 aperitivos en clave healthy que son la alternativa perfecta a las patatas fritas

1. Chips de vegetales

Los chips vegetales son una forma de sustituir las típicas patatas fritas de bolsa sin renunciar a un snack crujiente y sabroso. Son una forma muy ligera de picoteo que te encantará y además sencillísima de hacer. 

Además de fácil de hacer es que puedes hacer los chips muy variados: manzana, kale, zanahoria, calabacín, remolacha… Para elaborar estos chips, corta los vegetales en rodajas muy finas, mucho mejor si lo haces con una mandolina o pelador porque quedarán chips más homogéneos. Una vez hechas las láminas puedes meterlas tal cual al horno pero quedan mucho mejor si las untas de aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, ghee… Luego mételas en el horno precalentado a 180º sobre un papel encerado o de horno bien separadas durante 15 o 20 minutos, dependiendo del grosor y tipo de vegetales, ¡pero vigila bien para que no se quemen!

Una vez estén hechos tus chips sácalos del horno y añádeles sal y las especias que más te gusten como ajo en polvo, pimentón, pimienta negra, orégano… ¡A disfrutar! Son un snack o aperitivo riquísimo, sano y muy fácil de hacer.

2. Garbanzos especiados al horno

Este snack es de nuestro favoritos. Es un aperitivo crujiente, lleno de sabor y con una buena cantidad de proteína vegetal. Saca tu recetario porque esta receta es para hacerla más de una vez y más de dos.

Precalienta el horno a 200º y pon en tu bandeja papel de horno. En un recipiente mezcla dos cucharadas de aceite de oliva, ajo en polvo, pimienta negra, comino, pimentón, o las especias que más te gusten (cúrcuma, albahaca, romero…). La sal ponla cuando ya estén horneados. Coge 400g de garbanzos cocidos (pueden ser de bote) y escúrrelos bien. Quita el exceso de humedad con un paño de cocina seco o papel de cocina. Añade los garbanzos al bol donde tienes hecha la mezcla de aceite de oliva y especias y mezcla bien para que se impregnen de forma homogénea.

Extiende los garbanzos en el papel de horno y hornea durante 30 minutos. A mitad del horneado saca la bandeja para mezclarlos bien y continúa el cocinado. Saca tus garbanzos del horno, ponles sal y deja que se enfríen antes de comerlos o guardarlos en un tarro hermético. ¡Están brutales!

3. Hummus con crackers 

¡Otra receta de garbanzos! y es que no podía faltar el hummus como snack saludable para tener siempre a mano. Es muy sencillo de preparar y está riquísimo. Lo vas a preparar en menos de 10 minutos, y si no lo crees, haz la prueba.

Pon en tu batidora o robot de cocina 400g de garbanzos cocidos y escurridos (pueden ser de bote). Añade el zumo de un limón, una cucharada generosa de tahini, un diente de ajo (quítale el germen si no quieres que repita), sal, comino, media taza de agua o caldo y sal, tritura bien todos los ingredientes hasta lograr una crema homogénea y lisa. Voilà!

Puedes servir tu hummus con pimentón, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y semillas de sésamo, y disfrutarlo con crackers, pan casero, picos, palitos de zanahoria… Es una elaboración básica para tener siempre en casa y picar en cualquier momento sin remordimientos.

Recetas de aperitivos saludables
El hummus es el aperitivo perfecto para picar sin remordimientos. / Unsplash

4. Bastoncitos de batata

El boniato o batata es una opción fantástica a las patatas ya que tienen un menor índice glucémico. ¿Esto que supone? Pues que no elevan los niveles de azúcar en sangre y ayudan a controlar el peso. Además tienen un punto dulce que te encantará y son un picoteo saludable riquísimo.

Pela tu batata y lávala bien. Córtala en forma de palitos o bastones, intentando que sean de tamaño similar, no demasiado gruesos. Pon tus bastones en un bol y cúbrelos con agua fría. Cambia al agua y deja reposar unos 20 minutos. Esto se hace para eliminar almidón. Pasado ese tiempo escúrrelos bien y sécalos lo mejor posible con un paño de cocina o papel.

En un bol pon dos cucharadas de aceite de oliva, orégano, pimentón, pimienta negra y comino. Mezcla bien y añade los palitos de batata en el bol. Vuelve a mezclar hasta que todos los palitos queden impregnados de la mezcla de aceite y especias. En una bandeja de horno con papel de horno reparte tus palitos de batata separados e introduce en el horno (previamente precalentado a 200º) a una altura media, durante unos 20-25 minutos. En mitad del cocinado saca la bandeja y da la vuelta a tus bastones para que se hagan bien por los dos lados. Sácalos del horno cuando estén doraditos y crujientes y ponles sal. ¡Ñam!

5. Tzatziki con crudités

Esta receta griega es una de esas elaboraciones que te salva de picoteos poco saludables y además está súper rica. Para llevar al trabajo, para sacar en casa a las visitas o para picotear a cualquier hora del día, el tzatziki es ideal y se prepara muy fácilmente.

Para hacer este aperitivo necesitarás un pepino, un par de yogures griegos (o vegetales si quieres hacer la receta vegana), zumo de medio limón, 1 diente de ajo (como en la receta del hummus, quítale el germen si no quieres que repita), menta o perejil fresco picado, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, pimienta negra molida y sal.

Pela el pepino y rállalo dejando que escurra en un colador. Puedes abrir el pepino por el centro y retira las pepitas para que la salsa no quede muy líquida si lo prefieres. Pon en un bol el pepino escurrido, las dos cucharadas de aceite y el yogur, mezcla bien y añade el ajo triturado o cortado muy fino junto con la menta o el perejil picado, la sal, la pimienta negra y el zumo de limón. Mezcla todo bien hasta que quede una crema homogénea. Déjalo reposar en la nevera una media hora y sirve el tzatziki con crudités o pan de pita. También puedes añadirlo como aliño de ensaladas o acompañamiento en tus platos. ¡Bon appétit!

Temas

Health and the cityNutriciónRecetas

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Recetas

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Recetas

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible