Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
Chocolate blanco y negro

Imagen: Unsplash

Alimentación saludable

Qué es el hambre emocional y cómo aprender a superarlo

El hambre emocional no siempre es algo negativo, pero cuando se convierte en una forma de canalizar tu estado de ánimo puede traducirse en un problema de salud. Estas son las claves para superarlo.

Por Michelle Avís Melgosa

9 de marzo de 2023 / 18:24

¿Alguna vez has tenido atracones de comida para sentirte mejor emocionalmente? A esto se le llama hambre emocional y ocurre por motivos completamente diferentes a tener hambre físico. Consiste en intentar resolver o canalizar los estados de ánimo que nos resultan difíciles de gestionar, a través de la comida. Esta situación, además de indicarnos un posible problema de estrés, también puede traernos complicaciones en la salud física. Los nutricionistas de la Clínica Ityos de Madrid nos explican por qué puede producirse el hambre emocional y cómo aprender a superarlo.

La alimentación puede estar ligada a nuestras emociones de muchas maneras. Desde nuestra infancia podemos establecer un vínculo emocional con la comida tanto para bien como para mal. ¿Quién no se acuerda de cuando le dejaban comer alguna chuchería como premio por haber sacado buenas notas? Ese sentimiento de felicidad que nos produce volver a comernos esas gominolas forma parte de una alimentación emocional. Este es el claro ejemplo de que el hambre emocional no tiene porqué significar algo negativo. Sin embargo, sí puede convertirse en algo preocupante cuando lo que sentimos es un alivio de la ansiedad y el estrés al comer. Y, más aún, cuando lo que ingerimos en esos momentos de desesperación es comida basura.

Cuándo se produce el hambre emocional

«Se produce en una persona cuando come por motivos diferentes a tener hambre física», explica el departamento de nutrición de la Clínica Ityos. «Normalmente es para contrarrestar un vacío emocional, para sentirte mejor, para liberar estrés o, de alguna manera, para compensarte emocionalmente», aseguran y, además, advierten que cuando esto ocurre lo que el cuerpo nos suele pedir es comida basura, alcohol y cosas dulces como el chocolate, gominolas o bollería. 

Esta sensación puede aparecernos cuando tenemos picos altos de trabajo, cuando estamos nerviosos por algún motivo o incluso cuando atravesamos algún desajuste hormonal. Y si en esos momentos, nuestra única vía de escape son los atracones de comida para saciarnos, esto puede convertirse en un problema para nuestra salud.

Cómo distinguir el hambre emocional del hambre real

«Es muy fácil», explican los expertos: «Nosotros le decimos a nuestros pacientes «vete a comer una manzana». Si no hay manera de que se la coma, su hambre no es física, es emocional». Además, el hambre real aparece de manera gradual, es decir, en relación a las reservas energéticas y nutricionales del organismo y se siente una sensación de saciedad una vez ingerida una cantidad de comida suficiente para nuestro organismo. Por el contrario, el hambre emocional puede aparecer repentinamente, incluso después de sentirnos ya saciados por haber comido previamente. Además, con este tipo de hambre cuesta distinguir las sensaciones de saciedad.

Qué hacer para superar el hambre emocional

«El problema que tiene el hambre emocional es que no te soluciona los problemas emocionales, igual en ese momento te da un subidón, pero después, te sientes mucho peor», afirma el departamento de nutrición de Ityos. Es por ello que para combatir este tipo de problemas es necesario tratarlos a nivel emocional, ya que lo que se busca es intentar liberar el estrés de una manera que no sea con la comida. Pensar en «qué vacío tengo a nivel emocional que me lleva al atracón», es una manera de entender por qué nos ocurre esto, explican los nutricionistas y frente a ello es conveniente adoptar ciertas tareas que nos ayuden a liberar el estrés.

Algunas de ellas pueden ser hacer ejercicio, leer un libro, dar un paseo o intentar aguantar esas ganas de comer. Pero además de este tipo de hábitos que nos ayudan a liberar la ansiedad, hay otro tipo de alternativas que suponen toda una innovación en el mercado de la belleza y la tecnología. Este es el caso del bálsamo anti-snack de siluete. Se trata de una barra de labios formulada con ingredientes 100% naturales, seleccionados científicamente para hacer un viaje sensorial con la finalidad de no picar entre horas.

Bálsamo labial de Siluete
Bálsamo labial de Siluete

No se trata de un inhibidor alimenticio, sino un producto estimulante de aplicación tópica, inocuo y dosificable a voluntad para apoyar la decisión consciente de comer mejor. Su fuerte olor a mentol actúa como estímulo de distracción y además, su aplicador con masajeador estimula la microcirculación de los labios para aportarte una sensación agradable.

 

 

 

 

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta