X
Cómo tratar la anemia

Descubre cómo prevenir y tratar la anemia./ Pexels

Salud

Por qué podrías tener anemia sin saberlo ni darte cuenta de tus síntomas

¿Te sientes cansada y débil o te mareas? Puede que tengas anemia. Te contamos cómo abordar y tratar este problema de salud.

Por Tamara Izquierdo

22 de abril de 2022 / 21:15

En algunas ocasiones el cansancio extremo y la falta de energía no son únicamente fruto del estrés diario sino que pueden deberse a un problema más grave. Una visita a tu médico y una analítica van a determinar si lo que te pasa es que tienes anemia. Te contamos qué es esta afección, cuáles son sus síntomas y cómo puedes tratarla.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

¿Qué es la anemia?

Según explica la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)la anemia se define por la cantidad de Hemoglobina (Hb), que es la proteína que hay en el interior de los glóbulos rojos. La Hb es quien transporta el oxígeno (O2) del pulmón a los tejidos y el anhídrido carbónico ( CO2) en sentido contrario. Existe anemia en adultos cuando la Hb es inferior a 12gr/dl en las mujeres y a 13,5gr/dl en los hombres”.

Por lo tanto, no sería el número de glóbulos rojos un factor definitorio de la anemia sino la cantidad de hemoglobina que contengan, es decir, puede existir un diagnóstico de anemia con un recuento normal de glóbulos rojos.

En cuanto a la causa, siempre hemos escuchado que la falta de hierro produce anemia, ¿Es esto cierto? Desde SEMI apuntan que “la anemia se presenta porque se produzcan pocos glóbulos rojos, porque se destruyan antes de tiempo (viven menos de 120 días) o porque se pierdan (hemorragias). La falta de Hierro es la causa más frecuente de anemia”.

Esta falta de hierro no suele deberse según los expertos a un déficit en la dieta y raramente a una mala absorción del mineral. “La causa de la gran mayoría de anemias por falta de Hierro (Anemias Ferropénicas) es la pérdida de glóbulos rojos (hemorragias). Estas hemorragias se producen sobre todo en el aparato digestivo por úlceras, pólipos… y en las mujeres durante su vida fértil por pérdidas ginecológicas, con las reglas o menstruación”.

Síntomas frecuentes de la anemia

Muchos de los síntomas que provoca la anemia son viejos conocidos como el cansancio y la debilidad pero hay muchos otros síntomas que pueden advertir de que estamos sufriendo anemia. Desde la Clínica Universidad de Navarra (CUN) aclaran que “la anemia puede instaurarse de forma aguda o crónica y los síntomas son distintos en función, precisamente, de la rapidez con que aparezca”.

Los síntomas más habituales, según los expertos en salud, son cansancio, palidez cutánea, taquicardia, dificultad respiratoria, fragilidad del cabello y/o uñas, aumento de las pulsaciones, debilidad… “La intensidad de estos síntomas depende del nivel de Hb, pero también de la velocidad de instauración de la anemia, de forma que las anemias de instauración lenta (la mayoría) producen pocos síntomas ya que el organismo tiene mecanismos compensadores que permiten tolerar cifras bastante bajas de Hb, siempre que otros órganos (pulmón, corazón, etc.) funcionen correctamente” explican desde SEMI.

Prevenir y tratar la anemia.
Uno de los síntomas más frecuentes de la anemia es el cansancio. / Unsplash

¿Cómo se trata la anemia?

Como la anemia es fruto de diversas causas lo primero de todo es tener un diagnóstico médico para poder abordar la dolencia. No te preocupes porque la mayoría de los casos pueden solucionarse con la alimentación o suplementos vitamínicos. 

Según la CUN las anemias por déficit de hierro, vitamina B12 o ácido fólico se tratan mediante el aporte de estos principios. Las anemias secundarias a enfermedades inflamatorias crónicas mejoran con el tratamiento eficaz de la enfermedad causante. En los últimos años, la utilización de factores de crecimiento como la eritropoyetina permite tratar con gran eficacia muchas formas de anemia”.

¿Puede prevenirse una anemia por deficiencia de hierro o de vitaminas? Desde la prestigiosa Clínica Mayo de EEUU nos explican que, efectivamente, sí es posible. “Puedes evitar la anemia por deficiencia de hierro y las anemias por deficiencia de vitaminas consumiendo una dieta que incluya una variedad de vitaminas y minerales, entre ellos: el hierro, presente en la carne de vaca, judías, lentejas, verduras de hoja verde…; folato, un tipo de vitamina B que podemos encontrarlo en guisantes, frutas, pasta arroz, cacahuetes…; vitamina B12, la contienen alimentos como la carne, los lácteos o la soja; vitamina C, presente en cítricos, el pimiento rojo, fresas, espinacas, tomates… estos alimentos, además, ayudan a absorber el hierro”.

Plántale cara desde la mesa

Evita los alimentos que interfieran en la absorción de hierro en el organismo, como las bebidas alcohólicas, el café o el chocolate. Los lácteos y sus derivados también disminuyen la absorción de hierro por lo que deberías consumirlos fuera de las comidas principales. Sin embargo la vitamina C va a ser tu gran aliada ya que facilita la absorción de hierro por lo que te recomendamos tomar por ejemplo una naranja, kiwi o unas fresas para acompañar tu desayuno, aliñar tus ensaladas y demás platos añadiendo un chorrito de zumo de limón, e incluir muchos vegetales ricos en esta vitamina en tus elaboraciones como el perejil, el pimiento rojo, las coles de Bruselas o el kale. 

La anemia suele tener un buen pronóstico, visita a tu médico, descansa y aliméntate bien, en un abrir y cerrar de ojos vas a recuperar la energía perdida.

Temas

Vida Saludable

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Cuerpo

Instagram

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Cuerpo

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible