X
Meditar es la clave para vivir una vida más plena

Meditar es la clave para vivir una vida más plena / Unsplash

MEDITACIÓN

Meditar es la clave para ayudarte a vivir mejor

El experto en autoconocimiento y facilitador de la buena vida Antonio Jorge Larruy descubre las claves para vivir de manera más consciente, plena y feliz

Por FÁTIMA CRUZ

3 de noviembre de 2022 / 09:39

La sociedad actual está neurótica, enferma, constantemente enfadada. «Estamos neuróticos y la sociedad es el mejor ejemplo de ello. Una sociedad que está destruyéndolo todo», dice el experto en autoconocimiento y facilitador de la buena vida Antonio Jorge Larruy. Y la sociedad está así porque no sabemos meditar.

«La meditación no es algo que tenga como objetivo ser más funcionales o rebajar el estrés. Eso es un concepto muy pobre. La meditación es para descubrir lo que somos», explica Larruy. El problema del ser humano, desde que existe, es que en cuanto nace se produce una desconexión de lo que somos. Se nos educa desde niños con el foco puesto en que «en la vida hay que ser alguien», como si ya no lo fuéramos .

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

«Se nos ha dicho lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que conseguir, cómo tenemos que ser. Pero no se nos ha reconocido la potencialidad extraordinaria que tenemos, nuestro talento natural desde que nacemos», cuenta el experto en autoconocimiento.

Para Larruy, meditar es evidencia. «Nos han educado fuera de lo evidente. La característica de la neurosis que padece esta sociedad es la incapacidad de ver lo obvio. El que no ve lo obvio se complica la vida. Esto nos lleva a buscar fuera lo que está dentro», asegura.

«Nos han educado fuera de lo evidente. El que no ve lo obvio se complica la vida», asegura el experto en autoconocimiento Antonio Jorge Larruy.

«Meditar requiere un trabajo de ir más hacia adentro. Para muchas personas meditar es ascender, es ir hacia arriba. Yo no concibo eso así. La meditación es hacia adentro, hacia las dimensiones profundas de uno mismo. Lo que llamamos meditar tiene que ver con un aumento de conciencia hacia tu propio interior», nos dice el experto.

Las dimensiones del ser humano

Para Larruy existe, en primer lugar, una dimensión formal. En griego, la palabra idea es igual a forma. Todo lo que tiene forma está ligado al mundo mental. La mente crea las formas. En nosotros existe una dimensión formal que es en la que se nos educa. Son las conductas, lo que hay que hacer, lo que está bien y lo que está mal.

Después, existe otra dimensión que es subjetiva y está compuesta de tres elementos:

  • El ámbito mental
  • El ámbito emocional
  • El ámbito sensorial

«El paso de lo formal a lo subjetivo es la experiencia. Es cuando me doy cuenta de que detrás del cuerpo hay un abanico de sensaciones, algo vivo. Lo primero que hace la meditación es que nuestra mente se vaya haciendo sensible a la dimensión subjetiva de la existencia», explica el experto.

Por otra parte, existe un lado subjetivo que no conocemos y nos atrapa. «Somos prisioneros de todo aquello que no conocemos. Si yo no me doy cuenta de cómo funciona mi mente, la mente hará lo que le parezca en función de cómo la hayan programado. Porque, además, nuestra mente está programada socialmente», asegura Larruy.

Para el experto en autoconocimiento, una de las cosas que más nos condiciona como seres humanos es que interpretamos las cosas constantemente. «El único ser vivo que interpreta es el ser humano. El resto viven las cosas. Todas las emociones están ligadas a las interpretaciones y todo esto está pasando en un plano subjetivo del cual no somos conscientes. Meditar implica ser consciente de esta dimensión subjetiva y de lo que me está pasando tal y cómo me está pasando», apunta Larruy.

El sufrimiento no es natural

Para el experto, la meditación que persigue el objetivo de relajarnos, es pan para hoy y hambre para mañana. «En cuanto salgas volverás a estar inquieto y nervioso. Hay que ir a la raíz de lo que nos está haciendo sufrir. Porque no es natural sufrir», apunta.

Cuando una persona sufre, dice el experto, es porque hay algo que no funciona en su cabeza. Y, al examinar ese sufrimiento, te das cuenta de que estás interpretando las cosas de una manera equivocada. Para que todo esto sea posible, la meditación es una herramienta extraordinaria para empezar a hacerte consciente de todo lo que pasa por tu mente, de las reacciones que hay, y de lo que eso provoca.

«Necesitamos como agua de mayo atender a ese mundo subjetivo sin huir de él. No se trata de sustituir lo que me desagrada por una cosa agradable. No es eso. Hemos de ser capaces de encarar toda esta alteración subjetiva en la que vivimos de un modo inteligente. El modo inteligente es darme cuenta de que eso está pasando», explica Larruy. Por eso, las prácticas de meditación bien guiadas favorecen una dimensión de perspectiva. «Me doy cuenta de que la mente interpreta, pero no entro en eso, dejo que la mente hable pero mi atención no se abalanza sobre eso, sino que soy capaz de mantener una posición de estar presente».

Las claves de la meditación

Hay tres claves principales en la meditación:

  1. Estar vs no estar
  2. Contemplar vs pensar
  3. Acoger vs cerrar

Lo primero que la meditación pide es la determinación de parar y estar. «La inercia es siempre a salir; la mente siempre juega a estar fuera. Cuando estamos de verdad desaparece el tiempo y el mundo. Hemos de hacer una práctica diaria, preferentemente matutina, para durante 15 minutos estar quietos, conscientes de un cuerpo que late, que respira, que está vivo», sugiere el experto.

Y aquí viene el segundo elemento en la meditación: deja de pensar y contempla. «Contempla el cuerpo, las emociones y el pensamiento. El pensamiento viene y lo dejas pasar. Las cosas pasan y las contemplas, todo sucede y lo contemplas. Es como cuando te vas a dormir y la mente habla pero tú te mantienes en contemplación. Contempla la mente y las emociones y verás cómo éstas se van apagando», explica Larruy.

El tercer gesto es acoger, amar. «Estamos todo el día peleando con todos y con nosotros mismos. Si no estamos peleando estamos agarrando las cosas para que no se nos escapen. Pero la vida fluye, por mucho que la quieras coger, o por mucho que quieras que algo no pase, vendrá. Porque la vida es poderosa. Todo vendrá y te arrasará. Todo lo que nace muere y es ley inexorable», asegura.

Y termina el experto en autoconocimiento lanzando un bonito y empoderador mensaje: «Donde la mente dice no, que el corazón diga sí. Dí sí, sonríe. La sonrisa no impostada tiene que ver con el corazón, con la verdad. Ríndete, pero ríndete a la vida. Lo que viene, conviene. Confía. Sonríe, ama, escucha, contempla. Celebra, vive, sé tú, sin temor. No vales por lo que tienes, ni por lo que haces, sino por lo que eres. Por lo tanto ve, pisa fuerte, sé tú mismo. Y entrégate a todo, has venido a sacar toda la riqueza que llevas dentro. Eso es empezar a vivir, volver a nuestro estado natural. Ese es el verdadero sentido de meditar».

Temas

EmocionesMindfulnessPsicología

Otros temas de Mindfulness

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Mindfulness

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Mindfulness

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible