X
Elimina estos elementos que provocan estrés innecesario.

Hay factores estresores que no podemos controlar pero otros mucho sí. / Unsplash

Mente

Cuáles son las principales causas del estrés innecesario y cómo puedes evitarlas

Aunque hay elementos estresantes que se escapan a nuestro control, estos son algunos de los factores (evitables) de los que tienes que desintoxicarte para eliminar el estrés innecesario de tu vida.

Por Tamara Izquierdo

1 de julio de 2022 / 10:31

El estrés es, tal vez, la principal enfermedad de nuestro tiempo. Nos hace tener síntomas tan poco agradables como fatiga, dolor de cabeza, tensión muscular, molestias estomacales, problemas de sueñoAlgunos de los factores que lo provocan están fuera de nuestro control pero hay otros muchos en los que sí tenemos potestad y vamos a centrarnos en esos sobre los que sí podemos actuar para acabar de una vez por todas con el estrés innecesario. ¿Te unes a la batalla?

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

5 causas de estrés que son evitables

Dormir poco

Dormir bien ya sabemos que es importantísimo para sentirse descansado, tener una mayor concentración y un mejor estado de ánimo pero, ¿sabías que dormir poco puede generar estrés? 

Desde el Instituto del sueño explican que “la falta de sueño, produce en el organismo una reacción fisiológica que contribuye a aumentar los niveles de ansiedad y estrés, generando mayor alerta y activación y mayores dificultades para poder relajarse y por tanto dormirse. Los mecanismos por los que se produce este efecto son una cascada de acontecimientos biológicos que tienen lugar en nuestro organismo cuando nos estresamos a nivel hormonal y neuronal, por los que se producen alteraciones en la segregación de sustancias como el cortisol, que inhibe y suprime el sueño, así como de la prolactina o la serotonina, muy relacionadas con la regulación de los ciclos del sueño, estados anímicos, percepción del dolor, etc.”.

Si quieres evitar esta respuesta del organismo, nada deseable, procura dormir al menos 8 horas diarias. Tendrás unos niveles más bajos de estrés y te sentirás mucho mejor al regular tus ritmos circadianos.

Dedicar demasiado tiempo a las redes sociales

Según el Informe Digital Global Digital 2022, informe anual sobre redes sociales y tendencias digitales publicado por DataReportal, los usuarios de internet dedican un promedio de dos horas y veintisiete minutos al día a las redes sociales. ¿Qué es lo que supone esto? Que, aunque obviamente no todo es malo en las RRSS, también estamos expuestos mucho tiempo al día a una ventana que en muchos casos puede ser irreal, frustrante e incluso tóxica.

Los filtros, las imágenes perfectas, las vidas ideales, los haters… el bombardeo es constante y puede llegar a generar mucho estrés y ansiedad. Para evitar esto, lo ideal es limitar el tiempo que pasamos en redes sociales al día, sí, aunque tu trabajo sea estar conectada a ellas durante gran parte de la jornada. Establece límites, designa horas sin conexión, desconecta el fin de semana y no las mires antes de acostarte porque pueden alterarte el sueño y, en ese caso, también sumaríamos el estrés por dormir mal del que hablábamos en el punto anterior. 

Olvídate de coger el móvil nada más despertarte. Levántate tranquilamente y haz todo lo que tengas que hacer (ducharte, vestirte, desayunar…) y después ya conéctate. Estar enganchada desde primera hora va a hacer que pierdas mucho tiempo y vayas ya con la sensación de que no llegas a nada nada más empezar el día.

Tomar descansos de las RRSS va a eliminar ese estrés innecesario que pueden llegar a provocar. ¡Haz la prueba!

Las redes sociales son un factor de estrés innecesario.
Las redes sociales son uno de los factores más frecuentes de estrés innecesario hoy en día. / Unsplash

Fijar objetivos inalcanzables

Querer llegar al verano con 10 kilos menos, hacer entregas de trabajos de gran carga que requerirían mucho más tiempo para salir adelante, querer entrenar fuerza con mucho peso sin haber hecho nunca ejercicio… y todo aquello que te fijes como objetivos no realistas, te van a causar estrés y frustración porque no vas a poder alcanzarlos por mucho que te empeñes (sin dejarte la piel y la salud por el camino).

Ve pasito a pasito en todo lo que te propongas porque querer ir demasiado rápido va a hacer que tires la toalla antes de tiempo sin acercarte si quiera a tu meta. Te ahorrarás el enfado contigo y es mucho más probable que consigas tu objetivo.

No tener momentos de ocio

Pasar cada día trabajando, haciendo los quehaceres de casa, gestiones, llevando a los niños a las extraescolares… es nuestra responsabilidad, está claro, pero ¿qué pasa con nosotros? Mantenerse así día tras día, sumirse en las obligaciones y responsabilidades sin tener un solo respiro termina pasando factura. 

Cuando no tienes esos momentos para ti, y no te das un espacio de necesario cuidado, surge la incomodidad, la irritabilidad, el hastío y el estrés. Para evitar esto busca siempre momentos para ti. Un ratito al comienzo del día para tomar el café de la mañana tranquilamente, ese baño relajante, un vino después del trabajo, hablar con amigos, salir a pasear un ratito… va a hacer que estés de mejor humor eliminando así la ansiedad y la desidia. Es lo que se llama ahora self care, cuidarse más para poder cuidar mejor a los demás y a nuestro entorno.

Dejar temas pendientes y priorizar lo que no tiene importancia

Esto es un clásico y seguro que te ha pasado cientos de veces. Dejar para más adelante algo que no te va a llevar más de dos minutos lo único que hace es tener un hueco en la lista y en tu cabeza. Quitarte de encima esas tareas acortando tu lista mental va a hacer que tengas mucho menos estrés. Responde ese email que te va a llevar poquísimo tiempo y no lo apuntes como tarea pendiente. Aligerar tu carga es fácil en esos casos.

La otra cara de la moneda es darle demasiada importancia a aquello que no la tiene. No priorices aquello que no es urgente porque lo que va a ayudarte a eliminar la presión es abordar primero lo importante, aunque sea más ardua la tarea. Lo importante primero y lo demás ya lo irás tachando. Planifica y de esta forma tu gestión del tiempo será mucho mejor y abordarás mejor el trabajo o las tareas diarias.

Es verdad que la sociedad en la que estamos inmersos impone un ritmo trepidante, pero no podemos tener la sensación de ir corriendo a todos lados porque esto no trae más que ansiedad y estrés innecesario. Plántate y convierte tu tiempo en tuyo. Tus horas de trabajo planificadas, tu parcela de ocio personal, un buen descanso, una buena gestión de las RRSS y tener objetivos realistas, son un primer paso para eliminar de un plumazo ese malestar que nosotros mismos nos creamos. Bastantes factores estresantes que no podemos controlar existen ya como para permitir que otros, sobre los que podemos tener el control, ejerzan más presión en nosotros. ¡Bye, bye, estrés innecesario!

Temas

Emociones

Otros temas de Psicología

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Psicología

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Psicología

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible