X
Una dieta flexitariana es más sostenible

Una dieta flexitariana es más sostenible./ Unsplash.

Alimentación saludable

Dieta flexitariana para principiantes: así funcional el sistema de alimentación más sostenible

Si estás penando en dejar de consumir alimentos de procedencia animal pero quieres ir despacio, necesitas ser flexible y nosotros tenemos las claves para que lo consigas.

Por Mónica Heras

29 de diciembre de 2022 / 10:12

La primera vez que se habló de dieta flexitariana fue en el 2009, y fue en un libro publicado por la dietista Dawn Jackson Blatne, quien juntó las palabra «vegetariano» y «flexible» para dar lugar a un estilo de alimentación en el que prevalecen los vegetales, los granos y las legumbres, con alguna licencia para incluir carne o pescado de manera ocasional.

A estas alturas y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el punto de mira de gobiernos y empresas, reducir el consumo de carne se ha convertido en una meta. Los motivos son muchos, desde mejorar la salud hasta avanzar hacia esa sostenibilidad y ecología de la que hablamos, hasta un grito de guerra en contra las granjas masivas y el maltrato animal.

No obstante, dejar de lado la proteína animal, no resulta tan fácil para todos, por lo que hay quienes sugieren ir poco a poco, incluyendo recetas veganas que resulten igual de apetitosas e introducir nuevos hábitos con los que sentirnos cómodos, lo que sería una dieta flexitariana.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Una dieta flexitariana y más sostenible

Seguro te sorprende saber que, según datos de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la industria de la carne emite 1.6 gigatoneladas de CO2. O sea que producción es responsable de 14.5 % del total de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, por eso los que saben de sostenibilidad, recomiendan encarecidamente que consumamos menos cantidades de este alimento.

Más allá de las emociones de metano, lo cierto es que para hablar de los problemas que el consumo excesivo de carne genera, no debemos olvidarnos de mencionar la cantidad de recursos que demanda.

Dicho esto, comenzar a incorporar más cantidad de vegetales y sustituir un par de veces por semanas, la carne por legumbres, huevos o cualquier otro tipo de proteína, es una buena idea que agradecerá, no solo tu organismo, sino también el medioambiente.

La dieta flexitariana prioriza una alimentación ovolacteavegetariana
La dieta flexitariana prioriza el consumo de vegetales./ Unsplash.

Claves para una dieta flexible

De acuerdo a la experta Dawn Jackson Blatner, la dieta flexitariana se basa en cinco principios básicos a partir de los siguientes cinco grupos de alimentos:

Nueva carne

Es un término que se utiliza para obtener proteína de calidad, sin necesidad de recurrir a la carne. Según la dietista, la selección de alimentos que permiten obtener el mismo valor nutricional es bastante amplia, y va desde una combinación de cereales y legumbres, o cereales y frutos secos; así como huevos, judías, lentejas, garbanzos, guisantes, nueces, pipas, sésamo, arroz, avena, etc. Aquí también entra la soja, la legumbre completa en proteínas y que puedes consumirla en forma de tofu, bebidas, brotes, etc.

Frutas y verduras en la dieta flexitariana

Son el pilar fundamental de una dieta flexitariana y se recomienda que ocupen la mayor porción de tu plato, aportando fibra, minerales y vitaminas que necesitas a diario.

Cereales integrales

Es mejor que optes por este tipo de cereales, así te beneficiarás de todos sus nutrientes. Eso sí, si son integrales elige siempre cultivos limpios. Al eliminar de tu dieta los productos refinados y consumir cereales enteros, también aportarás a tu organismo el dulzor que a veces te pide el cuerpo, evitando así los atracones de bollos.

Lácteos en una dieta flexitariana

Si quieres seguir un dieta vegetariana, los lácteos están permitidos y puedes aprovecharte del calcio y las vitaminas que tienen, especialmente en forma de fermentados como yogur, kérfir o quesos.

Azúcares naturales

Aportar al organismo el dulzor que necesita evitará los antojos. Además de los cereales de absorción lenta, anteriormente mencionados, también utiliza la miel, la stevia o el sirope de ágave, o frutos como el dátil o las pasas para añadir sabor a algunos platillos.

Utiliza estos ingredientes y haz de las especias tus aliadas en la cocina. Las verduras tienen mucho menos sabor que los alimentos de origen animal, por lo que añadir distintas hierbas y condimentos exóticos, le dará a tus platos un sabor mucho más apetecible y saciante.

Ve de manera progresiva quitándote carne y prueba a dejar solo algunos pescados 3 veces por semanas. Cuida que no vengan de piscifactorías, que hayan sido capturados de manera ética y que sean salvajes, priorizando el consumo de pescado azul para aportar omegas a tu cuerpo.

Uno de los restaurantes en los que puedes disfrutar de este tipo de alimentación es Flax&Kale, que acaba de abrir sede en Madrid después de años de éxito en Cataluña. Su propuesta vegetariana, flexible, sostenible y deliciosa, como estas que te dejamos por aquí de restaurantes veganos.

Temas

Nutrición

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Alimentación

Instagram

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Alimentación

Suscríbete a welife y descubre
la vida sostenible

Suscríbete a Welife y descubre la vida sostenible