Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la agamia, el nuevo tipo de relación amorosa sin ataduras que arrasa en España

X
Desayuno con avena

Imagen: Unsplash.

Alimentación

Tipos de avena: así es como la preparo para que mis desayunos estén mucho más ricos

Incluir la avena en tus desayunos es todo un acierto para conseguir una dieta equilibrada. Descubre todos los tipos de avena que hay y cómo consumirla.

Por Michelle Avís Melgosa

23 de marzo de 2023 / 13:50

La avena es ese alimento que podemos usar en numerosas comidas gracias a la gran variedad de presentaciones que ofrece. Y si conoces ya los grandes beneficios que te puede aportar si la incluyes cada día en tus desayunos, la avena será el ingrediente estrella en tu alimentación. A pesar de que este cereal no ha tenido la misma popularidad que, por ejemplo, el trigo, la cebada o el arroz, lo querrás probar porque existen tantos tipos de avena como recetas puedas imaginar y, por si fuera poco, son realmente fáciles de cocinar. De hecho, hoy quiero contarte cómo la cocino yo cada mañana para que esté mucho más rica y me siente mejor. Pero para ello, primero hay que conocer los tipos de avena que puedes incluir en tus desayunos y, por qué no, también en el resto de tus comidas.

Entre las numerosas propiedades de la avena encontrarás una gran dosis de fibra, hierro y zinc, por lo que su consumo es recomendable para tener una alimentación equilibrada. Y la puedes usar, tanto para jugar con las texturas y recetas, como para consumirla directamente con distintos tipos de alimentos. Existen dos formatos en los que la puedes encontrar: la avena en hojuelas o copos (esta es la más popular y la que más me gusta) o la avena cruda. Y, aunque no hay grandes diferencias nutricionales entre una y otra, según explica Nestlé, sí encontrarás distintas formas de adaptarlas a tus comidas, dependiendo de cuál elijas.

Avena en hojuelas

La avena en hojuelas tiene un proceso de elaboración más largo, a diferencia de la avena cruda que no ha pasado aún por un proceso de cocción. Estos granos se cocinan a vapor, se aplastan para conseguir esa forma particular que les caracteriza y, finalmente, se tuestan.

Otra de sus peculiaridades es que los copos no se cortan, por lo que la avena en hojuelas es más grande que la avena cruda. En cuanto al sabor, también hay pequeñas diferencias, ya que este tipo de avena tiene un sabor más ligero y una textura más suave. Por eso es mucho más agradable de comer y la digestión me resulta más ligera.

Este tipo de avena no hace falta remojarla y la puedes incluir en múltiples platos. El más popular (y también el más sencillo) es el porridge de avena. Es decir, mezclar los copos con agua o leche y añadirle fruta al gusto. Se trata de una buena manera de prepararte un desayuno rápido y saludable que además es muy saciante.

Otro formato en el que puedes consumir este tipo de avena es como leche. La leche de avena es muy sencilla de hacer: por cada taza de avena en hojuelas, necesitarás tres de agua y, a continuación, debes mezclar bien los ingredientes para, después, colarlos con un filtro de tela. Esta leche la puedes usar como sustituta de la leche de vaca. Eso sí, debes tener en cuenta que al calentarla se vuelve muy espesa.

Una opción más, también igual de popular que la leche de avena, es la harina de avena. Esta puede funcionar como una buena sustituta de la harina de trigo en numerosas preparaciones. Según recomiendan las recetas de Nestlé, una buena forma de prepararla es combinando diferentes tipos de harina para tener los mejores resultados.

Avena cruda

Al elegir la avena cruda debemos tener en cuenta que esta no ha pasado por ningún proceso de cocción, por lo que conviene remojarla desde la noche anterior si la vamos a consumir en el desayuno. Estos copos son más pequeños que la avena en hojuelas y su sabor también es más fuerte: recuerda al sabor de las nueces.

Con este tipo de avena también puedes incluirla en todo tipo de platos, pero siempre teniendo en cuenta que debes ponerla en remojo para que puedas digerirla mejor. Además, al igual que la avena en hojuelas, esta también conserva el salvado. Es decir, mantiene la cantidad de fibra que contiene en todas sus presentaciones.

Yo la uso para incluirla en el yogur, como parte de mis smoothies, con fruta y, por supuesto, como parte esencial de mi granola.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Chandra BhedanaAmor románticoDormir desnudoGrasa marrónConvertir defectos en virtudes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta