Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X

Mujeres en la playa./ Imagen: Freepik.

Cuerpo

Por qué tienes infección de orina cuando llega el verano y cómo puedes evitarlo

Los bañadores siempre mojados, el sudor y los cambios de temperatura hacen que los microorganismos proliferen con más facilidad en determinadas zonas, en especial, en la más íntima de las mujeres.

Por Sara Flamenco

4 de julio de 2023 / 10:46

Con la llegada del verano y los baños en la piscina o la playa, la cistitis o infección de orina puede aparecer. Esta infección es la segunda más común entre las españolas y, al menos, una de cuatro mujeres la padecen una o más veces durante el año. «La cistitis, o comúnmente llamada infección urinaria, es causada por unos microorganismos que pasan de la uretra a la vejiga. Aunque no es una infección grave, es importante tratarla a tiempo porque, sino, puede propagarse por vías ascendentes y causar una infección renal. Esta es mucho más dolorosa y seria», nos cuenta José Antonio Valdés González, farmacéutico, periodista e investigador de productos naturales.

Existen multitud de causas que pueden derivar en una cistitis: una higiene íntima inadecuada (sobre todo tras tener relaciones sexuales), cambios en el pH (por motivos hormonales o el uso de jabones fuertes), medicamentos… pero ahora en verano, las posibilidades se multiplican «debido a los cambios de temperatura entre el agua de la piscina o la playa y el exterior, la mayor sudoración y la humedad de los bañadores que favorecen el crecimiento de microorganismos y bacterias que afectan a determinadas zonas y, en especial, a la vaginal», asegura Valdés.

Cómo saber si tengo cistitis y qué hacer para remediarlo

Según el experto, la cistitis tiene unos síntomas muy reconocibles que te harán sospechar de su aparición para que pidas cita con tu médico de cabecera:

– Sensación de molestia o ardor en el momento de orinar.

Dolor abdominal en la zona baja del vientre.

– Continua necesidad de ir al baño muchas veces durante el día, pero quedarnos con la sensación de orinar aún más.

Presión o retortijones en la ingle o parte inferior del abdomen.

– En casos más crónicos, sangre en la orina.

La mayoría de las infecciones de orina son fáciles de tratar, ya que se eliminan con antibióticos que hacen que los síntomas desaparezcan en uno o dos días. Eso sí, José Antonio Valdés recomienda terminar el tratamiento tal y como te indica el médico aunque los síntomas hayan desaparecido, porque sino podrías recaer.

Consejos para evitar la infección de orina

La empresa farmacéutica Lanier Pharma nos ha sugerido cinco consejos muy fáciles de llevar a cabo para prevenir esta infección:

1. Beber mucha agua, dos litros como mínimo al día. Tomar líquidos favorece la limpieza de las vías urinarias mediante la orina, lo que evita la proliferación de bacterias que provocan las infecciones urinarias.

2. No usar ropa interior muy apretada o sintética. Hay que usar ropa interior que mantenga una transpiración adecuada de la zona íntima, por lo que se recomienda ropa holgada y de tejidos transpirables como el algodón.

3. Mantener la zona vaginal lo más seca posible después de la playa o piscina. Llevar un bañador mojado durante muchas horas es un escenario perfecto para las bacterias que causan infecciones. Lo mejor sería cambiarse de ropa después de salir del agua.

4. Usar jabones neutros para tu zona íntima. Así se evitan las irritaciones que pueden causar los jabones perfumados, que pueden aumentar el riesgo de que aparezcan bacterias.

5. Ir al baño antes y después de mantener relaciones sexuales. Se reduce la posibilidad de que las bacterias queden alojadas en las proximidades de la uretra.

Mujer en la playa./ Imagen: Freepik.

Alimentos y suplementos que ayudan a reforzar las defensas de la zona

José Antonio Valdés González nos recomienda ciertos alimentos y suplementos para reforzar las defensas de la zona íntima para evitar las infecciones urinarias, tan típicas del verano:

– Arándano rojo americano. «Se ha demostrado que el arándano rojo americano tiene capacidad para inhibir la adherencia de las bacterias a la pared de las vías urinarias, impidiendo así su proliferación», nos comenta el experto.

– Vitamina C. La vitamina C aumenta la acidez de la orina e impide el crecimiento de las bacterias que causan infección urinaria. Además, aumenta las defensas naturales del organismo, muy necesarias para combatir infecciones.

– Hibisco sabdariffa o rosa de Jamaica. Tiene acción diurética, antibacteriana y antiinflamatoria, además de acidificar la orina, lo que hace más difícil la proliferación de las bacterias patógenas.

– Otras sustancias naturales con un efecto antibiótico reseñable: ajo, aceite de coco, limón, hojas de baya de espino, cebolla…

– Plantas diuréticas que pueden ayudar a la micción: cebada, cola de caballo, diente de león, perejil…

– Suplementos. El farmacéutico recomienda Istivan, debido a su composición con ingredientes naturales como el arándano rojo americano, la manosa y el probiótico lactobacillus rhamnosus. «Juntos reúnen la solución perfecta para atender la cistitis y, lo más importante, prevenir posibles recaídas», comenta.

Istivan, suplemento para reforzar las defensas del sistema urinario. / Lanier Pharma

Factores de riesgo que hacen más propensa la cistitis

Las mujeres son más propensas a sufrir cistitis que los hombres debido a su anatomía. Tienen una uretra más corta y está más cerca del recto. Esto facilita el riesgo de entrada de bacterias a las vías urinarias, lo que puede desencadenar esta infección.

Además, el ciclo menstrual también puede influir. Resulta más frecuente sufrir infecciones del tracto urinario en la fase inicial del ciclo (durante el sangrado) que en la fase final (fase postmenstrual). Según nos indica el especialista José Antonio Valdés González, durante la menstruación, la concentración de estrógenos y progesterona baja considerablemente, por lo que es más fácil que las bacterias lleguen hasta la uretra, se adhieran a ella y provoquen infección en este momento del ciclo.

Lo mismo ocurre con la menopausia. «A partir de los 50 años, las infecciones urinarias recurrentes son muy frecuentes debido a los cambios fisiológicos que se producen durante la menopausia», nos cuenta Valdés. «El déficit de estrógenos hace que la vagina esté menos protegida ante la acción de agentes patógenos, ya que hay una menor producción de lactobacilos, responsables de protegerla«, continúa.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Separación conscienteAgamiaMia AstralAlimentos gatilloLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta