Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS ¿Son preocupantes los lapsus de memoria? Qué hacer cuando se te olvida algo (y lo tienes en la punta de la lengua)

X
perimenopausia-sintomas

Es importante conocer los síntomas de la menopausia para identificar que hemos llegado a esa etapa./ Imagen: Fotograma de Big Little Lies.

Menopausia

Cómo saber si estás en premenopausia: los síntomas a los que tienes que estar atenta

Casi el 90% de las mujeres experimenta alguna sintomatología relacionada con los cambios hormonales. Conocerlos es el primer paso para familiarizarse con ellos y tratarlos adecuadamente.

Por Cristina Martín Frutos

8 de junio de 2023 / 06:30

Al hablar de menopausia suele hacerse referencia a los sofocos, el más característico y famoso de los signos, pero, como explica la doctora Silvia P. González, ginecóloga y Máster en Climaterio y Menopausia, «ni mucho menos es el único. Se han descrito más de 100 señales relacionadas con las alteraciones hormonales». Conocer las principales resulta imprescindible para identificarlas y, por tanto, prepararse para afrontar una de las etapas con más cambios a las que se enfrenta la mujer. No olvidemos que entre el 85 y el 90% de las mujeres padece alguno de esta lista de síntomas de la menopausia.

Pero antes de abordar la sintomatología, cabe destacar que su aparición puede empezar mucho antes que la propia menopausia. Para determinar que una mujer está en la menopausia ha debido pasar 12 meses seguidos sin menstruar. «Al igual que la menarquia es la primera regla, se puede concluir que estás en menopausia cuando has pasado un año sin ella», aclara Rocío Crespo, del departamento médico de Theramex España. A lo que llega después, se le denomina postmenopausia.

Sin embargo, la experta señala que «hasta establecerse tal situación, puede producirse una época “turbulenta” en cuanto a los niveles hormonales y los cambios relacionados con ellos». A este periodo se le conoce como perimenopausia y, aunque lo habitual es que suceda a partir de los 45 años (y alargarse hasta los 50 o 55), puede adelantarse por causas genéticas, tratamientos que dañen los ovarios (quimio o radioterapia), consumo de tabaco y ciertas enfermedades ováricas, que pueden ocasionar menopausia precoz. «Muchas veces, en esta época los síntomas son incluso más intensos que en la postmenopausia», subraya la doctora González, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Ciclos irregulares: una primera pista

La pista más indicativa de que se acerca la menopausia es la menstruación irregular. «De hecho es el único síntoma por el que se podría decir que pasan todas las mujeres», apunta Rocío Crespo. Esto se puede traducir en retrasos, en ciclos más largos o más cortos e, incluso, en sangrados abundantes. Sin embargo, muchas no caen en la cuenta debido a que toman anticonceptivos o llevan cierto tipo de dispositivos intrauterinos (DIU) que pueden también alterar esas reglas. Además, son muchas las mujeres que conviven con esa irregularidad toda su vida. En definitiva, es una señal muy clara, pero a la que no todo el mundo presta atención.

El siguiente signo más evidente, y que también es uno de los más conocidos, son los sofocos. Como el resto, pueden estar presentes antes del cese de las reglas. «Pueden tener una frecuencia e intensidad variables. Para algunas mujeres resultan tolerables, mientras que a otras les afecta de manera importante en su calidad de vida», afirma la experta de Theramex. Su origen también se encuentra en la bajada de estrógenos. Ésta, a su vez, desencadena cambios en el centro regulador de la temperatura corporal, situado en el hipotálamo, lo que se traduce en sensaciones súbitas de calor y sudoración excesiva. Sin embargo, aunque muy famosos -la imagen de la mujer abanicándose es casi un símbolo de la menopausia-, existen otros aspectos más molestos.

Síntomas de la menopausia a corto y largo plazo

«Los estudios más recientes señalan que de los síntomas de la menopausia, el que más molesta a las españolas en la peri y postmenopausia es el insomnio«, subraya Silvia González, que añade que, «muchas veces, está causado por los sudores, más frecuentes durante la noche». Además, aquí también juega un papel importante la progesterona que, al disminuir, pierde su acción relajante sobre el cerebro. «O la opresión en el pecho por la acumulación de grasa en esta zona, que dificulta la respiración y puede provocar ronquidos», añade Crespo. Tanto la dificultad para conciliar el sueño como los sofocos suelen aparecer a corto plazo. Es decir, que son transitorios. Si bien hay estudios que señalan que un 9% de las pacientes puede padecer sofocos más allá de los 70 años, no es para nada la norma.

En el extremo opuesto se encuentran los signos que aparecen en el largo plazo. «Tardan más en dar la cara y lo pueden hacer de forma más lenta y gradual«, indica Crespo. Entre ellos, la osteoporosis, y el síndrome urogenital son los más comunes. «Por ejemplo, la sequedad vaginal (causada por la atrofia vaginal o síndrome urogenital) no solo no remite, sino que va a más», advierte la ginecóloga.

Además, ambas expertas coinciden en resaltar muchos otros signos importantes que, aunque no provoquen una sintomatología como tal, sí influyen en cómo se siente y se ve la mujer. Se trata de cambios en el metabolismo que suelen provocar aumento de peso y una distribución diferente de la grasa corporal -en brazos y abdomen-. También se produce caída del cabello y piel más deshidratada y apagada. Falta de concentración, pérdida de agilidad mental, cambios de humor y hasta depresión. Disminución de la libido… Y así, como señalaba la doctora, hasta más de un centenar de síntomas.

¿Qué puedo hacer ante las señales de que se acerca la menopausia?

La pregunta es lógica. Bien: tengo 46 años, llevo unos meses con desarreglos, me siento cansada, me noto rara… Puede que se acerque la menopausia pero, ¿qué hago ahora? «Cada vez consideramos más importante la prevención, por tanto, desde que se identifican los primeros trastornos, aunque sean con pocos síntomas, sería relevante ser evaluada en consulta«, aconseja la doctora González. Por supuesto, si esos signos empeoran la calidad de vida (algo que le pasa al 20-25% de las mujeres), se ha de buscar ayuda profesional. La buena noticia es que, actualmente, existen soluciones adaptadas a cada persona y para prácticamente todos los síntomas de la menopausia.

tratamientos naturales para los síntomas de la menopausia
Femarelle, de Theramex, es un tratamiento hormonal de origen natural y se presenta en tres formulaciones.

Entre estas soluciones, encontramos desde nuevos fármacos como el esperado fezolinetant, que augura buenos resultados para tratar los sofocos, hasta las tradicionales terapias hormonales sustitutivas, pasando por modificar los hábitos de dieta, ejercicio y descanso. Aunque, como apunta Rocío Crespo, por el momento, lo más efectivo «es un aporte hormonal, ya que la causa de todos los síntomas está bien establecida: la disminución de estrógenos. Si tratamos la causa, tratamos la sintomatología».

En ese sentido, existen alternativas naturales, como Femarelle, de Theramex. Se trata de un tratamiento en forma de complemento alimenticio que contiene un derivado de la soja. «Es un extracto de proteínas fermentadas que presenta propiedades estrogénicas en los receptores de estrógenos que nos interesan (que se encuentran en los huesos, sistema nervioso, epitelio vaginal…), pero no producen efecto en aquellos que no interesan, es decir, los que se encuentran en mama y útero», detalla la experta del laboratorio. Además, Femarelle cuenta con tres versiones orientadas a las diferentes etapas de la menopausia, para responder a las preocupaciones más típicas de cada momento.

Así, la fórmula Rejuvenate está reforzada con B2 y biotina y se centra en la protección frente al estrés oxidativo y el aspecto del pelo, uñas y piel. Recharge, con vitamina B6, ayuda al metabolismo y al estado de ánimo. Y Unstoppable, con B2, biotina, calcio y vitamina D, atiende también a la salud ósea. «Todos tienen una composición única que avala su eficacia y seguridad para la sintomatología climatérica y la salud ósea, pero no tendría sentido asociarlo a otro tratamiento hormonal porque actuarían sobre el mismo receptor», concluye la doctora Silvia P. González.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

VapeadoresDejar de picar entre horasLas deportivas más cómodasYoga a cualquier edadSuelo pélvico

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta