Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
hidratacion-vaginal

La hidratación vaginal es fundamental para evitar la sequedad y las infecciones./ Ilustración: Alicia Varela.

Salud hormonal

Cómo hidratar tu vagina igual que hidratas tu rostro: por qué es importante hacerlo (casi) todos los días

A partir de cierta edad, los genitales femeninos pueden deshidratarse. Evitar la sequedad es posible pero requiere constancia. Las expertas nos explican cómo hacerlo.

Por Paka Díaz

10 de mayo de 2023 / 06:30

La sequedad vaginal es uno de los síntomas de la menopausia de los que menos se solía hablar. Sin embargo, eso está cambiando y lo está haciendo deprisa. Las mujeres han alzado la voz para hablar de la salud hormonal sin tabúes ni pudores. Y eso incluye hablar de la falta de hidratación vaginal.

El responsable de la lubricación vaginal es un fluido transparente que está presente en la vagina. Gracias a él, las paredes vaginales se mantienen hidratadas, gruesas y elásticas. Perfectas para mantener relaciones sexuales, pero también para ayudar a que pase por ella un bebé durante el parto. Pese a que solemos vincular la deshidratación de los genitales femeninos a la menopausia, no es la única razón por la que pasa, ni siempre es a consecuencia de ella.

Por qué aparece la sequedad vaginal

“La principal causa de deshidratación de los genitales femeninos es la inflamación”, aclara Rocío Crespo, del departamento médico de Theramex Healthcare, que explica que las causas por las que ocurre son diversas. “Puede ser por cualquier tipo de infección (causada por un desequilibrio en la flora vaginal, por transmisión sexual…), alergia (por ejemplo al látex) o atrofia”, enumera Crespo. “Esta última es una inflamación producida por la disminución de estrógenos, hormona femenina, durante la menopausia, o por el uso de determinados fármacos”, afirma.

Según añade Jennifer Verhelle, brand director de Cumlaude Lab, otras causas de la falta de hidratación pueden ser “el consumo de tabaco, el estrés, el embarazo, la lactancia, el periodo pre-menstrual, el hipotiroidismo o la diabetes”. Además, recuerda que “la sequedad íntima es altamente prevalente en las mujeres, y se puede dar prácticamente en todas las etapas de su vida. Se calcula que más de la mitad de las mujeres que padecen sequedad vulvar tienen menos de 50 años”.

Diferencias entre hidratar la vagina e hidratar la vulva

Con los genitales femeninos ocurre que a veces no sabemos ni nombrarlos correctamente. A veces se habla de vagina cuando se quiere decir vulva y no es lo mismo hidratar una que la otra. Para no liarnos, preguntamos a las expertas. “La vulva se refiere a la parte externa y la hidratación vulvar se dará siempre que se apliquen productos tópicos en los genitales externos”, aclara Rocío Crespo. “La vagina corresponde al tracto interior, pero no todos los productos se aplican ahí. Hay algunos preparados tópicos que vienen equipados con una cánula que alcanza a depositar el producto en la vagina. También los preparados sistémicos (orales u óvulos) tienen su efecto vaginal”, concreta.

Además, Jennifer Verhelle añade que “la hidratación vaginal se refiere a la elasticidad y flexibilidad de los tejidos de la vagina y el cérvix. La falta de ella provocará sequedad, picazón y/o dolor en las relaciones sexuales”. Mientras que “la hidratación vulvar concierne los genitales externos. Las mujeres pueden experimentar en su día a día molestias íntimas relacionadas con la alteración de la barrera lipídica del tejido vulvar como picor, sequedad, irritación…”

Consecuencias de la sequedad vaginal

“La sequedad vaginal provoca una disminución en el tamaño de la región vulvar por desaparición de grasa y adelgazamiento en las mucosas, lo que conlleva a sufrir síntomas tan comunes como dolor, escozor o irritación, entre otros, que impactan negativamente en la calidad de vida de estas mujeres”, indica Verhelle.

Pero, aunque, como señala Crespo, “las causas de la inflamación vaginal no se pueden evitar”, no está todo perdido, ni mucho menos. “Sí que podemos prevenir las ETS con preservativo o los desequilibrios en la flora vaginal mediante una adecuada higiene o un consumo de probióticos”, anima la experta, que marca una diferencia entre “hidratar que consiste en captar agua, y nutrir que consiste en aportar nutrientes y elementos ricos, en su mayoría oleosos”.

Hidrata tu vagina como hidratas tu rostro

Las expertas consultadas señalan que sería necesario utilizar un producto específico para la zona íntima, igual que lo hacemos para el resto de nuestro cuerpo. La doctora Estefanía Arredondo, directora médica de Olyan Farma, alerta que “es muy importante hidratar los genitales femeninos, porque la sequedad vulvovaginal sin tratar puede desencadenar una atrofia vulvovaginal. De no ser abordada a tiempo, predispone a la aparición del liquen escleroatrófico vulvar, una patología que se asocia al desarrollo posterior de cáncer vulvar”.

Los síntomas incluyen picor, ardor, dolor y sangrado durante las relaciones sexuales, y la pérdida de deseo sexual. “Para evitar sus consecuencias, se recomienda el uso temprano de productos específicos para la higiene íntima que mejoren la hidratación. Tanto de la vulva como de la vagina”, recomienda Arredondo.

¿Hidratación o lubricación?

Eso sí, también conviene “aclarar la diferencia entre hidratación vaginal y lubricación, dos conceptos que muchas veces se confunden”, matiza Jennifer Verhelle, “muchas mujeres usan lubricantes como hidratantes y viceversa. Pero son productos muy diferentes, con fines completamente opuestos”.

Por eso, explica que hay que tener en cuenta que, mientras “un lubricante es de uso puntual y mejora la penetración o el juego sexual, un hidratante acondiciona la mucosa para mejorar su hidratación y elasticidad a largo plazo”.

Además habría que tener en cuenta si nuestra necesidad de hidratación es externa por fricción, o interna por cambios hormonales puntuales o crónicos. “En base a eso, podremos encontrar el producto o productos que mejor se adapten a nuestras necesidades”, apunta Verhelle.

Higiene diaria, pero no excesiva

Ese debería ser tu mantra según Crespo. “Me gustaría destacar la importancia de una adecuada higiene. Debe ser diaria y no excesiva. El abuso de higiene íntima y el uso incorrecto de productos como jabones de forma continuada, puede producir una alteración en la flora y llevar a infecciones y complicaciones secundarias como dolor y picor”, explica. Por otro lado, las sustancias químicas del jabón, el detergente, el lubricante o los productos de higiene, “también pueden causar sequedad o irritación vaginal. Puedes recurrir mejor a productos naturales, usar jabón, o solo agua”, aconseja.

En cuanto a los preparados hidratantes, Crespo indica que “sus posologías pueden ser variadas. Lo normal es una o dos veces al día durante dos semanas, o en días alternos. Preferiblemente de noche. Mantener relaciones sexuales con preservativo para evitar ETS (atención si se presentan reacciones alérgicas por alguno de los componentes), utilizar lubricación durante las relaciones sexuales o hidratación durante el día si fuera necesario”.

Hábitos saludables para cuidar la vagina

Aparte de los productos para hidratar la zona vulvovaginal, la doctora Arredondo recuerda que “es aconsejable ingerir la cantidad de agua recomendada, unos dos litros diarios, a no ser que tengan alguna contraindicación. Y se debe evitar el aumento de peso, el sedentarismo y el tabaquismo, que favorecen a la aparición temprana de los síntomas comentados”.

En caso de notar sequedad, la médica de Olyan Farma recomienda “incrementar los cuidados con productos específicos que además tengan cierto carácter antiinflamatorio, pues esta deshidratación prolongada en el tiempo promueve la aparición de radicales libres, moléculas proinflamatorias que atacan el núcleo celular llegando a dañar el ADN y a generar una mutación del tejido. La deshidratación mantenida evoluciona en atrofia y esa atrofia en cáncer”.

Por su parte, Belén Gómez, ginecóloga del Hospital Infanta Leonor y colaboradora habitual de Chilly, recuerda que para “proteger la flora íntima, tener un nivel adecuado de estrógenos y evitar agentes lesivos en la zona genital, así como tener un correcto y frecuente hábito sexual, podrá disminuir el riesgo de padecer una falta de hidratación en la zona genital.” Y subraya la importancia de la constancia, porque “hay que recordad que la hidratación genital debe realizarse de forma constante, ya que los efectos suelen observarse a largo plazo y desaparecen si se deja de emplear”.

Qué ingredientes buscar

Entre los ingredientes que debemos buscar, se encuentran lubricantes de naturaleza lipídica, aceites ricos en ácidos grasos capaces de atrapar agua en su interior, como el de rosa mosqueta que ha demostrado además poder regenerador del epitelio. También el ácido hialurónico, molécula con un alto poder hidratante, capaz de retener hasta 1000 veces su peso en agua; las pectinas, de alto poder hidrofílico y con la ventaja de no dejar residuos en la zona genital.

Las plantas con actividad fitoestrogénica, derivados de la soja y del trébol rojo, tienen un efecto positivo sobre la sequedad y la atrofia vaginal, tanto por vía sistémica como tópica. La centella asiática también ha demostrado capacidad regeneradora sobre piel y mucosas.

Qué productos usar para la sequedad vaginal

Estos productos pueden ayudarte para evitar las molestias que ocasiona la deshidratación vaginal. Recuerda que es importante mantener la constancia para tener la zona genital hidratada.

Hydra Oil, de Cumlaude Lab

aceite-hidratante
Hydra Oil, de Cumlaude Lab (13,16 €).

Hydra Oil, de Cumlaude Lab, es una hidratante regenerante en aceite para aliviar la irritación por fricción.

Hydra Spray, de Cumlaude Lab

hydra spray cumlaude
Hydra Spray, de Cumlaude Lab (18,26 €).

Hydra Spray, de Cumlaude Lab, es una bruma con tecnología touchless y pulverizador hidratante indicado cuando hay picor y escozor.

Lubripiù Higiene Íntima, de Cumlaude Lab

Lubripiù Higiene Intima, de Cumlaude Lab
Lubripiù Higiene Íntima, de Cumlaude Lab (14,18 €).

La crema íntima Lubripiù Higiene Intima, de Cumlaude Lab, es perfecta para la sequedad pronunciada. Además cuenta con una rutina completa de higiene y óvulos vaginales para también tratar los síntomas de sequedad vaginal.

Mucus, de Cumlaude Lab

Mucus, de Cumlaude Lab
Mucus, de Cumlaude Lab (11,88 €).

Mucus, de Cumlaude Lab, es un lubricante que imita las secreciones naturales de la mujer con un pH adaptado a las necesidades de la mucosa vaginal, ideal para casos de sequedad y/o dolor durante las relaciones sexuales.

Ginecoil, de Marnys

Ginecoil, de Marnys (16,60 €).

Un aceite hidratante suave vaginal con ácido hialurónico, que ayuda a devolver la elasticidad y la firmeza. Está indicado para aliviar las molestias de sequedad vaginal debidas a la menopausia, relaciones sexuales, estrés, cambios hormonales o tratamientos oncológicos, entre otros factores.

Vitamono Lipogel, de Olyan Farma

Vitamono Lipogel, de Olyan farma
Vitamono Lipogel, de Olyan Farma (c.p.v.).

Un gel muy refrescante que mejora la barrera protectora de la piel y mucosas y sus mecanismos de defensa frente a agentes internos y externos. Con vitamina E, la vitamina F y la taurina, libre de parabenos, conservantes, siliconas, colorantes y fragancias, tiene acción calmante, hidratante y protectora, ideal para prevenir y mejorar la deshidratación de los genitales.

Gel hidratante, de Chilly

chilly
Jabón hidratante de Chilly (3,99 €).

Gel Chilly Hidratante (3,99 €). Gel hidratante íntimo. Aplicarlo en finas capas, de delante hacia atrás, sobre los labios genitales y en la zona de la horquilla vulvar (orificio de entrada de la vagina).

Balanced +, de Eiralabs

Balanced +, de Eiralabs
Balanced +, de Eiralabs (43,90 € ).

Nutricosmético vegano con bayas de espino amarillo, que ayuda a reparar las mucosas y aliviar los síntomas de la menopausia, incluidas la sequedad vaginal, la picazón y el ardor.

Rutina en 3 pasos de hidratación

Jennifer Verhelle explica que han creado una rutina específica, Intim Care, para mujeres que necesitan mayor hidratación. Consiste en tres pasos: higiene, hidratación vulvar e hidratación vaginal.

El primer paso consistiría en aplicar Lubripiù Higiene Intima, con ácido hialurónico de alto peso molecular y activos calmantes de origen natural y acción lubrificante e hidratante, además limpia delicadamente las mucosas íntimas, manteniéndolas suaves y lubrificadas.

En segundo lugar sería aplicar Lubripiù Crema Intima, hidratante vulvar para la zona genital, enriquecida con ácido hialurónico con acción hidratante y protectora, además de un complejo de aceites vegetales ricos en omega 3, 6 y 9, con acción emoliente y nutritiva calmantes. Todo para deolver el confort y la suavidad óptima para la zona vulvar. Compatible con el uso del preservativo.

El tercer paso sería aplicar Lubripiù Óvulos, con ácido hialurónico y un 96.6% de aceites emolientes, para hidratar la zona vaginal. En caso de tratamiento puntual de choque se debe utilizar un óvulo cada noche, durante 10 días.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta