X
La relajación del útero disminuye los dolores menstruales y aumenta la creatividad

La relajación del útero, necesaria para una mejor vida sexual, según Mónica Felipe-Larralde. / Unsplash.

SALUD FEMENINA

Tener el útero relajado es más importante de lo que piensas. ¿Sabes cómo hacerlo?

El estrés crónico puede hacer que ciertos músculos de nuestro cuerpo permanezcan siempre en tensión, con las consecuencias que esto tiene en la salud. ¿Sabías que el útero es uno de ellos?

Por Mónica Heras

20 de abril de 2022 / 18:33

Si te decimos que el estrés es el causante de muchos de los síntomas que tenemos hoy en día, no te estaríamos contando nada nuevo. Sin embargo, si a esta información le añadimos que como mujer, tu útero se resiente, se contrae y con ello aparecen los dolores menstruales, la falta de vitalidad o problemas para tener orgasmos… ¿Qué pensarías?

Hemos hablado con Mónica Felipe-Larralde, Licenciada en Derecho y Experta en Género y Salud por la Universidad de Granada, quien ha dedicado los últimos 12 años a un estudio sobre la relajación del útero y a escribir tres libros acerca de la mujer y su relación con el cuerpo y con la maternidad: ‘Cuerpo de Mujer: Re-conectar con el útero’, ‘De pareja a trío: crisis de pareja tras el nacimiento de un hijo’ y ‘Una Nueva Maternidad’, todos de Editorial Ob Stare.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

¡Vamos a relajar el útero!

Mónica cuenta que comenzó con este estudio sobre la relajación del útero después de leer ‘La represión del deseo materno y la génesis de la sumisión inconsciente’, de Casilda Rodrigañez. «Tras la lectura decidí relajar mi útero y utilicé una técnica conocida como Entrenamiento autógeno de Shultz. Fue entonces cuando decidí realizar un estudio con mujeres voluntarias. Comenzaron las sorpresas.»

Ofrece de forma gratuita un audio en el que vamos relajando el cuerpo hasta llegar al útero, e invita a todas las mujeres a compartir sus experiencias después de practicar diariamente la relajación.

Pero antes que nada, deberíamos tener bien ubicado nuestro útero y, aunque parece que deberíamos saber hacerlo, no siempre es así. Para Mónica no es nada obvio que las mujeres puedan acceder a las sensaciones corporales. Como dice el sociólogo y antropólogo Marcel Mauss, todo aprendizaje social implica un aprendizaje corporal.

Los valores de la cultura en la que vivimos han propiciado un distanciamiento de las mujeres con sus propios cuerpos. Muchas mujeres tienen dificultades para sentir placer, problemas con la autoimagen e inseguridad. Eso no es casualidad; es consecuencia. Si, además, hablamos de un órgano interior como el útero, no es de extrañar que nos hayamos olvidado de sentirlo.

Le pedimos que nos ayude a ubicarlo, atenta: «El útero está en en el bajo vientre, suele estar sobre la vejiga. Si juntas las manos por los dedos índices y pulgares y la colocas sobre el vientre, con los pulgares en el ombligo, el útero queda más o menos debajo de los dedos índices.»

Estrés y útero ¿Cómo se relacionan?

Mónica Felipe-Larralde afirma que tenemos tensiones corporales crónicas en muchas partes del cuerpo y el útero es una de ellas. Recordemos que es un músculo y debido a los valores, la represión sexual, lo que hemos aprendido a sentir y dejar de sentir, se contractura. Es una manera de vivir el cuerpo que viene dada por la cultura.

No es lo mismo crecer en una sociedad donde las niñas se masturban sin juicio, a haber crecido en un entorno donde la experiencia del placer de la mujer estaba prohibida. Para entrar en el rol de lo que se espera de una niña y una mujer en la sociedad, necesitas cerrarte a las sensaciones placenteras que emanan de tu cuerpo. El útero es un órgano no solo de procreación sino de placer.

¿Cuáles son los beneficios de relajar el útero?

  • Dejas de sufrir dismenorrea primaria (dolor menstrual). El dolor menstrual (si no hay una enfermedad que lo cause), es producido por el útero contraído moviéndose. Es como intentar girar el cuello cuando tienes tortículis.
  • Más deseo y placer sexual, ya que se pueden experimentar orgasmos cérvicouterinos.
  • Aumenta la vitalidad y la creatividad en la vida.
  • Mayor seguridad personal.

Este método lo podemos aplicar durante cualquier etapa de la vida, vale igual para una niña que comienza a menstruar, como para una mujer en la menopausia. Mónica explica que es una técnica de relajación basada en el entrenamiento autógeno de Shultzt y es válida incluso si se ha extirpado el útero, ya que aumenta la propiocepción y mejora la vitalidad. Lo único que habría que tener en cuenta es que si se está en tratamiento psiquiátrico, es mejor hacerla acompañada.

¿Existen distintos tipos de orgasmos?

Uno de los beneficios de tener el útero contento y relajado es el aumento del placer sexual. Mónica habla de orgasmos en el cérvix y sobre esto hay algo de polémica, puesto que muchos sexólogos y ginecólogos hablan de que no hay distintos tipos de orgasmos, sino uno solo y varias formas de llegar a él.

Para ella esta dialéctica tiene poco recorrido. Podemos decir que todos los orgasmos se producen en el cerebro y eso es cierto, pero la manera de llegar a ellos no es la misma y, por lo tanto, las sensaciones y percepciones son completamente diferentes. No es lo mismo que el nervio vago se estimule a que se estimule el nervio pudendo. Lo que vas a sentir es completamente diferente.

No es lo mismo sentir que el orgasmo recorre todo el cuerpo o sentir que se queda en la zona del clítoris. Y en ese sentido sí que creo interesante ponerles nombres. Lo que pasa con el orgasmo del cérvix es que llegan las sensaciones a través de los nervios hipogástrico y vago (que recorre todo el cuerpo e inerva gran parte de los órganos), es un orgasmo mucho más placentero, duradero y global. Le llaman orgasmo expandido. Merece un nombre mejor.

¿Cómo recuperar el poder de nuestro placer?

Recuperar el placer pasa por recuperar el cuerpo: habitarlo, ser plenamente uno con el cuerpo, amarlo. Y eso es un trabajo que debemos hacer porque nos han enseñado lo contrario. Nos han puesto en contra de nuestra imagen dándonos modelos de belleza imaginados e inalcanzables y diciéndonos que toda nuestra valía está centrada en el físico. Todo lo que pensamos tiene representación corporal.

Es lo que en antropología se denomina embodiment. La manera en que los valores de la cultura se encarnan, se hacen físicamente cuerpo. «Te pondré un ejemplo: mi pelvis, producto de sentarme en una silla durante casi 50 años no es igual que la de una mujer massai, que se sienta en cuclillas», dice la experta. «La de ella es mucho más flexible y abierta que la mía. La utilización de un objeto cultural, la silla, ha modificado mi anatomía, y esto pasa también con las creencias de lo que está permitido sentir y lo que no que aprendemos de niñas. Así que nos toca hacer un trabajo de deseducación».

Solo tienes que analizar de las ideas que sobre las mujeres han estado presentes en tu educación y vida para darte cuenta de que el modelo interiorizado de mujer no es proclive a tu placer y poder personal.

¿Nos recomiendas algunas lecturas para reconectar con nuestro cuerpo?

Temas

SexualidadVida Saludable

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Cuerpo

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Cuerpo

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible