Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS ¿Son preocupantes los lapsus de memoria? Qué hacer cuando se te olvida algo (y lo tienes en la punta de la lengua)

X
sofocos-adelgazan

Que los sofocos de la menopausia adelgazan es un falso mito./ Imagen: Fotograma de Mamma Mia.

Salud hormonal

¿Los sofocos de la menopausia adelgazan? Acabamos con el mito de la mano de los expertos

Si escuchas que los sofocos de la menopausia adelgazan, no te lo creas. Sin embargo, sí hay base científica para afirma que la pérdida de peso en menopausia disminuye este síntoma tan molesto.

Por Sara Trueba Rodríguez

12 de junio de 2023 / 12:30

Según el Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, «los sofocos constituyen uno de los síntomas más prevalentes de la menopausia y con mayor impacto negativo sobre la actividad laboral y sobre la calidad de vida en general». Según este Instituto de Valencia, «estudios en la población han demostrado que los perciben hasta un 80% de mujeres y que en alrededor de un 25% lo padecen de una manera frecuente y severa».

Aunque la intensidad y periodicidad del sofoco varía en cada mujer, suele ser el primer síntoma de la lista, el que todas las mujeres temen (aun antes de llegar la menopausia) y el más habitual. Por eso hay tantas teorías, recomendaciones, alertas y hasta falsos mitos acerca de ellos. Uno de ellos es que muchas mujeres se preguntan si hay una pérdida de peso como consecuencia de los sofocos continuados en el tiempo, pero ya te lo adelantamos: eso de que los sofocos de la menopausia adelgazan tiene mucho de mito y poco de realidad.

¿Por qué se produce el sofoco?

Según la Dra. Elizabeth García Bonome, directora médica de la Clínica Bonome, en Tenerife, «el sofoco durante la menopausia se produce debido a cambios hormonales. Durante la transición a la menopausia, los niveles de estrógeno y progesterona, dos hormonas clave en la regulación del ciclo menstrual, comienzan a disminuir. Estos cambios hormonales pueden afectar el centro de control de la temperatura en el cerebro, conocido como el hipotálamo«.

El hipotálamo juega un papel importante en la regulación de la temperatura corporal por lo que, si malinterpreta los datos, envía una respuesta que resulta errónea: «Cuando los niveles hormonales fluctúan, el hipotálamo no detecta de manera correcta la temperatura corporal y desencadena una respuesta de enfriamiento en forma de sensación de calor intenso en el cuerpo, especialmente en la parte superior, como el pecho, el cuello y la cara. Junto al sofoco, es común experimentar sudoración, enrojecimiento de la piel y una sensación de aceleración del ritmo cardíaco», apunta la experta.

En definitiva, «aunque no está completamente argumentado, se explica como respuesta adaptativa del cuerpo para regular la temperatura. Aunque los sofocos pueden ser incómodos y perturbadores, su propósito puede ser enfriar el cuerpo y mantener una temperatura adecuada», añade García Bonome.

No, el sofoco no produce gasto calórico

Cabría pensar que la sudoración y la pérdida de agua podrían producir adelgazamiento, pero la dra. Bonome acaba con el mito. «Eso no está respaldado científicamente. La sudoración y la pérdida de agua asociada con los sofocos no provocan pérdida de peso a largo plazo. El peso corporal se regula mediante una serie de factores complejos que van más allá de la sudoración». Así, tal como confirma Laura Arranz, dietista-nutricionista en Online Center, ni hay consumo de energía significativa durante el sofoco ni hay relación directa entre los sofocos y el gasto calórico. «Durante el sofoco lo que se pierden son electrolitos como sodio, potasio y, magnesio, además de agua, pero eso no significa que se active el metabolismo ni que se pierda grasa corporal».

mantenerse en forma-menopausia
Los sofocos no adelgazan, pero mantenerse en forma puede acabar con ellos./ Imagen: D.R.

¿De qué depende tener más o menos sofocos?

La frecuencia e intensidad de los sofocos en la menopausia pueden variar de una mujer a otra y dependen de varios factores. Estos son algunos de los principales, según la directora médica de la Clínica Bonome:

  1. Cambios hormonales: «Se cree que esta disminución de los estrógenos afecta el sistema termorregulador del cerebro, lo que puede provocar sofocos».
  2. Genética: «Existe evidencia de que la predisposición genética puede influir en la frecuencia e intensidad de los sofocos en la menopausia. Si hay antecedentes familiares de sofocos, es posible que una mujer tenga más probabilidades de experimentarlos».
  3. Estilo de vida: «Factores como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el estrés, la falta de actividad física y una mala alimentación pueden contribuir a la aparición de sofocos más frecuentes o intensos».
  4. Índice de Masa Corporal (IMC): «Algunos estudios sugieren que las mujeres con un IMC más alto pueden experimentar sofocos con mayor frecuencia. Sin embargo, la relación entre el IMC y los sofocos no es clara y aún se requiere más investigación».

Tomar nota de estos factores será clave para ponerse a trabajar en busca de una menopausia con menos cantidad de síntomas. De hecho, y aclarada la (no) relación entre el sofoco y la pérdida de pero, sí hay evidencia que muestra lo contrario: adelgazar (cuando hay exceso de peso) puede reducir la cantidad e intensidad de los sofocos. La doctora apunta a varias razones que avalarían esta teoría:

  • Estrógenos en el tejido adiposo: «Durante la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen, el cuerpo busca otras fuentes de esta hormona. El tejido adiposo, o grasa corporal, tiene la capacidad de producir pequeñas cantidades de estrógeno. Sin embargo, puede ser menos activo que el estrógeno producido por los ovarios. Al perder peso, especialmente en el tejido adiposo, se reduce la cantidad de estrógeno almacenado y, por lo tanto, puede disminuir la frecuencia e intensidad de los sofocos».
  • Mejora del equilibrio hormonal: «La pérdida de peso puede contribuir a un mejor equilibrio hormonal en el cuerpo. El exceso de grasa corporal puede estar asociado con niveles más altos de ciertas hormonas, como el estrógeno y la insulina, que pueden aumentar la incidencia de los sofocos. Al reducir el exceso de grasa y alcanzar un peso saludable, se puede restablecer un mejor equilibrio hormonal, lo que podría resultar en una disminución de los sofocos».
  • Mejora de la salud cardiovascular: «La pérdida de peso puede mejorar la salud cardiovascular y reducir la inflamación en el cuerpo, lo que a su vez puede ayudar a disminuir los sofocos».

La nutricionista de Onelife Center, Laura Arranz, señala además un dato geográfico que avalaría esta idea: «La presencia de sofocos tiene una variabilidad geográfica importante, desde un 35% en mujeres americanas a un 15% en mujeres japonesas. Hasta la fecha, estas diferencias de prevalencia de sofocos no se han justificado ni por el porcentaje de fumadoras ni el índice de masa corporal en sí. Aunque la obesidad hace que tengamos mayores cantidades de estrógenos, paradójicamente se pueden dar más sofocos y perder peso podría ayudar a presentar menos episodios».

Cómo nos afectan los sofocos emocionalmente

Además de su función fisiológica, los sofocos también pueden tener un impacto psicológico y social. Así, en la cadena de consecuencias que genera el cambio hormonal durante la menopausia está la cuestión emocional.

La relación hormonal con la serotonina hace que en el periodo de menopausia aumente la vulnerabilidad a determinados estados emocionales. Y los sofocos no hacen más que aumentar las posibilidades de experimentar cambios de humor, por ejemplo, por lo inesperados e inoportunos que pueden llegar a ser. «Muchas mujeres experimentan cambios emocionales durante la menopausia, y los sofocos frecuentes pueden generar estrés, ansiedad e interrupciones en la calidad del sueño. Estos síntomas pueden afectar a la calidad de vida y al bienestar general», comenta la dra. Bonome. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las mujeres experimentan sofocos durante la menopausia, y que estos no son iguales siempre.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

VapeadoresDejar de picar entre horasLas deportivas más cómodasYoga a cualquier edadSuelo pélvico

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta