X

@Unsplash

Agotamiento laboral

Burnout: cuando ya no puedes más en el trabajo es que necesitas vacaciones (o mindfulness)

El agotamiento profesional hace que tu salud física y psicológica mermen, pero el mindfulness podría ayudarte mucho a minimizar sus daños.

Por Diana Torres

13 de julio de 2021 / 17:09

Alguna vez habrás escuchado eso de “estoy quemado”. Se trata de una expresión que a menudo utilizamos para demostrar nuestro malestar por alguna situación que nos agota emocional, física o mentalmente ya sea en nuestra vida cotidiana o laboral, aunque normalmente se da con mayor frecuencia en esta última.

Esta sensación es denominada en inglés “burnout”, algo así como el síndrome del trabajador desgastado. Un término que va mucho más allá de sufrir estrés en el trabajo y se centra en el agotamiento emocional, de irritabilidad y de reducción de eficacia cuando sentimos que “no podemos dar más de sí” y terminamos colapsándonos.

Cómo saber si lo padezco

El concepto conocido como burnout no es nuevo. Fue creado allá por 1975 por el psicólogo Herbert Freudenbergere para hablar del estado de fatiga o frustración producido por la vida profesional. Este síndrome ha sido estudiado año tras año, y expertas como Cuca Azinovic directora del Proyecto Bienestar Consciente, miembro del Comité de Dirección del Centro para la Alimentación Consciente y colaboradora de Petit BamBou, aseguran que para que tenga lugar el famoso burnout tienen que darse tres componentes:

  • Agotamiento emocional. Sensación de cansancio permanente y dificultad para afrontar la jornada laboral, lo que nos provoca cierto temor al despertar por la mañana.
  • Cinismo y despersonalización. Desapego por el trabajo y cinismo como mecanismo de supervivencia, lo que hace que estemos continuamente enfadados o irritados.
  • Reducción de la productividad. Aunque trabajemos cada vez más, disminuye nuestra eficacia.

No obstante, que estemos estresados de manera puntual por un exceso de trabajo no significa que padezcamos burnout. Azinovic asegura que el burnout “es una condición, el resultado de la exposición prolongada al estrés, y conduce al agotamiento de la fuerza mental o emocional, al sentimiento de fracaso, baja autoestima, insomnio e irritabilidad”.

Antecedentes

Varios expertos coinciden en que antes de padecer burnout, los pacientes suelen pasar por doce fases que llevan a ese colapso total. Estas son las siguientes:

  • Falta de valor.
  • Exceso de trabajo.
  • Sentir que dejas de importar.
  • Ignorar los problemas.
  • Obviar los límites.
  • Mal humor.
  • Escasa vida social.
  • Cambio de identidad.
  • Percibir que nada te afecta.
  • Vacío.
  • Depresión.
  • Colapso mental.
Síndrome del Burnout
@Unsplash

Cómo evitar el burnout

Como ya dijo Confucio, “escoge un trabajo que te guste, y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. Y es que un trabajo que nos motiva día a día consigue hacernos más felices que un buen sueldo o un buen horario laboral. También es importante contar con la autonomía suficiente, que se valore nuestra labor o contar con un número de restos razonables. Cuca, además, añade la importancia de “tener un impacto en los demás y hacer del mundo un lugar mejor”.

Pero, ¿cómo conseguir dejar de lado los pensamientos negativos cuando creemos que estamos al límite del colapso? En Petit BamBou nos dan algunos tips para mantener a raya ese agotamiento laboral que tanto nos asusta:

  • Conexión. Cuando nos encontramos mal o sin ganas de nada, tendemos a aislarnos. Pero lo mejor es mantener el contacto con un terapeuta, un familiar o un amigo que nos ayude a sanar, ya que la soledad solo hará que nuestro sufrimiento se retroalimente.
  • Meditar. Meditar 10 minutos cada día es suficiente y totalmente válido.
  • Regular el sueño. Intenta desconectarte de las redes sociales antes de cenar y deja la tecnología fuera del dormitorio para evitar tentaciones que te desconcentren de tus horas de sueño.
  • Hacer ejercicio. La actividad física ayuda a mantener en perfecto estado al cerebro y a las hormonas, además de al cuerpo. Sobre todo si es outdoor.
  • Alimentarse bien. Debemos alimentarnos de manera nutritiva y consciente. Deja a un lado la comida rápida y apuesta por aquella que te de los nutrientes necesarios para mantenerte activo todo el día.
  • Respirar adecuadamente.
  • Trabajar mientras evolucionamos. Trabajar debe hacer que desarrollemos fortalezas y valores de la mano de otros compañeros que nos ayuden a sumar experiencias positivas.
  • Estilo de vida integrado. El trabajo no es todo, así que no descuides el resto de áreas vitales.
  • Tener flexibilidad. Esto mejorará notablemente gracias a la meditación consciente, más conocida como Mindfulness.

La importancia del mindfulness

Como hemos mencionado anteriormente, la meditación consciente ayuda a que los empleados consigan lidiar mejor con el burnout y desarrollen capacidades que les permitan permanecer tranquilos frente a las situaciones adversas que puedan presentarse en sus puestos de trabajo.

Cuca Azinovic asegura que las últimas investigaciones relacionan la disminución del estrés con la satisfacción laboral, por lo que dejar a un lado las emociones negativas es un gran paso para disfrutar plenamente de nuestro trabajo: “El mindfulness proporciona un marco dentro del cual podemos observar los pensamientos y emociones en lugar de abordarlos. Esto nos da una nueva perspectiva y más espacio para tomar decisiones más racionales y reducir la procrastinación”, explica.

Mindfulness
@Unsplash

Programa burnout

Ante la importancia de este síndrome, en Petit BamBou han decidido hacerle frente y prevenir posibles recaídas creando un programa con la colaboración de distintas expertas en psiquiatría, psicología y psicoterapia. Entre ellas están Céline Tran y Claire Mizzi, quienes han escrito libros sobre meditación e imparten clases con las que proponen “una ayuda para tomar conciencia y aceptar las dificultades, y así poder desarrollar recursos interiores para estar lo mejor posible. La clave es no interpretar, juzgar ni tratar de obtener. Simplemente aceptar las cosas como son, confiar en nuestra intuición y el respeto de nuestros límites. Olvidar los resultados y acoger lo que se nos presenta”, cuentan. Y es que la finalidad del Mindfulness es orientar, aunque si el problema aumenta lo mejor será acudir a un profesional sanitario que haga un diagnóstico formal.

Temas

EmocionesMindfulnessPsicología

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Mente

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Mente