Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la agamia, el nuevo tipo de relación amorosa sin ataduras que arrasa en España

X
cómo meditar

Meditar no es difícil pero sí es un largo camino hasta que consigues encontrar tus formas./ Pexels.

Meditación

Meditación para principiantes: lo que debes saber para empezar

Meditar es fundamental para nuestra salud tanto física como emocional. Y si esta es la enésima vez que te lo dicen, ya ha llegado el momento de que te pongas a ello. Te damos las claves para hacerlo.

Por María Muñiz Marcelo

31 de enero de 2023 / 18:33

Meditar es todo un arte, esa es la realidad. Y es que, es algo que requiere de mucha constancia y paciencia, y no todos (y me incluyo) hemos sido dotados con esas cualidades. Aún así, cada vez son más las personas que deciden emprender el camino de la meditación por todos los beneficios que esta puede llegar a ofrecer aunque se practique solo cinco minutos al día. Porque, según el experto Dan Harris, en su libro Meditación para escépticos con reticencias, meditar reduce la presión arterial, mejora los niveles de estrés, la depresión y la ansiedad y el sistema inmune y ralentiza el deterioro cerebral. Y, lo más importante, nos ayuda a conectar con nosotros mismos.

Pero sí, no es nada fácil meditar, o más bien, como dice Pablo d’Ors, «no es difícil, lo difícil es querer meditar». Así que, para que por lo menos tengas esa primera parte ganada, aquí te traemos las claves que necesitas para ponerte a meditar. Por algo se empieza.

Fíjate un objetivo

Para querer meditar tiene que haber un porqué. Ya puede ser por necesitar uno de sus beneficios o por querer encontrarnos, por ejemplo. Pero también puede ser que visualices cuando meditas un objetivo personal para el futuro. » Los pequeños retos cumplidos son también pequeñas victorias», dicen en el libro Meditación para urbanitas.

Empieza poco a poco

Roma no se construyó en un día y meditar perfectamente tampoco es cosa de llegar y besar el santo. como recomiendan en el manuscrito de Libros Cúpula, empieza con prácticas de cinco minutos cada día. «Es un momento para ti, y recuerda que no debes rendir cuentas a nadie», señalan. Si al principio no consigues meditar, no te preocupes ni frustres, todo lleva su tiempo y no hay ninguna prisa.

Elige el momento y el lugar

Cualquier momento del día es bueno para meditar, así que elige en el que más cómodo te sientas o en el que más ganas tengas para ello. Desde Meditación para urbanitas recomiendan hacerlo por la mañana: «Estira tu cuerpo y dirígete a tu rincón de paz para empezar la práctica». Y es que, debes meditar siempre en el mismo sitio de la casa, que, poco a poco será tu espacio, donde te sientas cómodo y calmado.

Encuentra tu postura

Para meditar bien, uno de los factores básicos es hacerlo siempre de manera cómoda. Y en esto la postura juega un papel súper importante. Hay distintos tipos de posturas:

  • Tumbado o savasana: Se hace en el suelo y debes tener cuidado de no quedarte dormido.
  • Sentado en una silla: «Asegúrate de que tu espalda esté recta y bien apoyada en el respaldo y de que las plantas de tus pies estén en contacto con el suelo. También deberás tener las piernas alineadas con las caderas y los hombros y la nuca relajados. Las manos deberán estar una sobre la otra, ambas sobre el regazo, con los pulgares en forma de triángulo», señalan en Meditación para urbanitas.
  • De pie: «Puedes colocarte con la espalda recta sosteniendo la columna o bien apoyándola en una pared (al principio). Mantén los pies paralelos a las caderas y relaja los hombros. Deja los brazos y la nuca relajados y concéntrate en la respiración. Cuando te sientas lo bastante seguro como para dejar la pared, apoya el peso de tu cuerpo sobre las plantas de los pies buscando tu centro de equilibrio entre los pies y el suelo pélvico. También puedes mantener las manos con los dedos cruzados en el centro del pecho para proyectar allí un punto de apoyo.»
  • Virasana, «de rodillas y con las nalgas reposando sobre los pies. Coloca las manos sobre los muslos juntando el dedo índice con el pulgar», indican los autores de este libro sobre meditación.
  • Con las piernas cruzadas y sentado directamente sobre el suelo. «Coloca la espalda bien recta y las manos encima de las rodillas o juntas a la altura del vientre», añaden.
  • Siddhasana: «Sentado encima de un cojín, acerca primero un talón al perineo y el otro delante de él, de forma que las piernas queden cruzadas y tengas una buena base. Mantén la espalda recata mientras las manos descansan en los muslos, cerca de las rodillas, y con las palmas de las manos hacia arriba», explican.

Comodidad ante todo

Además de la postura, otro de los requisitos para estar cómodo es la ropa que lleves en el momento de la meditación. «Escoge telas livianas y algodones orgánicos», recomiendan en esta guía para la meditación.

Mejor con los ojos cerrados

Así será mucho más fácil concentrarte y mantener esa concentración, algo vital en lo que es la meditación.

La respiración será tu aliada

Es muy fácil que, a pesar de que cerremos los ojos, nos distraigamos mientras meditamos, sobre todo al principio. «Si te pierdes en pensamientos externos, céntrate en cómo entra el aire en tus pulmones y en cómo sale poco a poco«, cuentan los expertos.

Elige en lo que fijarte

«Visualiza un color o una imagen fija que te relaje, como una gota de agua flotando en un fondo neutro. Sin más elementos. Esto te ayudará a desprenderte de pensamientos externos», señalan, y, por tanto, a concentrarte más y mejor.

Recurre a meditaciones guiadas

Al principio, tratar de llegar solo a conectar mente y cuerpo es demasiado ambicioso. Deja que te ayuden. Acude a las meditaciones guiadas grabadas en Spotify o en Internet. «Selecciona la meditación guiada que más te guste: por la voz de la persona que guía o por los sonidos que utiliza. Empieza con aquella grabación que más te motive», escriben los distintos autores en Meditación para urbanitas.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Chandra BhedanaAmor románticoDormir desnudoGrasa marrónConvertir defectos en virtudes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta