Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo funciona la tiroides: así afecta a tu estado de ánimo y decisiones sin que te des cuenta

X
mejorar-memoria-50

Sólo necesitas seguir unos trucos de experto para sacarle el mayor partido a tu cerebro./ Foto: @nicolekidman.

SALUD MENTAL

Cómo tener mejor memoria a partir de los 50: los trucos fáciles de los neurólogos

La falta de atención, las distracciones y confiar al móvil todo aquello que queremos recordar son letales para la memoria. El neurólogo Richard Restak nos pone sobre la pista de qué debemos hacer.

Por María Corisco

14 de diciembre de 2023 / 14:27

Dicen los neurólogos que uno de los principales motivos de consulta de las personas entre 50 y 65 años es la inquietud acerca de los lapsus de memoria. A medida que uno se hace mayor, van siendo más frecuentes y pueden llevarte a pensar si será algo propio del envejecimiento o si serán los primeros indicios de una enfermedad como el Alzheimer.

Lo más habitual es que estos fallos no indiquen que se está ante el inicio de un cuadro de demencia. Pero, a pesar de que se acepte que el paso del tiempo es un mal aliado para la memoria, hay determinados recursos que se pueden emplear para ejercitarla.

Así lo asegura Richard Restak, neuropsiquiatra, neurólogo y autor estadounidense conocido por sus contribuciones en el campo de la neurociencia y la divulgación científica. Autor de numerosos libros que abordan temas relacionados con la salud cerebral, la memoria y el funcionamiento del cerebro en general, recientemente ha escrito La guía completa de la memoria: la ciencia para fortalecer la mente, en el que ofrece consejos y herramientas para mantener la capacidad de recordar.

TE PUEDE INTERESAR

Y el primer aviso que da es el de que hay que estar atento: “La falta de atención es la principal causa de las dificultades de la memoria”. En este sentido, los neurólogos de la Fundación Pasqual Maragall recuerdan que “poner atención es fundamental para el registro de nueva información. Por ello, evitar fuentes de distracción y poner todos los sentidos en aquello que queremos recordar será parte del éxito de que lo consigamos. Retener las indicaciones que nos dan por teléfono para llegar a un lugar determinado mientras se está pendiente de la televisión, por ejemplo, divide nuestra atención y minimiza las posibilidades de éxito”.

Evita el uso excesivo de la tecnología

Uno de los aspectos más estudiados por Restak es el de cómo se ha dejado en manos de los dispositivos funciones de las que antes se encargaba la memoria. Ya no se recuerdan números de teléfono, ni se aprende el camino a la casa de un amigo, las conexiones del metro o la dirección exacta de un sitio al que se quiere ir. Por eso:

  • No abuses del móvil. Con este consejo, Restak no se refiere a que chatees mucho o pases demasiado rato en redes sociales, sino a que no lo utilices tanto como sustituto de la memoria. Para ello, propone “intentar recordar los teléfonos de nuestros más allegados en vez de ir directamente a la lista de contactos”.
  • Reduce el uso del GPS. Se tiende tanto a confiar en el navegador que no te pones a prueba para ver si recuerdas las calles y caminos para llegar a sitios habituales. “Conduce e intenta ir por la ciudad mientras recuerdas de memoria la ruta”.
  • No te distraigas. El abuso de la tecnología también puede hacer que te desvíes del foco de la tarea que llevas a cabo. De hecho, Restak señala que “actualmente, el mayor freno para la memoria es la distracción”. Estás a varias cosas, consultas el correo mientras ves una película, chateas con un amigo mientras paseas al perro o buscas una canción en la playlist mientras conduces. “Con ello, no te concentras en el momento actual, algo crucial para ir codificando recuerdos”.
OTROS TEMAS WELIFE

Juegos, listas y lecturas

Se ha hablado mucho de cómo algunos juegos, como el ajedrez o el bridge, son muy útiles para la memoria. Pero otros más sencillos pueden ser igual de excelentes. Piensa en juegos de cartas clásicos, o en el mismo dominó, que obliga a los participantes a llevar un recuento de todas las jugadas. A Restak le gusta especialmente uno tan sencillo como el de “20 preguntas”, en el que se debe averiguar una persona, lugar u objeto mediante cuestiones a las que sólo se responde con un sí o sin respuesta. Pero no es lo único que propone el especialista.

  • Repasa la historia. Restak recomienda otro ejercicio muy sencillo: él habla de recordar a todos los presidentes de Estados Unidos por orden cronológico ascendente y descendente. Trata de recordar todas las provincias españolas por orden alfabético, o por su pertenencia a una comunidad u otra. O recordar los países europeos, la lista de presidentes de la democracia (y a qué partido pertenecían) o los ríos de España con sus afluentes. Como volver al colegio.
  • Lee más novelas. Entre los aprendizajes de Restak a lo largo de sus décadas de estudio se encuentra algo curioso: “Las personas, cuando comienzan a tener dificultades de memoria, tienden a pasar a leer libros de no ficción”. Las novelas, indica, requieren un compromiso activo por parte del lector, que debe recordar lo que cada personaje ha hecho y dicho en páginas anteriores.
  • Visualizar las palabras. Cuando recibes una información nueva -por ejemplo, si te presentan a una persona o te indican el nombre de un centro-, un recurso para memorizarlo, señala Restak, es “visualizar la palabra, buscar una imagen que se asocie con ella”. Así lo indican también desde la Fundación Pasqual Maragall, que señala que “asociaciones visuales, aunque puedan parecer extravagantes, a menudo funcionan”. Y ponen el siguiente ejemplo: “Para recordar que la persona que me acaban de presentar se llama Pedro, tal vez el hecho de que tenga una barba gris lo asocie con una piedra. Si busco esta comparativa y me centro un poco en la idea cuando me lo presentan, es probable que la próxima vez que lo vea, su barba me lleve a la piedra y esta palabra a Pedro”.

Son muchas las posibles estrategias, asegura Restak. Si se empieza por prestar atención y no dejar que la memoria se vuelva perezosa, estarás en el camino de consolidar mejor los recuerdos. Y su conclusión es sólida: “El deterioro de la memoria no es inevitable con el envejecimiento”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Masa muscular a los 50DrunchDictadura de la básculaPalabras contra la ansiedadAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta