X
qué es el síndrome del impostor

Foto: Unsplash

PSICOLOGÍA

¿Te sientes un fraude total? A Michelle Obama y otras mentes brillantes también les pasa y se llama ‘síndrome del impostor’

Da igual lo brillante que digan que eres, los logros que te avalen o el puesto que ocupes; en silencio sigues pensando que en realidad eres un fraude y que, tarde o temprano, te van a acabar pillando.

Por Mónica Heras

28 de diciembre de 2021 / 16:08

Cuando escuchas a la mismísima Michelle Obama declarar que, aún de vez en cuando, se sigue sintiendo una impostora, respiras aliviada. Entonces no debe ser tan raro que tú sientas cada día, de camino al trabajo, que ese será el día en el que descubran que eres un verdadero fraude. Esto que te crea ansiedad es completamente normal y se llama síndrome del impostor. Y si aún no te lo crees, te lo contamos con cifras: afecta a un 70% de la población activa.

Este es un rasgo que tiene que ver con la autoestima, y con la autoexigencia y el perfeccionismo. Más allá del puesto, el sueldo o las verdaderas capacidades, quien lo padece siente que no es suficiente y está convencido de que todo es fruto de la suerte, porque cree que es un impostor a punto de ser descubierto.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Las primeras en hablar de este concepto  fueron Pauline Clance y Suzanne Imes, dos psicólogas de la Universidad Estatal de Georgia, que en 1978 decidieron ponerle nombre a lo que ellas, y muchas de sus alumnas, sentían. Pese a haber logrado tener éxito en sus profesiones, les invadía una sensación de inseguridad y miedo, de no sentirse a la altura y no poder cumplir las expectativas de los demás.

El patrón que sigue este rasgo de comportamiento, es el de la autoexigencia. Por muy buenos que sean en sus trabajos, no consiguen interiorizar la sensación de éxito y sienten que todo es fruto de la casualidad. Muchas personas llegan a sentir verdadera angustia ante la posibilidad de ser descubiertos como un fraude. Además, les aterra parecer egocéntricos.

La comparación constante con los demás, es otra de las constantes que definen este síndrome. Se sienten poco merecedores de cualquier logro y tienen claro que sus compañeros son mucho mejores que ellos.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Las mujeres y el síndrome del impostor

Este síndrome afecta tanto a hombres, como mujeres, aunque se ceba más con el sexo femenino. Esto tiene que ver con el papel que la mujer ha ocupado en la sociedad, «donde aún se escuchan ecos de una educación machista en la que a los niños se les enseña a alardear de sus logros y a las a niñas a callarse», como afirma la escritora Valerie Young en su libro ‘The secret thoughts of succesful women’.

Una de las mujeres que confesó sufrir el síndrome del impostor, es Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, quien decidió hablar de su experiencia en su libro ‘Vayamos adelante’. La idea nació a partir de una charla TED en la que se preguntaba por qué hay tan pocas mujeres líderes. Lo más curioso es que alguien como ella se sintió fatal el día que se vio en la lista Forbes como una de las mujeres más influyentes del mundo: «Lejos de sentirme poderosa, me sentí avergonzada y vulnerable».

Muy sorprendente resultó también escuchar a Michelle Obama reconocer que todavía sufre el síndrome del impostor. Sucedió durante una charla en Londres para niñas en riesgo de exclusión social, estaba junto a la escritora Chimamanda Ngozi Adichie y recalcó la importancia de decirlo en voz alta y aprovechó para darnos un consejo:  «He estado en las mesas y comités más poderosos que podáis imaginar. También en ONG, fundaciones, multinacionales, y cumbres del G-20. Tengo un asiento en la ONU. Os aseguro que nadie es tan brillante como aparenta«.

Grandes actrices y cantantes como Kate Winslet, Emma Watson, Tina Fey, Jennifer Lopez o la protagonista de ‘Sex education’, Emma Mackey, también admiten sentirse unas impostoras la mayor parte del tiempo.

¿Qué puedes hacer si te identificas con el síndrome del impostor?

  • Asumir que los fracasos son parte del camino del aprendizaje.
  • No subestimes tus logros. Si estás ahí, algo habrás hecho para conseguirlo.
  • Aprende a recibir los cumplidos. Si te sientes incómodo, guarda silencio y sonríe, pero no te quites mérito.
  • No te compares con los demás.
  • Ayuda a personas con un mejor rango, te sentirás valioso y verás lo mucho que tienes para aportar.
  • Haz una lista de tus virtudes y de los logros que has tenido a la largo de tu vida. Te sorprenderá.
  • Comparte lo que te pasa. No solo ayudará a otros a reconocerse en la misma situación, también te quitará peso de encima cuando veas cuánta gente a tu alrededor se siente igual.
  • Ten una red de apoyo. Poder tener gente que te quiere, que te motive y que te haga ver la cantidad de logros que tienes, es parte importante para superar el síndrome del impostor.
  • Trabaja tu autoestima.
  • Usa herramientas que te ayuden a empoderarte, como las afirmaciones positivas.

Temas

EmocionesPsicología

Otros temas de Mente

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Mente

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Mente

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible