Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
alimentos-plant-based

Los alimentos plant-based son buenos para el medio ambiente, aunque también suponen algunos retos./ Imagen: Unsplash.

Alimentación

¿Son sostenibles los alimentos plant-based? Mitos, verdades y beneficios de las proteínas vegetales

Nos preguntamos si es sostenible la producción del sector de proteínas vegetales, un mercado en auge. Spoiler: hay un reto y algún riesgo.

Por Paka Díaz

2 de mayo de 2023 / 06:30

Muchos expertos consideran que la alimentación plant-based puede mejorar la salud y la sostenibilidad. Quizá por eso, los consumidores cada vez están más abiertos a este mercado. El 64,7% de los españoles considera que los productos plant-based deberían incluirse en las pirámides de nutrición y en los comedores colectivos y los colegios.

Según datos del Observatorio de Consumo de la Alimentación plant-based en España 2022, un tercio de los españoles declara consumir alimentos o bebidas de base vegetal a diario. La mayoría lo hace para cuidar de su salud y porque manifiestan preocupación por el medioambiente, según un estudio elaborado por Vegetales, la asociación de productores de alimentos y bebidas vegetales en España.

Marc Coloma, activista, cofundador y CEO de Heura Foods, una de las marcas más populares de carnes vegetales en nuestro país, resume la popularidad de los productos 100% vegetales en tres motivos: “Porque son cada vez más accesibles, ya no sólo en supermercados, sino en restaurantes. Porque cada vez hay más personas conscientes del impacto negativo de las industrias ganaderas y pesqueras en el planeta. Y, por último, porque hay más información sobre qué comen los animales en las granjas, algo que acabamos por comer nosotros, y porque hay más información acerca de las consecuencias de ciertos hábitos de consumo en nuestra salud”.

Beneficios de los alimentos plant-based para el medioambiente

Para muchas personas, la alimentación plant-based tiene mucho de activismo. Ese es el caso de Coloma, para quien su empresa “comenzó como un movimiento a favor de los derechos de los animales y hacia la protección del medioambiente y de nuestro planeta”. De hecho, este tipo de dieta ayuda a reducir la huella de carbono en un 73%.

Sin embargo, dar voz y ofrecer información sobre el impacto negativo de la industria ganadera (aunque es importante) no era suficiente, y por ello con su socio Bernat Añaños, quiso ir un paso más allá y ser parte del cambio, poder ofrecer a la población una herramienta para unirse a él. “Por eso, decimos que un acto de consumo es un voto con tu tenedor, ya que con lo que pones en tu plato tienes el poder de cambiar el status quo”, asegura Coloma. “La carne vegetal es mucho más eficiente, sostenible y saludable. No tiene colesterol, grasas más saludables como el aceite de oliva, está fortificada con hierro, B12 y otros micronutrientes como Omega 3, y podemos conseguir que la comida que amamos la podamos comer con más frecuencia”, destaca Marc Coloma.

Retos de producción

Pero también hay que tener en cuenta que hay retos en cuanto a la sostenibilidad de la producción de productos alimentarios de origen vegetal. “Uno de los principales desafíos es la dependencia de un número reducido de cultivos. En la actualidad, se centran en la soja, el guisante y el trigo, lo que ejerce presión sobre los suelos y genera un importante volumen de producción de tan solo unos pocos alimentos”, reconocen desde el equipo KM ZERO Food Innovation Hub, la empresa publica Fooduristic, un informe anual sobre las principales tendencias en alimentación.

También subrayan que “es posible hacer este proceso más sostenible ampliando los cultivos utilizados para incluir una mayor variedad de ingredientes. Eso ayudaría a preservar la biodiversidad de los suelos y nos beneficiaría como consumidores”. Por eso, destacan los productos creados con hongos, algas o con técnicas como la fermentación de precisión. Todos generan una huella de carbono muy baja, además de consumir menos recursos.

“También es sencillo incorporar a nuestra alimentación proteínas vegetales sostenibles y saludables a través de las legumbres. Las alubias, lentejas y garbanzos son alimentos muy completos que añaden variedad y nutrientes esenciales a nuestra dieta”, recuerdan.

El futuro de la comida plant-based

Nuestro país no se queda al margen de este floreciente mercado en auge y desarrollo. Según la consultora Nielsen, el mercado de las proteínas vegetales en España ha crecido un 48% y posee un valor estimado de 448 millones de euros. Como destacan desde KM ZERO, “cada vez somos más conscientes de los beneficios de una alimentación variada y del impacto que nuestra forma de alimentarnos tiene en el entorno. Ello nos hace más proclives a incrementar el consumo de proteínas vegetales”.

Del informe Fooduristic’23 se deduce que las proteínas vegetales tendrán un papel cada vez más importante en el futuro. «Además, veremos nuevos desarrollos relacionados con técnicas ancestrales como la fermentación, apoyados en la biotecnología. Su uso hará que lleguen nuevos productos al consumidor”, apuntan desde KM ZERO. Y adelantan que “se están desarrollando métodos de producción que permiten la realización de piezas de carne plant-based más complejas. Como la de impresión 3D, que en España desarrollan empresas como NovaMeat, que ya trabaja con algunos restaurantes”.

Tecnología para más sostenibilidad

Otra tendencia que destaca el hub de alimentación es la creación de productos con proteínas vegetales mediante el uso de la inteligencia artificial (IA). “Con la IA se puede llevar a cabo la formulación y optimización de nuevos productos clean-label. Es decir, con ingredientes que un niño puede comprender. Así como conseguir mejores sabores mediante la combinación de ingredientes vegetales y texturas más cercanas a las de los productos con proteínas tradicionales”, explican.

Eso sí, como recuerda Marc Coloma, activista, cofundador y CEO de Heura Foods, a quienes aún se resisten incluso a probar los alimentos 100% vegetales, “habría que hacerles pensar en las futuras generaciones, en sus hijos o nietos. Darse cuenta del planeta que vamos a dejarles. Que escuchen a los expertos, que lean lo que organizaciones mundiales como FAO o WHO tienen que decir sobre el futuro de los animales”.

Diversidad en la alimentación

Otro de los grandes retos alimentarios, que también tiene que ver con la alimentación plant-based, es que según el Foro Económico Mundial (WEF), el 75% de lo que consumimos en todo el planeta proviene de tan sólo doce variedades vegetales y cinco especies animales. Aunque hay más de 300 mil plantas comestibles en la Tierra, solamente se consumen unas 200. Y el 60 % de las calorías de procedencia vegetal que tomamos vienen del trigo, el arroz y el maíz.

Una falta de diversidad que hace más vulnerable al sistema alimentario, y dificulta el equilibro en un planeta cada vez más poblado. Como recuerda Daniel Ramón, doctor en Biología, profesor de investigación del CSIC, y catedrático de la Universitat de Valencia, “lo grave es que hace 200 años había 880 millones de humanos en este planeta. Hoy hay 8.000 millones, de los que 850 millones pasan hambre. Dentro de 30 años seremos 10.000 millones y el crecimiento se va a producir fundamentalmente en esas regiones geográficas donde hoy ya hay hambre”.

Un planeta superpoblado

Ramón también destaca que “hace 200 años sólo había seis ciudades con más de un millón de habitantes y hoy hay 450. Hemos desplazado los puntos de generación de materia prima de los de consumo”. Además, señala que “en los próximos diez años vamos a perder el diez por ciento de la superficie cultivable actual por erosión, cambio climático o sequía”.

Un panorama muy complejo en el que, para el catedrático, “el problema grave no es si tenemos 12, 27 o 300 variedades vegetales distintas para alimentarnos, sino cómo vamos a generar suficiente materia prima. Para nutrir de una forma sana a esa población en crecimiento, reduciendo drásticamente el impacto ambiental. Este es un problema que requiere menos demagogia y más ciencia y, sobre todo, implicación”.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta