X

@Welifefestival

SOSTENIBILIDAD Y MEDIO AMBIENTE

Jane Goodall: «Sí, todavía hay esperanza para el planeta»

El nombre de Jane Goodall está asociado al de la naturaleza, al del mundo animal. La etóloga tiene un mensaje de esperanza y nos recodó que nuestras acciones diarias son capaces de cambiar el planeta.

Por Mónica Heras

24 de noviembre de 2021 / 17:16

Cuando vemos un chimpancé, inmediatamente nos viene a la cabeza esa mujer que ha compartido su vida con ellos, estudiándolos en medio de la selva y demostrando que tienen personalidad y sentimientos. Su nombre es Jane Goodall y ha sido nombrada una de las 100 personas más influyentes del mundo.

La doctora en etología, a sus 87 años, continúa divulgando el amor por la naturaleza y el medio ambiente, intentando concienciarnos de la importancia de conectar con ella para salvar los increíbles parajes naturales que alberga nuestro planeta.

Durante el encuentro que tuvimos hace unas semanas en Mercedes-EQ Welife Festival, pudimos hablar con ella desde su casa en Inglaterra, donde nos contó cuáles son los principales retos a los que nos enfrentamos como humanidad, el poder que tenemos como colectivo y la importancia de no perder nunca la esperanza.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter para recibir todas las novedades para tu cuidado y bienestar.

Objetivo: un planeta sostenible

El cambio climático no es un tema de moda, se ha convertido en una prioridad. Lo sabemos porque las agendas internacionales de la mayoría de los países, así como los cambios que se suceden en las grandes corporaciones, lo dejan claro. Tenemos que encontrar la forma de reducir el daño que le estamos haciendo a nuestro planeta, antes que sea demasiado tarde.

¿Conoces los objetivos de desarrollo sostenible? Fueron creados en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y recoge un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Estos objetivos deben cumplirse en 2030, aunque muchos ya hablan de que no será posible.

Tanto Goodall como los Estados miembros de las Naciones Unidas concuerdan en un punto esencial, y es que antes de alcanzar un desarrollo sostenible, es necesario erradicar la pobreza del mundo.

La etóloga es consciente de que el principal reto al que se enfrenta la humanidad, es el cambio climático, algo que como especie amenaza nuestro futuro. Sin embargo, para proteger el medio ambiente primero hay que aliviar la pobreza.

Reflexiona: alguien sin recursos va a destrozar su entorno, a talar árboles o a sobre utilizar los terrenos para la agricultura porque necesita alimentar a su familia. Lo mismo sucede en una ciudad, si no tienes demasiados recursos comprarás la comida mas barata que, a su vez, es la que más daña el medioambiente. Cuesta poco porque es de mala calidad y se sustenta en la explotación laboral, entre otras cosas.

La doctora Jane Goodall frente a una cascada en el Parque Nacional de Gombe, en Tanzania
Jane Goodall

¡Tranquilidad! Aún podemos salvar el planeta

Si hay algo que caracteriza a Jane Goodall es su entusiasmo y la energía que transmite. Tanto es así, que para ella el cambio climático tiene un punto positivo. “Aunque es horrible lo que está pasando, el lado bueno es que esto afecta también a las sociedades mas ricas. Ahora los políticos y las empresas, se han dado cuenta de que tiene que ver con todos, y que se deben buscar medidas que ralenticen el proceso.” Como ejemplo nos habló de proteger los bosques, limpiadores naturales del dióxido de carbono, reducir la cantidad de combustibles fósiles que consumimos, proteger a las especies animales…

La lucha puede parecer frustrante, ya que requiere soluciones sistemáticas que vengan desde el gobierno y grandes instituciones, sin embargo, es importante recordar que podemos hacer mucho de manera individual.

Para Goodall, las decisiones que tomamos día a día millones de personas, son las que puede hacer un cambio. La presión del consumidor es cada vez mayor y, a menos que estemos en una situación de pobreza, podemos decidir  qué comprar. Es imprescindible plantearnos cómo y dónde se han hecho las cosas que adquirimos y si el proceso de producción afecta de alguna manera al medio ambiente.

«Si dejamos de comprar aquellos productos que no se han elaborado de manera ética, las corporaciones cambiarán su manera de producirlos». Jane Goodall

Alimentación sostenible para salvar el planeta

La alimentación es un pilar fundamenta a la hora de hacer un cambio significativo en la huella ecológica que dejamos. Jane fue vegetariana y después decidió hacerse vegana, si quieres saber más sobre este tipo de alimentación, no te pierdas nuestro artículo.

Para ella, la agricultura y la ganadería industrial son un terrible problema. Hemos creado campos inmensos de monocultivos, los cuales necesitan herbicidas y plaguicidas que van destruyendo la tierra. Mientras que millones de animales están en granjas fabricas, crueles y poco sostenibles. Los animales necesitan pienso y para hacérselos llegar se utilizan combustible fósiles.

Por otro lado, la sequía comienza a ser un tema preocupante y la alimentación animal necesita grandes cantidades de agua. Se estima que en 2025 alrededor de 1800 millones de personas podrían vivir una escasez absoluta de agua. En 2045 podrían ser 135 millones de personas.

Un mensaje de esperanza

El entusiasmo de Jane es admirable, por lo que quisimos saber cómo hace para mantenerse siempre activa. Nos contó que desde la pandemia sigue hablando a todo el mundo desde su casa en Inglaterra. Al principio se sintió muy frustrada al tener que cancelar sus viajes, pero luego se dio cuenta de que podía seguir trabajando y aún más. Actualmente puede dar conferencias virtuales, y ha conseguido llegar a millones de personas a lo largo del planeta desde que dejó de viajar.

Para Goodall la motivación llega de la importancia que tiene para ella el bienestar del medioambiente, el de los animales y el de los niños. Afirma que está en este mundo con un mensaje, es obstinada y seguirá luchando por una justicia ambiental y humana. Dice que tiene la responsabilidad de mantener y transmitir la esperanza, de lo contrario seria el final. Si no piensas que tus acciones van a hacer un cambio, dejas de intentarlo.

Una de las mayores aportaciones que he hecho es el Instituto Jane Goodall, fundado en 1976. Se llena de orgullo al reconocer que fue capaz de conseguir que los científicos entendieran que los seres humanos no somos los únicos con personalidad y sentimientos. Los animales también pueden sentir miedo. Al pensar en esas factorías granjas con millones de animales maltratados, o en aquellos que son capturados y enviados lejos de sus territorios, se horroriza. Su sufrimiento es inimaginable; cuando de verdad entendamos esto, las cosas van a cambiar.

«Eso es por lo que me gustaría que me recordaran, por haber ayudado a que las personas entiendan la naturaleza de los animales.»

Por último, nos dejó un mensaje lleno de amor y esperanza, apuntando que cada uno de nosotros tenemos un impacto directo en el medio ambiente, y cada día debemos intentar mejorar la huella ecológica que dejamos. Y tratar a los animales con respeto.

Como personas no podemos hacer mucho, pero de manera colectiva, tomando elecciones éticas, se puede cambiar el mundo. Todos somos capaces de plantar árboles, o de comprar alimentos orgánicos, hay tantas cosas que pueden ayudar al planeta a recuperarse del daño que le hemos hecho.

¿Quieres saber más sobre sostenibilidad?

Newsletter Welife

Temas

MedioambienteMercedes-EQ Welife Festival

Welife hoy

PROCESADOS BUENOSHÁBITOS PARA ADELGAZARSEXO Y MENOPAUSIADIETA ANTI ESTRÉS

Otros temas de Sostenibilidad

Welife hoy

PROCESADOS BUENOSHÁBITOS PARA ADELGAZARSEXO Y MENOPAUSIADIETA ANTI ESTRÉS

Otros temas de Sostenibilidad