Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

La espuma no indica que el champú lave más o menos el pelo./ Foto: Pexels.

Belleza

Que tu champú haga espuma no quiere decir que lave mejor tu pelo: solo así puedes saber si está limpio

Relacionamos una cantidad generosa de burbujas con una melena impoluta, pero el grado de limpieza no es proporcional.

Por Silvia Capafons

21 de marzo de 2024 / 13:30

Aquello de hacer mucha espuma al lavarse el pelo para que esté ultra limpio de unas décadas atrás no tiene base científica, por más que relacionemos una cantidad ingente de burbujas con la máxima limpieza. Sí, sabemos que la espuma es cosméticamente placentera, pero esa es otra cuestión.

Lo primero es entender porqué un champú la fabrica, y lo explica la dermatóloga del Grupo de Estética y Terapéutica GEDET y tricólgoa Ángela Hermosa. “Se trata de un conjunto de burbujas de aire y líquido unidas entre sí. La capacidad de un determinado champú para producirla depende de sus ingredientes, y también de las propiedades del agua con la que se mezcle ese champú, ya que la formación de burbujas, es decir, la capacidad que tiene el agua para atrapar al aire cuando se mezcla con el champú, depende de la tensión superficial de dicha agua”.

Así, el agua dura (la que tiene mucha cal), por ejemplo, hace menos espuma. Si nos vamos al champú, ¿cuáles son los ingredientes que la producen? Los detergentes o surfactantes tensioactivos, porque modifican dicha tensión superficial.

TE PUEDE INTERESAR

Para limpiar bien el pelo se necesita un poco de espuma

Estos surfactantes sí tienen una misión imprescindible: “Logran que la suciedad (formada por el sebo que se produce en las glándulas sebáceas, las células muertas de la piel que se van descamando, y partículas de suciedad que provienen del exterior del organismo) que se acumula en el cuero cabelludo se pueda disolver bien, ya que no es soluble en agua”, dice la dermatóloga.

Por eso, para que un champú limpie bien, algo de espuma debe producir, “pero la cantidad de espuma no es proporcional a su capacidad de limpieza y por tanto espuma y limpieza no son sinónimos”, aclara la Dra. Hermosa.

Si es mucha, engaña

Está claro que si sale mucha cantidad, la sensación es mucho más agradable, pero paradójicamente, puede que lave peor la melena. Y esto ocurre porque al dar la falsa sensación de limpieza, se puede no manipular bien el pelo a la hora de lavarlo y, por tanto, no arrastrar mecánicamente la suciedad. Vamos, que como sale tanto jabón movemos las manos un poquito y ya estaría. Es decir, te quedarías corto.

Por otro lado, cuando hay mucha espuma el cuero cabelludo puede sufrir. En este caso podría haber una cantidad muy alta de surfactantes y se podría retirar el exceso de sebo que las glándulas producen para proteger a la piel y al cabello y producir así sequedad, irritación de la piel, encrespamiento o electricidad estática.

Los sulfatos no tienen por qué ser malos

En los últimos años les ha caído la del pulpo. Vamos, que parece que cualquier champú que los incluya es malo. Los sulfatos son, como dice la Dra. Hermosa, “un tipo de surfactantes que a menudo se encuentran en numerosos productos de higiene personal, incluidos los champús. Son uno de los ingredientes más usados como detergentes y por tanto, confieren a estos productos la capacidad de hacer espuma. Sin embargo, existen diferentes tipos de surfactantes con distinta potencia detergente y por tanto distinta capacidad de limpieza y de generar espuma”.

En realidad, «sin sulfatos» no equivale a sin tensioactivos, es decir que el producto tendrá otros surfactantes que hagan su trabajo, aunque podría ser que limpien un poco menos.

OTROS TEMAS WELIFE

Qué cantidad de champú usar

En definitiva, si notas que el champú no hace mucha espuma, a veces aprietas el envase para que salga una cantidad más generosa de lo normal, porque piensas que si pones más, limpiará mejor. Pero lo único que se conseguirá es desaprovechar producto y eternizar el aclarado.

La dosis exacta y adecuada sería el tamaño de una nuez para las melenas largas, y de una avellana en el caso de media melena o pelo corto”, aconseja Teresa Climent, farmacéutica y Technical Manager de Nuggela & Sulé.

Lo que sí recomienda esta experta es dar dos «champunadas»: “La primera, como gesto de limpieza para retirar la suciedad y la segunda, como gesto cosmético para que el cabello se beneficie de los activos del champú”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta