Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
falta-orgasmos

La falta de orgasmos puede darse por diferentes motivos que no podemos controlar./ Imagen: D.R. (And Just Like That).

Cuerpo

¿Por qué no tengo orgasmos? Todo lo que puedes hacer para disfrutar (bien) de tu sexualidad

Existen diversas causas, tanto psicológicas como fisiológicas, para que una mujer tenga dificultad o incluso incapacidad de alcanzar el orgasmo.

Por Sara Flamenco

6 de septiembre de 2023 / 12:27

La anorgasmia, o trastorno orgásmico femenino (TOF), es el término que designa la incapacidad para alcanzar el orgasmo o una reducción significativa en su frecuencia o intensidad a pesar de tener estimulación y excitación sexual. La anorgasmia ocurre cuando hay una marcada reducción en la intensidad o frecuencia de los orgasmos durante al menos seis meses, lo que puede llegar a causar una angustia significativa. Cuando la dificultad para alcanzarlo es constante, puede diagnosticarse un trastorno orgásmico femenino.

Si bien puede darse tanto en hombres como en mujeres, es mucho más común en estas últimas. De hecho, mientras las estimaciones indican que la anorgasmia afecta a menos del 1% de los hombres, según un estudio titulado Evaluación y tratamiento de la anorgasmia femenina, publicado en la Revista internacional de Andrología, su incidencia entre las mujeres españolas sería de hasta el 40%. Y todavía hay más: según el 9º barómetro Los jóvenes y el sexo, realizado por la empresa de productos sexuales Control, más del 60% de las mujeres en nuestro país reconoce tener dificultades para alcanzar el orgasmo.

Tipos de anorgasmia

  1. Anorgasmia primaria: se da en aquellas mujeres que nunca han alcanzado un orgasmo. Existen mujeres que no están seguras de haberlo experimentado jamás, aunque haberlo vivido alguna vez suele despejar las dudas acerca de cuándo se alcanza el clímax.
  2. Anorgasmia secundaria o adquirida: afecta a mujeres que en una época de sus vidas pudieron alcanzar el orgasmo pero ahora tienen dificultades de llegar al clímax.
  3. Anorgasmia relativa: cuando la dificultad para alcanzar el clímax sólo ocurre en determinadas situaciones, como por ejemplo el coito, pero se consigue en otras, como en la masturbación.
  4. Anorgasmia absoluta: se da cuando la mujer no consigue el orgasmo mediante ningún tipo de estimulación.
TE PUEDE INTERESAR

Causas psicológicas de la anorgasmia

El orgasmo es un proceso psicológico y fisiológico complejo. Rara vez existe una única causa de anorgasmia y hay muchos factores potenciales que pueden impedir que una persona alcance el orgasmo de forma constante o con una intensidad satisfactoria. A menudo, estas causas son psicológicas, por lo que una terapia con un profesional de la salud mental puede ayudarnos. Estas son las posibles causas psicológicas:

  1. Estrés: los elevados índices de estrés a los que nos vemos sometidos en nuestro día a día conspiran contra el deseo sexual y la consecución del orgasmo. Además, otros trastornos de la salud mental como la ansiedad o la depresión pueden directamente imposibilitarlo.
  2. Ansiedad anticipatoria: según un artículo de la psiquiatra y sexóloga María del Carmen Vizcaíno Alonso, la ansiedad asociada a la expectativa del orgasmo y el intento de controlarlo puede influir negativamente en la consecución del mismo. ¿Esto qué quiere decir? Que el propio nerviosismo ante la dificultad de lograr un orgasmo puede ser la razón misma por la cual no consigas llegar al clímax.
  3. Rasgos de la personalidad: existen ciertos rasgos de la personalidad como la vergüenza o el miedo a dejarse llevar que influyen negativamente en este tema. Pero también pueden ser otros temas más profundos, como las propias creencias religiosas, que pueden llegar incluso a generar culpa ante el propio placer.
  4. Trauma: este es un tema más problemático que debe ser tratado por un profesional de la salud mental. Nuestra propia historia personal puede ser una posible fuente de problemas si han existido experiencias traumáticas como abusos o maltrato o incluso otras patologías como una imagen negativa de nuestro propio cuerpo (como los trastornos de conducta alimentaria o TCA).
  5. Problemas de pareja: la dificultad para alcanzar el orgasmo también puede deberse a problemas en la relación de pareja. Falta de comunicación, ausencia de confianza a causa de infidelidades, vergüenza de expresar lo que necesitas… En estos casos, hablaríamos de una anorgasmia secundaria o adquirida.

Causas físicas o fisiológicas de la anorgasmia

Aunque los psicológicos son los más relevantes, también hay motivos físicos o fisiológicos que pueden dar lugar a la anorgasmia.

  1. Ciertos fármacos: los antidepresivos pueden dificultar conseguir el orgasmo. Más concretamente, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Además, antihistamínicos, medicación para la tensión arterial y otros pueden generar el mismo efecto.
  2. Problemas físicos: el problema puede derivar de una afección en los genitales o en otra parte del cuerpo relacionada con la respuesta sexual, como los músculos del suelo pélvico. Intervenciones como la histerectomía o cirugías para tratar el cáncer también pueden incidir sobre la respuesta a los estímulos sexuales.
  3. Consumo de sustancias: el consumo excesivo de tabaco, alcohol u otras sustancias también puede dificultar el orgasmo.
  4. Enfermedades: lo mismo sucede con enfermedades más graves, como por ejemplo el párkinson o la esclerosis múltiple; o como resultado del envejecimiento natural del organismo.
La falta de orgasmos afecta a un 40% de las mujeres./ Imagen: Freepik.

¿Qué es la multiorgasmia?

Desde el lado contrario también podemos hablar de la multiorgasmia como la capacidad de tener orgasmos consecutivos, es decir, repetidamente. Podemos hablar de dos tipos, según el estudio Human sexual response, de Little & Brown:

  1. Secuenciales (Status orgasmus): se refieren a experiencias orgásmicas repetidas u orgasmos prolongados entre 20 y 60 segundos.
  2. Repetidos (o múltiples): se refieren a una serie de orgasmos separados por períodos de descanso durante los cuales la excitación sexual no disminuye por debajo del nivel de meseta.
OTROS TEMAS WELIFE

Las claves para alcanzar los multiorgasmos

Lo primero para conseguir llegar al orgasmo o incluso alcanzar los orgasmos múltiples es aprender a conocer el cuerpo y sus respectivas zonas erógenas, es decir, que producen excitación sexual o son sensibles a ella. Los expertos establecen varias pautas para conseguirlo:

  1. Masturbación: según un estudio publicado por la Revista de Urología Colombiana, un 43,6% de las participantes admitieron fingir orgasmos para beneficiar a la pareja. Si tienes un problema de anorgasmia, la masturbación puede ser un buen comienzo ya que es posible conocer las zonas y movimientos que necesitas para llegar al clímax.
  2. Abrir la mente: adoptar una actitud abierta en torno al sexo abre un sinfín de posibilidades para disfrutar al máximo la sexualidad.
  3. Hacer ejercicio: según un estudio publicado por la Revista Terapia Sexual y Relacional, el ejercicio influye en el apetito sexual. De hecho, esta investigación asegura que los ejercicios más comunes para inducir el orgasmo son los abdominales, escalar y levantar pesas.
  4. Imaginación: la creatividad a la hora de tener relaciones sexuales es un punto a favor para tener orgasmos múltiples, puesto que el placer reside en el cerebro.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta