Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
ciclo-menstrual-priductividad

Conocer tu ciclo menstrual puede ayudarte a vivir mejor en muchos sentidos./ Unsplash.

Salud hormonal

Aprende a controlar tu ciclo menstrual para ser más productiva: así funciona tu creatividad en cada fase hormonal

Conocer las fases por las que pasas en la menstruación y cómo te puede afectar cada una de ellas ayuda a mejorar tu creatividad y tu productividad, mientras te cuidas y disfrutas más de la vida.

Por Paka Díaz

1 de marzo de 2023 / 12:58

Durante más de 15 años, por la consulta de Yolanda García han pasado todo tipo de mujeres. Psicóloga y naturópata especializada en salud femenina, les ayuda a reconectar con su salud y respecto a sus ciclos, algo que no todas conocemos y que convendría tener en cuenta. “El ciclo menstrual es una herramienta de autoconocimiento y autogestión muy poderosa”, confirma Yolanda García. Además, reconoce: “en mi consulta empiezo siempre preguntando a mis pacientes en qué momento del ciclo se encuentran, así sé que estarán más receptivas a un tipo de trabajo u otro”.

De toda esa experiencia ha escrito Soy mujer y estas son mis reglas. Una guía para sacar partido a tu naturaleza cíclica (Grijalbo). Un manual muy recomendable para cualquier mujer interesada en conocerse mejor, conocer las fases de su ciclo menstrual y en poner el foco en su sistema hormonal. “Me encanta enseñar a las mujeres a hacer un seguimiento de su ciclo y que descubran que hay situaciones que se repiten”, admite.

Cómo eres en cada fase menstrual

“Por ejemplo, al final de la fase lútea, antes de la menstruación, es más probable que tengas pequeñas discusiones con tu pareja, que pienses que el mundo conspirar en tu contra o aparecerá el monstruo de las galletas que te incitará a tomar azúcar», explica la experta.

«En cambio, en la fase cercana a la ovulación aumentará la libido, te sientes una diosa poderosa que se come el mundo y tienes más ganas de socializar”, añade.

Conocer tus ciclos, subraya, “te ayuda a entenderte más y también a entender a tus amigas, hijas, madres, compañeras…” Por eso, García recomienda, sin dudar, “investigar nuestra naturaleza cíclica y entender las dificultades que representa vivir en un mundo construido con una estructura lineal donde ha habido poco espacio e interés en nuestro diseño”.

Cronobiología humana: ritmos diversos

A lo que se refiere la psicóloga es a que nuestra sociedad está construida sin tener en cuenta los ritmos propios de las mujeres. Para entenderlo, hay que saber que la cronobiología humana incluye tres tipos de ritmos: circadiano –que se repite cada veinticuatro horas–, ultradiano –de frecuencia muy corta, muchas veces automático– e infradiano –sigue el calendario, pero con duración mayor a un día–.

“Cada uno de los ritmos influye en todas las áreas del cuerpo, incluyendo las emocionales, las espirituales y las cognitivas”, explica García. “Si los conoces y los respetas, pueden suponer una enorme ventaja en tu productividad y tu felicidad. Vivir fluyendo con los ciclos es como salir a navegar con el viento a favor: el viaje es más fácil y agradable”.

Ella recomienda respetar los ritmos circadianos, “son la base de tu salud hormonal”, apunta. Por eso, siempre que puedas, aconseja exponerte a la luz del amanecer y la del atardecer. Pero, en concreto, destaca el ritmo infradiano vinculado al ciclo menstrual. “En el ser humano es un ritmo exclusivamente femenino y nos influye de una manera incluso más intensa y más desconocida que los anteriores”, explica García.

El ritmo infradiano

“El ritmo infradiano es una herramienta increíble. Pero el mundo laboral suele estar constituido con un ritmo circadiano, excepto para los trabajos a turnos. La máxima actividad se concentra por las mañanas de lunes a viernes en un patrón lineal, el subyacente a la naturaleza masculina”, señala García.

“Por las mañanas, los hombres tienen un pico de cortisol y testosterona que les aporta la fuerza para tener mucha energía matutina, ir al gimnasio y ser muy efectivos en el trabajo. A mediodía, la testosterona baja, y los estrógenos se hacen más visibles, un buen momento para disfrutar de las comidas de negocios o con los compañeros. La testosterona sigue disminuyendo al final de la tarde y los predispone a bajar el ritmo y a prepararse para el descanso”, explica.

Sin embargo, la experta advierte de que “nosotras, además de mirar el reloj, necesitamos mirar el calendario porque en nuestro diseño está el ritmo infradiano, que es mayor de 24 horas, y no estamos igual cada día”. Por eso, recomienda “seguir una agenda cíclica”, ya que “si conoces la energía disponible de cada fase puedes sacar máximo partido a tu naturaleza y vivir con menos esfuerzo”.

Conocer el patrón de tus hormonas

La experta en salud femenina indica que sería necesario conocer cómo “nuestras hormonas varían siguiendo un patrón cíclico y generan cambios en todos los sistemas de nuestro cuerpo, no sólo en el reproductor”. Así, explica a grandes rasgos los cambios que vivimos según la fase del ciclo menstrual en la que estemos:

En la primera fase, predominan los estrógenos y por eso nos sentimos con ganas de socializar. Tenemos más energía porque estimulan el sistema nervioso y nos apetece más hacer ejercicio. Aguantamos mejor las horas extra y tenemos mayor facilidad verbal. Se activa el metabolismo y eso hace que sea más fácil hacer dieta o perder peso. También regulan la producción de colágeno, así que nuestra piel está más elástica y tersa. El sistema inmune está también más alerta y enfermamos menos”.

En la segunda, tras la ovulación, la progesterona toma el relevo y despliega sus efectos. Aumenta la temperatura corporal y algunas mujeres creen erróneamente que tienen febrícula. Es inhibidora del sistema nervioso por lo que estamos más relajadas, disminuyen las ganas de actividad y toleramos peor los ambientes estimulantes. Nos apetece una vida tranquila y tenemos tendencia a la reflexión. Nuestro sistema inmune está menos vigilante y es más fácil que haya pequeñas infecciones víricas. Cada mes es como si pasáramos por todas las estaciones en un sólo mes y cada fase tiene unos efectos en nuestros sistemas”.

Cómo sincronizar tu ritmo infradiano

Si tienes en cuenta tu ritmo infradiano y te sincronizas con él al planificar tu trabajo y, también, tus salidas de fiesta y celebraciones, puedes conseguir mejorar tu creatividad, productividad y descanso. O sea, dar más de ti misma, pero cuidándote al mismo tiempo y aprovechando tus fases para potenciar las habilidades que destacan en cada una de ellas. Estas son algunas de las recomendaciones que da Yolanda García al respecto:

Averigua en qué fase estás y márcate un calendario.
Planifica en lo posible tu trabajo, viajes y eventos, para aprovechar en lo que eres más potente en cada una de tus fases: Intenta concentra las tareas laborales más difíciles e intensas en la fase folicular y en la ovulación. En la fase lútea y durante la menstruación, trata de relajar tu agenda en lo posible.

No olvides compartir todo lo que vas aprendiendo de tus ciclos con otras mujeres, hay mucho que contar y nos sirve para mejorar todas. Y si llevas un equipo, ten en cuenta en lo posible los ciclos de tus colaboradoras.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta