Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la autovalía y cómo te ayuda a mejorar tu autoestima para que te pasen cosas buenas en la vida

X
lavar-vagina-menopausia

Mujer al salir de la bañera./ Imagen: Pexels.

Salud hormonal

Así es la higiene íntima que tienes que mantener en la menopausia (y te va a sorprender)

Si te preguntas cuál es el mejor gel íntimo para la menopausia, puede que te sorprenda la respuesta: ninguno. No se trata de que no debas usarlos, es solo que el agua del grifo va a ser tu mejor aliada.

Por María Corisco

10 de julio de 2023 / 14:51

Con la llegada de la menopausia, es frecuente que te puedan entrar dudas o preocupaciones acerca de los cuidados de tu zona genital. Y, entre esos cuidados, se incluye la higiene. En un momento en el que hay más sequedad o riesgo de irritaciones, puede que pienses que ha llegado el momento de usar un gel íntimo debido a la menopausia, y que te propongas hacer un estudio de mercado entre tus amigas para saber cuál es el mejor de todos.

Pues bien, lo cierto es que todo es mucho más sencillo. En cualquier etapa de la vida de la mujer, y eso incluye la menopausia, la primera recomendación es que “la vagina no se lava, se limpia sola», explica la ginecóloga Miriam Al Adib, directora de Cínicas MiriamGine y autora de Hablemos de vaginas. Salud sexual femenina desde una perspectiva global. «Es algo que muchas mujeres no saben, y cometen el error de hacer duchas vaginales utilizando agua u otros líquidos a través de una boquilla o una pera de goma. Aunque piensen que son beneficiosas para la higiene íntima, en realidad pueden ser perjudiciales para la salud vaginal”.

Los peligros de las duchas vaginales como parte de la higiene íntima

Son varias las razones por las que se desaconseja hacer duchas vaginales:

  • Desequilibrio del pH. La vagina tiene un pH ligeramente ácido y está poblada por una gran variedad de bacterias beneficiosas que conforman un ecosistema saludable. Las duchas vaginales pueden alterar este equilibrio natural y eliminar las bacterias que más nos interesan y que actúan como barrera de protección, lo que puede dar lugar a infecciones vaginales, como la vaginosis bacteriana o las micosis.
  • Irritación y sequedad. Las duchas vaginales pueden irritar la delicada mucosa vaginal y provocar sequedad. Esto puede generar incomodidad, picazón y enrojecimiento.
  • Agravamiento de problemas existentes. Si ya se tiene una infección de transmisión sexual, las duchas vaginales pueden empeorar la situación. Las duchas también pueden enmascarar el olor o los síntomas de una infección u otro problema de salud subyacente. En lugar de utilizarlas, es importante buscar tratamiento médico adecuado.

¿Cómo y con qué debes lavarte?

La vagina es un órgano autolimpiante, por lo que es mejor dejar que por sí misma se regule en los aspectos de higiene. Es importante desterrar esa idea de que el flujo vaginal es algo «sucio»; en realidad, ayuda a mantener la vagina sana. La doctora Ad Alib insiste en el mensaje: “Solo se lavan los genitales externos. La vagina se limpia sola”.

En cuanto a los productos para lavar la vulva, en los últimos años han salido al mercado una gran variedad de productos específicos para esta zona. En principio, asegura, la doctora, “son innecesarios, el agua es suficiente para mantenerla limpia. Mi consejo es que se utilice el jabón para la zona anal y perianal, y luego únicamente agua”.

Es posible, reconoce, que no usar jabón te genere inseguridad. “Es algo que tenemos muy interiorizado, parece que sentimos que si no nos damos algún producto de higiene vamos a estar «sucias», y no es así. De todas formas, si una mujer quiere utilizar jabón, no hay grandes diferencias entre unos y otros. Si no se quiere gastar mucho dinero, y se siente cómoda utilizando el gel de la ducha -aunque sea uno de supermercado-, no hay ningún problema”.

La clave va a estar, asegura, en estar atenta a cualquier señal de escozor, pico o irritación. “Ese es el termostato: si notas que no le va bien a tu piel y a tus mucosas, no lo utilices”. Con respecto a los productos específicos, como el gel íntimo, su consejo es el sentido común: “Hay una oferta tan grande que parece que, si no usas uno en concreto, no vas a estar protegida. Está claro que un gel íntimo, diseñado para esta zona, va a ser especialmente cuidadoso con las mucosas y con la piel tan delicada de esta zona. Por tanto, si lo utilizas, genial. Pero no es necesario”.

Si, finalmente, optas por elegir un gel íntimo y dudas acerca de cuál será mejor, tan solo debes comprobar que esté dermatológicamente testado. El hecho de que lo vayan a vender en farmacia ya te va a proporcionar una garantía extra (aunque no significa que aquello que se vende fuera de la farmacia no haya pasado los controles pertinentes).

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Sistema 7-38-55Elsa PatakyFatiga mentalDormir bien rejuveneceBurrata

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta