Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la agamia, el nuevo tipo de relación amorosa sin ataduras que arrasa en España

X
sexo-menopauisa

El deseo sexual en la menopausia puede disminuir no solo por causas físicas, sino también emocionales./ Imagen: D.R.

Salud hormonal

Sexo en la menopausia: por qué se pierde el deseo con los cambios hormonales (y cómo recuperarlo)

¿Por qué deja de apetecer el sexo en la menopausia? ¿Es un problema físico o emocional? Te contamos qué papel juegan las hormonas, la pareja y la crisis de la mediana edad.

Por María Corisco

20 de junio de 2023 / 10:51

El sexo en la menopausia es uno de los muchos aspectos de la vida de una mujer que se pueden ver alterados por el descenso hormonal que conlleva. Para algunas mujeres, los cambios físicos y los vaivenes emocionales que se suceden en esta etapa pueden ser problemáticos e inhibir su deseo. Para otras, en cambio, la tranquilidad de que no están en riesgo de quedarse embarazadas supone una auténtica liberación.

“No hay una forma única o correcta de vivir la sexualidad tras la menopausia”, explica Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS). “Mi experiencia es que se vive de manera diferente según la generación y según el momento sociocultural donde se encuentre la mujer. Cuando empecé en ginecología, hace ya muchos años, la sensación general era de alivio porque en las relaciones sexuales desaparecía el miedo al embarazo. Las cosas han ido cambiando y hoy nos hacemos más eco de los síntomas y de todo aquello que nos pueda quitar confort”.

Por qué disminuye el deseo sexual en la menopausia

La menopausia, apunta la experta, “es una crisis evolutiva. No es solo que las hormonas desaparezcan o que pueda haber sofocos y malestar; tiene también que ver con una fase importante de introspección donde la mujer mira hacia dentro, hace balance de su vida y puede estar en números rojos”. No es raro que, en este contexto, la sexualidad femenina se resienta: “El cuerpo de la mujer (y toda ella) está menos centrado en la actividad sexual. Ante una crisis evolutiva, tienes que hacer una reestructuración de la pareja, aparecen las conversaciones incómodas, la respuesta sexual puede cambiar, hacerse más lenta…”

Es importante abordar el papel que juega la propia relación en este descenso del deseo. Es habitual encontrarnos a mujeres que sentían haber perdido interés por las relaciones sexuales y que, ante la aparición de una nueva pareja, vuelven a tener el ímpetu de la adolescencia. ¿Es, entonces, un problema provocado por el hastío, por la cotidianeidad? Según Molero, “el tiempo de duración de la pareja no tiene por qué ser un detonante del deseo. Hay mujeres capaces de sentir, de centrarse en las emociones, de desear”.

Una pareja de largo recorrido, continua, puede ser aburrida… o no. “Los estudios nos hablan de la complicidad corporal, de dejarse llevar: ya no hay nada que demostrar, solo se trata de disfrutar”. En este sentido, apunta el concepto de «couple pause», una parada para hacer un abordaje integral de la pareja que incluya también al compañero. “Ellos no tienen una disminución hormonal tan brusca, pero también experimentan cambios con la edad y viven la incertidumbre de no saber qué está pasando, se pueden sentir inseguros si ella no responde, etc.”

Factores que afectan al deseo sexual en la menopausia

Pero no es solo una cuestión emocional. El IV Gran Estudio sobre la Menopausia revela que el 44,2% de las mujeres menopáusicas dice tener problemas relacionados con la sexualidad. Entre estas alteraciones, las encuestadas destacan como causas la falta de deseo (83,2%), la disminución de la libido (73,8%), las molestias en las relaciones (53,2%) y la poca frecuencia en las relaciones (44,8%).

Las molestias en las relaciones, de las que raras veces se habla en voz alta, son muy frecuentes en esta etapa de la vida: se estima que una de cada dos mujeres sufre sequedad vaginal asociada a la menopausia. Es uno de los efectos del conocido como síndrome genitourinario, un trastorno provocado por la caída de las hormonas femeninas que puede provocar una atrofia en la disminución de la lubricación, así como dolor en las relaciones sexuales. No es de extrañar que el deseo brille por su ausencia.

Y hay otro factor con capacidad para dinamitar la vida sexual en la menopausia, aunque a menudo se minimiza. Es el estrés. Tal y como señala este trabajo de investigación británico, “un descenso en la libido es una queja muy común en la menopausia. Hay muchos estudios observacionales que muestran la influencia de factores estresantes en la mediana edad, por ejemplo, padres ancianos, hijos adolescentes, problemas matrimoniales, cambio de imagen corporal, cambio de papel en la familia, salud general y estado físico”.

Aparece, así, el factor de la incomodidad con nuestra desnudez, tan habitual en esta etapa. El cuerpo se tiene que adaptar ante el descenso de hormonas femeninas, y una manera de adaptarse es mediante la formación de la grasa abdominal. Esta tendencia a ganar peso es, para muchas mujeres, un freno para el deseo y un bajón para la autoestima. Como explica Francisca Molero, “nos imponen cánones y estereotipos de belleza que pueden llevar a que rechacemos nuestro aspecto y, con ello, nuestra sexualidad”.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Chandra BhedanaAmor románticoDormir desnudoGrasa marrónConvertir defectos en virtudes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta