Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS He estado en los campos de lavanda donde nacen los pefumes más relajantes

X
menopausia-masculina

Los hombres también sufren cambios hormonales y este se llama andropausia./ Imagen: Pexels.

Salud hormonal

¿Los hombres pueden tener la menopausia? Cuál es el término correcto que define sus cambios hormonales

Andropausia es el término con el que popularmente se describen los cambios hormonales que experimentan los hombres a medida que envejecen. Te contamos en qué consisten.

Por María Corisco

21 de junio de 2023 / 14:24

Menopausia significa «cese de la menstruación». Por tanto, no podemos decir que los hombres tengan menopausia, pero sí es cierto que, con el paso de los años, ellos también experimentan una serie de cambios hormonales. Si en las mujeres el principal es el descenso de los estrógenos, en el varón hablamos de la disminución de los niveles de testosterona, la hormona masculina por excelencia. A este proceso se le llama coloquialmente andropausia, aunque su nombre médico es hipogonadismo masculino o Síndrome de Déficit de Testosterona en el Envejecimiento Masculino (ADAM, por sus siglas en inglés), y se produce de forma mucho más gradual que la menopausia en la mujer.

La testosterona desempeña un papel crucial en el desarrollo y mantenimiento de características sexuales masculinas, así como en el funcionamiento sexual, la masa muscular, la densidad ósea y el estado de ánimo. A medida que los hombres envejecen, los niveles de testosterona van disminuyendo gradualmente. Pero, mientras la totalidad de las mujeres dejan de menstruar y, por tanto, tienen la menopausia, no todos los varones van a sufrir síntomas por la disminución de la testosterona.

Síntomas de la menopausia masculina

Entre los síntomas más habituales de esta mal llamada «menopausia masculina» encontramos la reducción del deseo sexual, los problemas de erección, el aumento de grasa corporal, la disminución de la densidad ósea, cambios de humor e irritabilidad y dificultades de concentración.

Es importante dejar claro que no todos los hombres experimentan estos síntomas y que la progresión de este proceso natural suele ser mucho menos abrupta que la menopausia en la mujer, excepto en los casos en los que se debe al tratamiento para el cáncer de próstata. En estas situaciones, el déficit de testosterona se produce de manera brusca y es preciso recurrir a la terapia de suplementación hormonal.

Problemas con el estado de ánimo

El papel que juegan las hormonas sobre el estado de ánimo es sobradamente conocido por la mayoría de las mujeres. Pero también los hombres sufren estos altibajos asociados al envejecimiento. Esto se conoce como síndrome de irritabilidad masculina, y sus rasgos distintivos son: exagerada sensibilidad, frustración, angustia e incluso cólera. Estos sentimientos pueden conducir a cuadros depresivos, especialmente entre aquellos varones mayores de 50 años que estén sufriendo con más intensidad la descompensación de sus valores hormonales.

Como explica el doctor César Montiel, especialista en medicina antienvejecimiento de la Clínica Neolife, “la testosterona tiene efectos comprobados sobre el estado de ánimo debido a que actúa como mediador en el hipocampo, una parte del cerebro relacionada con la memoria y la respuesta al estrés”. En algunos varones, estos efectos son especialmente intensos, lo que provoca un cuadro emocional que a menudo no se diagnostica.

Entre las razones para este infradiagnóstico, el doctor Montiel apunta “el desconocimiento de este síndrome, lo que hace que esa apatía y esa angustia se achaquen a las circunstancias y problemas vitales, y no se busque un origen hormonal”. Otros factores serían “el tabú que aún rodea a la salud mental, y la menor propensión del hombre a hablar de su intimidad, lo que hace que mantengan ocultas sus sensaciones y sentimientos”.

Problemas sexuales por la andropausia

La aparición de síntomas físicos relacionados con el deseo sexual y asociados a la andropausia, en cambio, sí se vive con mayor inquietud y es el motivo más frecuente de la consulta al urólogo. “El descenso de la testosterona puede producir problemas de erección, falta de deseo y cambios en la calidad de la erección”, señala el doctor Montiel, que añade que “esta apatía y falta de vigor sexual pueden estar acompañados, además, de sobrepeso, falta o exceso de apetito y problemas para conciliar el sueño”.

En consulta, el especialista evaluará tanto los niveles de testosterona en sangre como los síntomas del paciente y cómo afectan a su calidad de vida. A partir de este examen, y de forma consensuada, se valorará cuál es el mejor tratamiento:

  • Terapia de reemplazo de testosterona (TRT): Es el tratamiento más habitual e implica la administración de esta hormona para aumentar sus niveles en el cuerpo. Puede hacerse mediante inyecciones, geles, parches, tabletas o implantes.
  • Cambios en el estilo de vida: Una alimentación equilibrada, practicar ejercicio de forma regular, reducir el estrés, mantener una buena higiene del sueño y evitar el consumo de alcohol y tabaco son medidas que puede ayudar a aliviar los síntomas.
  • Medicamentos para síntomas específicos: Puede ser necesario prescribir fármacos para abordar problemas concretos, como la disfunción eréctil, la depresión o la pérdida ósea.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaDuchas diarias

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta