Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

Confiar en los demás aunque cueste es necesario para hacer nuevos amigos./ Foto: Mujeres desesperadas.

MENTE

Cómo tener mejor vida social después de los 40 y hacer nuevos amigos

Si has abandonado tus relaciones sociales y quieres volver a hacer planes con amigos, es el momento de salilr de tu zona de confort, romper la inercia y tener la mente abierta.

Por María Corisco

1 de marzo de 2024 / 07:30

Miras a un grupo de niños en un parque y ves cómo, de una forma absolutamente natural, empiezan a jugar y a hacer cosas juntos. En la adolescencia y primera juventud, también tienes la mente abierta para conocer a gente allá donde vas: las clases en la universidad, los conciertos, tus primeros compañeros de trabajo, los amigos de los amigos de los amigos… Después, las cosas se hacen más complejas y conocer a gente nueva con la que compartir experiencias e intereses se vuelve cada vez más difícil.

“Es habitual que llegue un momento en el que uno, de alguna manera, “acepte” quedarse con los amigos que tiene hasta ese momento y no haga muchos más esfuerzos por ampliar las amistades -explica la psicóloga Esther Cantos-. Sobre todo, cuando se han incorporado a la vida nuevas variables muy exigentes, como tener la responsabilidad de una familia y una agenda con muy poco tiempo para el ocio”.

Esta adaptación, útil durante unos años complicados y con mucho ajetreo, puede que empiece a mostrar sus fisuras una vez que se entra en la crisis de los 40, toca hacer balance y se ven carencias.

“A eso puede unirse el hecho de que haya habido divorcios y separaciones, ya no se haga planes con la pareja y se disponga de tiempo libre cuando los niños se van con el ex. Ahí puede surgir un momento en el que uno se da cuenta de que querría tener más amigos”.

¿Por qué es más difícil ahora?

  • Ocupaciones familiares y laborales. A diferencia de en los años más jóvenes, a partir los 40 la mayoría de las personas tiene compromisos familiares: hijos pequeños o en la adolescencia, padres que empiezan a necesitar ayuda… A eso se suman las obligaciones laborales, con lo que el tiempo de ocio se reduce.
  • Inercia. Es habitual tender a quedarse con los amigos que se hicieron en la universidad o en los primeros años de trabajo. Y, también, que te intimide el intentar hacerte hueco en un grupo social que ya está establecido.
  • Sobreexposición digital. El exceso de comunicación online puede perjudicar la socialización en la vida real. La interacción digital puede acompañar en muchos momentos, pero también dificultar que hagas amigos con los que compartir tiempo y cercanía física.
  • Mayor exigencia. Aquello que te servía para pensar que alguien era tu amigo hoy ya no te sirve. Si buscas personas que encajen a la perfección en tu modo de entender la vida, será más complicado encontrar a alguien a quien le permitas entrar en tu círculo.
  • Miedo y desconfianza. A veces, detrás de una dificultad para hacer nuevos amigos hay un problema de desconfianza y recelo. Si has tenido amigos que te han hecho daño, te costará más correr el riesgo de abrirte a nuevas personas

Cómo mantener tu círculo social

  1. Apúntate a clases. Es el viejo recurso de toda la vida, pero sigue funcionando y, además, te ayuda a conocer a personas con las que vas a compartir un interés común. Pueden ser clases de idiomas, de baile, de costura, de cocina… Elige lo que más te gusta y, si puedes, elige aquellas en las que hay más interacción entre los alumnos. Es más fácil charlar y hacer bromas mientras se hace un soufflé o se baila una bachata que cuando se está en un curso de ofimática.
  2. Únete a grupos. En esta misma línea de encontrar personas con tus mismos intereses, puedes buscar actividades en grupo. Hoy, las redes sociales son una gran ayuda para ello: puedes buscar a otros aficionados al senderismo, los museos, la lectura o los paseos con perro, entre otras muchas opciones. “Participar en actividades grupales te brinda la oportunidad de conocer gente nueva y establecer conexiones significativas mientras disfrutas de tus pasatiempos o intereses”, dice la experta
  3. Mantén el contacto. No esperes a que los demás hagan todo el trabajo. Como indica la psicóloga, puedes “hacer un esfuerzo consciente por mantener el contacto con amigos y familiares, incluso si tienen agendas ocupadas. Programa reuniones regulares, ya sea para tomar café, cenar juntos o participar en actividades recreativas. Las relaciones sociales requieren esfuerzo y dedicación, pero son fundamentales para el bienestar emocional y la conexión humana.
  4. Acepta las invitaciones. Fuera pereza, fuera miedos e inseguridad. “Siempre que sea posible, acepta las invitaciones sociales y participa en eventos o actividades, incluso si inicialmente te sientes un poco incómodo o nervioso. La experiencia de salir de tu zona de confort y conocer gente nueva puede ser enriquecedora y gratificante”.

Por qué se tienen menos amigos con el paso del tiempo

Hay otro aspecto que conviene tener en cuenta: la edad, a menudo, te da una nueva visión de lo que valoras en un amigo, y es habitual que se tienda a soltar lastre. “A medida que vamos cumpliendo años y ampliando nuestra experiencia vital, también podemos entender que ya son pocas las cosas que nos unen a ese amigo que tenemos desde hace años”, explica Esther Cantos.

Es frecuente, en torno a la mediana edad, que se haga una especie de criba con las amistades. “Algunas son indoloras: sencillamente, dejamos de quedar con esas personas porque lo que teníamos en común se ha ido apagando; en otras ocasiones, hay que ser valientes para romper viejos lazos con aquellas con las que la relación, lejos de aportar, enturbia el estado de ánimo. Por eso, muchas veces se estrecha el círculo íntimo y preferimos tener menos amigos, pero más complicidad y entendimiento”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta