Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
desapego-emocional

El desapego emocional te ayuda a conocerte mejor y gestionar tus emociones./ Foto: Forever New.

Salud mental

Así te ayuda el desapego emocional a mejorar tu autoestima (y a controlar el estrés)

Tomar distancia y perspectiva puede ser la clave para no dejarse desbordar ante situaciones difíciles y estresantes. Para controlar esa impulsividad que te daña, puedes ejercitar el desapego emocional.

Por María Corisco

13 de febrero de 2024 / 13:30

“Me dejé llevar por el momento”; “fue un impulso y ahora me arrepiento”; “me calenté y estallé…” Hay personas que, ante situaciones difíciles, desagradables, pierden los papeles, las formas y se dejan llevar por la emoción del momento; o que rumian esa contrariedad, reviviéndola dolorosamente sin permitirse avanzar. Otras, en cambio, son capaces de tomar distancia para poder gestionar esa emoción de forma que no se adueñe de la situación ni dirija las decisiones. En ese contexto hablamos de desapego emocional.

Según explica Juan Nieto, director de formación y de terapia del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP), “es una capacidad que tiene que ver con separarnos de nuestras emociones, de nuestros sentimientos, para tomar un poquito de distancia”. No es lo mismo que ser una persona fría, ni tampoco significa que mires hacia otro lado, “sino que se trata de ver tus emociones dando un pasito hacia atrás. Ver qué es lo que me hace sentir de una manera, pero con perspectiva”.

Para explicarlo, pone el siguiente ejemplo: “A veces, cuando llevas puesta una prenda, es difícil ver todos sus detalles; en cambio, si la ves en una foto o en un espejo, o incluso si te la quitas, la podrás analizar de otra manera”.

Diferencia entre falta de apego y desapego

El término “desapego” nos puede confundir y llevarnos a pensar que es lo contrario del apego, una necesidad básica y fundamental en los seres humanos. Por ello, el experto explica que, aun partiendo de la misma palabra, “son procesos diferentes. Una cosa es la importancia de los apegos, y otra es cómo me relaciono con mis emociones”.

De alguna manera, continúa, “a lo largo de la vida vamos entrenando el desapego. Unas personas lo hacen de una forma más natural que otras”. Cuando hay una dificultad para poner distancia y ser capaces de manejar las emociones, “conviene trabajarlo porque, si no, cuando emergen pueden tomar el control y hacernos más impulsivos”.

En este sentido, sugiere una metáfora en la que “somos los conductores de un autobús con pasajeros, que representan emociones y recuerdos que hemos ido acumulando a lo largo de la vida. Tu objetivo es conducir e ir hacia algún lado; no eres uno de esos pasajeros, miras a la carretera, no dejas que sean ellos quienes conducen, eres tú quien tiene el control”.

Para qué te puede servir

Ejercitar este desapego “es parte de la regulación emocional. Se trata de una capacidad que nos ayuda a ver las cosas con tranquilidad, a razonarlas sin el fervor del momento y evitar así la impulsividad. Ayuda a ser más coherente a la hora de actuar y de tomar decisiones”.

  • Gestión del estrés. El desapego emocional puede ayudar a reducir el estrés al permitir que una persona se distancie emocionalmente de situaciones estresantes o abrumadoras. Adoptar una perspectiva más objetiva y racional sobre la situación puede ayudar a reducir la intensidad emocional y mejorar la capacidad para afrontar el estrés de manera más efectiva.
  • Autocontrol. También puede ayudarte a mejorar el autocontrol emocional al permitir regular tus emociones de manera más efectiva. Al ejercitar el desapego emocional, puedes aprender a identificar y gestionar sus emociones de manera más consciente y controlada, en lugar de reaccionar impulsivamente ante ellas.
  • Desarrollo personal. El desapego emocional puede fomentar tu crecimiento personal al promover la autoaceptación y el autocuidado. Aprendes a separar su autoestima y sentido de valía personal de las opiniones y expectativas de los demás, lo que puede promover una mayor confianza en ti mismo y una mayor autonomía emocional.
  • Relaciones saludables. En ciertas situaciones, el desapego emocional puede ser beneficioso para mantener relaciones interpersonales saludables. Por ejemplo, en relaciones tóxicas o abusivas, el desapego emocional puede ayudar a una persona a establecer límites saludables y proteger su bienestar emocional.
  • Resiliencia. El desapego emocional puede promover la resiliencia emocional al ayudar a una persona a adaptarse y recuperarse de situaciones difíciles o traumáticas, aceptando y procesando las emociones difíciles de manera saludable, lo que puede promover la recuperación y el crecimiento después de experiencias adversas.

“Al final, es una forma de funcionar, un entrenamiento a lo largo de la vida”, concluye Juan Nieto, que apunta los beneficios de la terapia “en determinados casos de impulsividad, en los que las emociones se sienten de manera abrumadora o cuando la persona identifica que los estados emocionales desagradables se prolongan en el tiempo y, en cambio, los agradables se difuminan rápido”.

 

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Incrementar colágenoAlodiniaTonificar músculosClaves ser felizRestaurantes gourmet

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta