Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
factores-ambientales-ansiedad

Mujer al aire libre./ Imagen: Pexels.

Salud mental

Estos tres factores ambientales pueden empeorar (y mucho) tu ansiedad

Están alrededor de todos nosotros, pero no somos conscientes de la importancia que tienen para el bienestar de nuestra mente. Te contamos cuáles son.

Por Paka Díaz

7 de julio de 2023 / 13:00

Hay estudios que señalan que hay factores de riesgo ambientales en las causas y mecanismos de la evolución de los trastornos mentales, por cómo dañan al sistema nervioso central de las personas. Esos principales factores son: la calidad del aire, la temperatura y el ruido.

La salud ambiental, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es “aquella disciplina que comprende los aspectos de la salud humana que son determinados por factores ambientales físicos, químicos y biológicos, externos a las personas”. Algo de suma importancia, ya que pueden afectar de forma adversa a la salud del presente y de futuras generaciones. Hablamos con la psicóloga Isabel Aranda, Chief Content Officer de TherapyChat, sobre los factores ambientales que puedes afectar a nuestra salud mental.

Los factores ambientales que más nos afectan

En concreto, hay tres factores ambientales que afectan a nuestra salud y que pueden causarnos graves problemas: la calidad del aire, la temperatura y el ruido. Como recalca Aranda, “pueden afectar significativamente a nuestro bienestar”. De hecho, la psicóloga recuerda que “el aire contaminado puede incrementar el estrés y la ansiedad, e incluso puede afectar a la función cognitiva”. Por su parte, “una temperatura adecuada es esencial para el sueño reparador, mientras que temperaturas extremas pueden causar incomodidad y estrés”.

Además alerta de la importancia que tiene exponerse continuamente a sonidos muy altos. “El ruido constante o fuerte puede aumentar los niveles de estrés, al igual que ocurre con el exceso de luz como el que sufrimos en las ciudades, que puede, también, interrumpir el sueño y la concentración y, a largo plazo, puede contribuir a problemas de salud como la hipertensión. Por tanto, es vital cuidar de estos factores para nuestra salud mental y física”, advierte la Chief Content Officer de TherapyChat.

Qué deberías hacer

Si notas que te pueden estar afectando alguno de estos factores a tu salud mental, la experta sugiere empezar por “identificar cuáles son. ¿Es el ruido, la luz, la temperatura, la calidad del aire? Una vez los hayas encontrado, busca formas de controlar o modificar estos factores. Por ejemplo, usa tapones para los oídos, reduce las luces en casa, utiliza una máscara de ojos para dormir, mantén una temperatura confortable en tu hogar o usa purificadores de aire”.

Además, advierte que hay que tomar medidas y ser consciente de cómo y hasta qué punto nos está afectando. Sobre todo, si nos vemos imposibilitados de cambiar el entorno en el que vivimos. “Si los problemas persisten, considera hablar con un profesional de la salud mental. Recuerda, cuidar de tu entorno es una parte importante de cuidar de tu salud mental”, apunta Aranda.

Además, la terapeuta destaca que “un ambiente saludable puede reducir el estrés, promover la relajación y mejorar el bienestar general. Por ejemplo, un espacio de vida ordenado y limpio puede fomentar sentimientos de calma y control. El acceso a la luz natural puede mejorar el estado de ánimo y regular nuestro reloj biológico. Las áreas verdes pueden ayudar a reducir la ansiedad y la depresión. También, minimizar la exposición a ruidos fuertes y a contaminantes puede contribuir a un mejor sueño y bienestar físico. Al fin y al cabo, cuidar de nuestro entorno es cuidar de nuestra mente”.

La importancia de la salud ambiental

Lo que está claro, es que todos los factores relacionados con la salud ambiental nos afectan, y mucho. Sin embargo, no escuchamos a políticos de ningún partido hablar de eso. ¿Somos lo suficientemente conscientes de ello? Para la experta, la respuesta es clara: no.

“Definitivamente, deberíamos ser más conscientes y cuidar más de nuestra salud ambiental. La relación entre la salud mental y el medio ambiente es bidireccional. Un entorno saludable puede mejorar nuestro bienestar mental y, a su vez, una buena salud mental puede motivarnos a cuidar nuestro entorno”, recuerda Aranda.

Además, apunta que “preservar la salud ambiental no sólo beneficia nuestra salud mental, sino también la salud del planeta. Desde pequeñas acciones como reducir la contaminación sonora y lumínica en casa hasta acciones más grandes como luchar contra el cambio climático, cada paso cuenta”.

Cinco pasos para protegerte de los factores ambientales

Pedimos a Isabel Aranda, psicóloga sanitaria y Chief Content Officer de TherapyChat, sus recomendaciones para protegerte de los factores ambientales negativos. Nos las resume en cinco pasos.

Purifica el aire. Primero, “cuida la calidad del aire en tu hogar con plantas de interior y purificadores de aire”.

Evita los ruidos. Segundo, “minimiza la exposición al ruido mediante el uso de tapones para los oídos o máquinas de ruido blanco.”

Temperatura media. Tercero, “ajusta la temperatura para que sea cómoda, ni muy caliente ni muy fría”.

Luz adecuada en cada momento. Cuarto, “aprovecha la luz natural durante el día, reduce las luces que tienes encendidas en casa y mantén un ambiente oscuro para dormir”.

Apuesta por la naturaleza. Quinto, “rodéate de verde, ya sea mediante plantas en casa o pasando más tiempo en la naturaleza”.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta