Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la teoría de la cebolla y por qué es importante en las relaciones

X

Y tú, ¿qué tipo de apego mantienes en tus relaciones?

 Fernando Rodríguez del Amo

Fernando Rodríguez del Amo

Psicólogo, sexólogo y terapeuta especialista en relaciones

¿Seguro? ¿Equitativo? ¿Ansioso?... El tipo de apego o vínculo que tienes con su pareja, tu familia o tus hijos determina cómo es tu relación relación. ¿Te atreves a descubrirla?

11 de julio de 2024 / 14:23

Desde que nacemos, los seres humanos tenemos un impulso natural a relacionarnos. Eso nos lleva, a lo largo de nuestra vida, a crear lazos afectivos de todo tipo. Con nuestras familias o con las personas que nos vamos encontrando en el camino, con los animales con los que convivimos y hasta con ciertos objetos que tienen un significado especial para nosotros.

Esa tendencia innata responde a un instinto humano de supervivencia que se denomina apego.

TE PUEDE INTERESAR

El primer apego que sentimos es el vínculo cuidado y protección que recibimos de nuestros padres cuando somos bebés. En esos primeros años de nuestra vida, hasta los siete años, se aprende todo sobre cómo amar y ser amado. Y dependiendo de esas enseñanzas, cuando seamos mayores tendremos un estilo bastante definido de relacionarnos con los demás.

Los estilos de relacionarnos son fundamentalmente tres: el vínculo seguro, el evitativo y el ansioso. Y estos determinan todas las relaciones de nuestra vida.

Tres vínculos, tres apegos, tres estilos de relacionarnos

  1. Vínculo evitativo. Estas personas se ponen nerviosas cuando alguien intima demasiado, son suspicaces y les cuesta confiar. Tienen tendencia a encerrarse en sí mismos y a mantener cierta distancia con los demás. Tienden a eludir los conflictos, les cuesta pedir ayuda y comprender las necesidades de cuidado de los otros, así como mostrar sus emociones.
  2. Vínculo ansioso. Se suelen preocupar en exceso por no ser queridos o por no hacer bien las cosas. Las separaciones les crean ansiedad. Cuando se alejan suelen echar de menos a la pareja y ‘conflictúan’ en el reencuentro. Establecen relaciones del tipo «ni contigo ni sin ti». Dispensan ayuda con independencia de si el otro lo necesita. Viven intentando manejar sus propias emociones.
  3. Vínculo seguro. Estas personas suelen sentirse cómodas y confiadas con los demás. Tienen buena autoestima y confianza en los demás hasta que una experiencia negativa les muestra lo contrario; por eso, manejan mejor los conflictos. Buscan el apoyo de los otros, suelen cuidar a sus parejas y saben cuándo la otra persona necesita sus cuidados. Buscan el equilibrio entre dependencia y autonomía.

¿Qué nos dice cada uno de estos estilos de apego?

El tipo de vínculo o apego que tengamos, es un indicador muy claro del nivel de bienestar psicológico, emocional y espiritual que experimentamos las personas en la interacción con los demás, tanto en el ámbito social como el sentimental.

De este modo, aunque el apego seguro represente ese tipo de vínculo más equilibrado y sano, es bastante complejo poderlo observar de una manera total y absoluta. Normalmente, en los diferentes estilos de apego suele sobresalir uno por encima de los demás, pero también puede haber pinceladas de ciertos rasgos que identifiquemos dentro de otros estilos.

Es por ello que es tan importante trabajar en el autoconocimiento y la autoconciencia interior, sobre todo en cuanto a nuestros miedos, emociones y las preocupaciones que pueden nacer dentro de la pareja, con tal de entender cómo nos sentimos, cómo se siente el otro y poder ajustar nuestra respuesta para favorecer el vínculo creado con nuestra pareja.

¿Es posible modificar nuestro estilo de apego?

Tal y como hemos dicho, nuestra tendencia de comportamiento se forma a través de las interacciones que tenemos con nuestros cuidadores en nuestra infancia, pero, por suerte, somos dueños de nuestra vida y nuestro comportamiento no tiene por qué regirse por el modelo que recibimos de pequeños. Si así fuera, implicaría que no podemos cambiar y, en ese caso, ¡los psicólogos no tendríamos trabajo!

Así que sí, es posible cambiar, romper con los patrones familiares y mejorar nuestras relaciones, pero para poder hacerlo necesitamos conocer bien las características de los diferentes modelos de apego.

En este sentido, la pareja puede ser esa persona que nos ayude a identificar qué tipo de apego tenemos y a ayudarse el uno al otro a forjar un vínculo sano y duradero. Pero siempre se puede contar con especialistas en terapias de pareja e individuales en caso de sentir que se necesita un apoyo externo para cambiar.

OTROS TEMAS WELIFE

Claves para un apego seguro

  1. Supera tus miedos. El miedo suele ser el gran enemigo para sentirse seguro al relacionarse con los demás. Sustituya «no puedo» por «si quiero, puedo». «Debería» por «podría». «No es mi culpa» por «tengo la posibilidad». «Es un problema» por «es una oportunidad». «No estoy satisfecho» por «puedo aprender y crecer».
  2. Céntrate en tus fortalezas y virtudes. Las personas con apego evitativo y ansioso se sienten inseguras en sus relaciones. Para ello han de entrar en contacto con sus fortalezas. ¿Es una persona con sentido del humor?, ¿le encanta saber?, ¿es creativo o amable?, ¿disfruta de la belleza? Céntrese en estos puntos fuertes…
  3. Construye relaciones sólidas. Las personas seguras se sienten más cómodas si se hallan unidas porque la relación reduce la angustia y produce mayor satisfacción. Si su apego es ansioso necesita tener varios grupos para no obsesionarse con una relación; si es evitativo, para no encerrarse en sí mismo. Antes de relacionarse, ¡respire!
  4. Educa desde la infancia. Según la Pedagogía Montessori es necesario educar a los niños desde el amor, pero también desde la autonomía y la responsabilidad para lograr que desarrollen autoestima y seguridad en sí mismos, por lo que no podemos ni debemos evitarles que se equivoquen, ya que cada error puede ser una oportunidad de aprendizaje.

Fernando Rodríguez del Amo Psicólogo clínico y sexólogo, Rodríguez del Amo es especialista en relaciones de pareja, detección de los patrones destructivos que conducen a su deterioro y coach experto en pautas, ejercicios y negociaciones para romper las barreras que bloquean la relación.

MÁS NOTICIAS

Otros temas de Mente

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Otros temas de Mente

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta