Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
plantas de interior

Estas plantas de interior decoran tu casa casi sin esfuerzo./ Imagen: Unsplash.

Medioambiente

Plantas de interior resistentes y bonitas que casi no necesitan cuidados

Si eres de los que lamenta que no te dura ninguna planta en casa, esta selección está hecha para ti. Eso sí, toma nota de algunos consejos básicos para garantizarte el éxito.

Por Cristina Martín Frutos

7 de abril de 2023 / 07:30

“Se me mueren hasta los cactus”. “No me regales macetas, porque no me duran ni un asalto”. “No tengo mano para las plantas”. Si nunca has escuchado alguna de esas frases es porque, probablemente, las sueles decir tú. Las plantas de interior suponen para algunos un auténtico desafío. A casi todo el mundo le gustaría decorar su casa con todo tipo de especies: trepadoras, colgantes, herbáceas, bulbosas… para disfrutar de sus propiedades. Pero no es misión imposible.

Además de decorar (y hacerlo de forma sostenible), nos aportan todo tipo de beneficios. Clara Redondo los resume en su libro Hogar, verde hogar. Guía para cuidar tus plantas de interior (Lunwerg). “Rodearnos de espacios vivos verdes nos transporta a los entornos naturales del exterior que nuestra mente relaciona con la calma, el tiempo libre y la libertad”, sostiene esta amante de las plantas que triunfa en redes sociales (@plantitiscronica).

Junto a la parte mental y psicológica, Redondo destaca que las plantas de interior ayudan a limpiar el aire de casa, aíslan de los ruidos del exterior y nos permiten trabajar la concentración y la creatividad. Sin embargo -y a pesar de lo que vemos en Instagram o Pinterest- mantenerlas vivas y en perfecto estado parece ser un don de unos pocos privilegiados. “Pero lo cierto es que una planta te puede acompañar durante toda tu vida”, sostiene Elena Páez, fundadora del gabinete botánico Planthae.

Evidentemente, existen especies que son más resistentes que otras y que, generalmente, implican pocos cuidados. “En todo caso, lo fundamental es conocer el origen de la planta para recrear en el interior de tu casa su hábitat natural”, aclara Páez. De hecho, no existen plantas de interior como tal. La mayoría son tropicales y, por tanto, necesitan un ambiente entre los 15 y 23 grados, algo de luz y cierta humedad.

Los cuidados básicos de las plantas de interior

Una vez que sepas de dónde procede tu planta, conviene tomar nota de los cuidados básicos. Porque por resistente que sea la variedad que hayas escogido, necesita una atención mínima para mantenerse frondosa, bonita y en buen estado.

La luz

Aunque sea un aspecto que nos preocupa bastante, no hay que obsesionarse con él. De hecho, a las plantas de interior de origen tropical no les debe dar el sol directo. “Tener luz significa que sea suficiente para leer un libro”, ilustra la experta en botánica.

Por supuesto, hay que tener en cuenta la variedad. “A los cactus, por el contrario, les encanta el sol y lo necesitan. Por eso, si los colocas en una estantería de casa, porque quedan muy monos, puede que no te duren ni un asalto”, añade.

La orientación de la estancia también es clave. Por una habitación orientada al sur entra luz directa durante todo el día mientras que por el este, solo por las mañanas y, generalmente, de forma suave.

El agua

En la introducción de su libro, Clara Redondo confiesa que hay dos frases que le motivaron a escribir esas páginas: “Cada cuánto debo regar mi planta” y “conviene regarla una o dos veces por semana”. No en vano, el 90% de las veces matamos las plantas por un exceso de riego… Para saber cuándo hacerlo Elena Páez recomienda meter un dedo o un palillo en la tierra (como cuando se hace un bizcocho) y si sale seco, hay que regar. Con respecto al cuánto, “más o menos un quinto del volumen de la maceta”, aconseja.

Otros aspectos

Limpiar las hojas con un paño tras haberlas pulverizado o con un trapo ligeramente humedecido. “Tampoco podemos olvidarnos del cambio de maceta. Cuando las raíces asomen por debajo es hora de trasplantarla a una más grande y siempre con tierra nueva”, apunta la dueña de Planthae.

Cinco plantas de interior resistentes para decorar

Por último, Clara Redondo anima a que, al menos, lo intentemos. “Las plantas se le pueden dar bien a cualquiera. Solo se necesita paciencia, cariño, tener los ojos bien abiertos, las manos dispuestas a ensuciarse y ganas de aprender”, nos arenga en su libro. Pero, para iniciarse no está de más hacerlo con alguna de estas plantas de interior que requieren pocos cuidados y alegrarán cualquier estancia.

1. Zamioculca

Zamioculca (Feey)

Elena Páez la define como «la planta que nunca se muere«. O en otras palabras «un nivel cero». Originaria del África Tropical es conocida por su gran resistencia. No necesita grandes dosis de luz, de hecho, no le debe dar el sol directamente. Estéticamente, destaca porque puede alcanzar los 60-70 cm, siendo perfecta para dejar en el suelo o en muebles de poca altura. Además, existe una creencia ancestral de que tiene la capacidad de atraer dinero. Leyendas aparte, es realmente bonita y apta para principiantes.

2. Maranta tricolor o planta de la oración

Planta de la oración (Feey)

Para los que piensan que las plantas de interior resistentes son aburridas, la Maranta Tricolor, oriunda de la selva brasileña, viene a derribarles el mito. Sus hojas, grandes y vistosas, combinan varios tonos de verde y líneas rosas y son decorativas por sí mismas.

Respecto a los cuidados, conviene mantener un poco de humedad en su entorno, algo que puedes conseguir agrupando varias plantas en un mismo espacio o pulverizando sus hojas. Se puede poner en una maceta colgante o reposarla, en cuyo caso, necesita de una guía para crecer hacia arriba. Un último detalle atractivo: cuando cae el sol sus hojas se recogen, como simulando unas manos rezando (de ahí su sobrenombre).

3. Cinta

Cinta o malamadre (Feey)

Es la única de la lista que podría sobrevivir en un espacio exterior, ya que soporta temperaturas muy frías. Si bien, agradece un clima más templado como el de casa y sin que los rayos de sol le den directamente. Seguramente te suene porque es una planta clásica que tenían muchas de nuestras abuelas colgando en el salón. Agradecida a un buen cuidado, le gusta mucho la humedad y es conocida por su capacidad para purificar el aire. Se calcula que la cinta consigue eliminar el 95% de monóxido de carbono en un solo día.

4. Poto plateado

Poto plateado (gryffiy)

Para Elena Páez esta es «la variedad de poto más bonita y agradecida». No le sienta bien el frío ni las corrientes de aire y agradece la humedad. Nativa del sudeste asiático, destaca por sus hojas, que son gruesas y rígidas, muy suaves al tacto y con manchas y bordes plateados, lo que da un punto muy diferente a su aspecto. Queda muy bien colgada o en macetas situadas en lo alto de estanterías o muebles, ya que sus hojas trepadoras tienden a caer. Un último aspecto destacable es que es muy fácil de reproducir por esquejes.

5. Philodendrom Imperial

Variedad Red del Philodendrom Imperial (Millzero Nishan/Unsplash)

Apreciada por sus hojas grandes y tersas, Páez recomienda la variedad Red, con bonitos detalles en rojo, en los nuevos tallos y en el envés. Es bastante honesta cuando necesita riego, ya que sus hojas pierden viveza y se ven decaídas. Del mismo modo, cuando se ponen de color amarillo es momento de quitarlas.

OTROS TEMAS WELIFE:

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta