Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS He estado en los campos de lavanda donde nacen los pefumes más relajantes

X

El vidrio es el material más fácil de reciclar./ Foto: Unsplash.

TENDENCIAS

Cómo reciclar vidrio bien para ayudar a conservar el planeta

¿Sabías que los españoles depositamos una media de 66 envases al año en el contenedor verde? Súmate a esta corriente y descubre cómo este pequeño gesto contribuye a combatir el cambio climático.

Por Ana de Santos

18 de marzo de 2024 / 17:33

Llevar los envases de vidrio al contenedor verde puede parecer un gesto pequeño. Pero cuando tu gesto se suma al de otras muchas otras personas tiene efectos muy positivos en el medio ambiente y ayuda a combatir el cambio climático. Actualmente, cada español deposita una media de 66 envases al año en el contenedor verde, según datos de Ecovidrio. Para ponerlo en perspectiva, en España se reciclan 8,6 millones de envases al día, lo que equivale a unos 6.000 envases por minuto depositados en los iglús verdes repartidos por todo el territorio nacional.

Al contrario de lo que ocurre con el plástico, que pierde valor en su proceso de reciclado, el vidrio permite un aprovechamiento integral. Por eso se dice que tiene infinitas vidas y es tan importante depositar sus envases en los contenedores correspondientes. Además, el vidrio es natural, porque todos sus componentes vienen de la naturaleza, y es inerte, ya que no interactúa ni física ni químicamente con su entorno; de ahí que sea un material excelente para el envasado de alimentos y bebidas, puesto que no afecta a su olor, color ni sabor.

Por qué hay que reciclar el vidrio

En el discurso de la sostenibilidad, muchas veces surge la pregunta de si reciclar es el camino adecuado, debido a la cantidad de energía que se necesita en el proceso y los gases contaminantes y el CO2 asociados a ello. Pues bien, en el caso del vidrio, cuando reciclamos, ayudamos al planeta de tres formas diferentes: la primera, se evita la extracción de nuevas materias primas; la segunda, se reduce la emisión de gases contaminantes y CO2 a la atmósfera; y la tercera, se ahorra energía.

TE PUEDE INTERESAR

En concreto, gracias a los envases depositados en los iglús durante 2023, hemos logrado evitar la emisión de casi 579.036 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a 147 vueltas al mundo en avión por el ecuador de la tierra. Se ha ahorrado también 713.013 megavatios de energía, lo que ha evitado la extracción de más de un millón de toneladas de materias primas.

Beatriz Egido, directora de Comunicación Corporativa y Sostenibilidad de Ecovidrio, lo explica con detalle: “Cuando usamos calcín (vidrio reciclado), evitamos colmatar vertederos con recursos de gran valor y extraer recursos de la naturaleza (arenas, calizas…). Además, ese vidrio “precocinado” se funde en los hornos vidrieros a menor temperatura que las materias primas de la naturaleza: por eso, el uso de  las vidrieras emite hasta 50% menos de CO2 a la atmósfera”. 

Cada envase reciclado cuenta

Con el reciclaje de diez botellas de vidrio, podemos ahorrar la energía de seis cargas de lavadora de una familia de cuatro miembros o 300 días de carga para un smartphone. En esta cuestión, los españoles podemos sacar pecho gracias a nuestro compromiso con la economía circular y la protección del medio ambiente: en 2023 hemos superado (dos años antes de lo previsto) el millón de toneladas al año, que era el objetivo establecido por la Unión Europea para 2025. 

Este logro se produce, además, en un contexto donde se ha observado una disminución del consumo y, por consiguiente, de la generación de envases de vidrio, de un 4,3%. Sin embargo, la recuperación ha alcanzado un total de 998.338 toneladas, de las cuales más del 90% provienen de nuestros contenedores verdes.

Los donostiarras, a la cabeza del reciclaje

La media nacional de reciclaje de vidrio en España es de 19,2 kilogramos por habitante. Pero hay ciudades que despuntan: San Sebastián se sitúa a la cabeza, con unas tasas de 38,3 kilos por habitante; detrás de ella se sitúan Pamplona (31,1 kg/hab), Santiago de Compostela (28,2 kg, hab), Bilbao (26,2 kg/hab), Palma de Mallorca (25,5 kg/hab) y Barcelona (23,9 kg/hab).

Al otro lado de la escala, cada extremeño ha depositado unos 31 envases por persona durante 2023, el equivalente a 9 kilos de envases de vidrio. Sin embargo, en Extremadura, además de todo el vidrio depositado en los contenedores verdes por los ciudadanos, Ecovidrio ha recuperado de forma complementaria 710 toneladas de residuos de envases de vidrio que no fueron correctamente separados en origen y que pudieron extraerse en las plantas de Residuos Urbanos presentes en la región.

Gracias al reciclaje de vidrio en España, en 2023 se ha logrado:

  • Evitar la emisión de casi 579.036 toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que equivale a dar 147 vueltas al mundo en avión.
  • Ahorrar 713.013 MWh de energía, es decir, lo mismo que consumen los hospitales de toda España durante 2 meses.
  • Impedir la extracción de más de un millón de toneladas de materias primas, que es casi 4 veces el peso del Empire State Building, de Nueva York.

Recomendaciones a la hora de reciclar

Si quieres sumarte a esta corriente, empieza tú también a reciclar vidrio, pero hazlo bien. Ecoembes nos da los siguientes consejos:

Quita el tapón y no laves

Deposita los envases en el contenedor de vidrio más cercano, sin tapas ni tapones. Pero ojo: no hace falta que gastes agua lavándolos previamente, ya que los técnicos de Ecoembes recogen el material para llevarlo a una planta de reciclaje, donde se encargan de su limpieza y de convertir el vidrio reciclado (calcín) en nuevos envases.

Diferencia entre vidrio y cristal 

A simple vista, el vidrio y el cristal pueden parecer el mismo material, pero su composición es diferente y, por tanto, los residuos no van al mismo sitio. El vidrio es el resultado de fundir arena de sílice, carbonato de sodio y piedra caliza, todos ellos materiales 100% naturales a los que se añaden algunos aditivos para darle color; mientras que el cristal contiene además un porcentaje de óxido de bario para que obtenga brillo, resistencia o sonoridad.

Un truco para diferenciar ambos: “En general, se puede identificar como vidrio todo aquello que contenga alimentos y bebidas y, por lo tanto, lleve tapa, tapita o tapón. Eso siempre debe ir al contenedor verde. Lo que no debe ir son los espejos, las bombillas, las ventanas, las cristalerías y, especialmente, los objetos de cerámica y loza, que tienen gran capacidad de perjudicar el proceso”, indica Beatriz Egido.

Liderazgo e innovación: hacia el residuo cero

«El modelo de reciclaje de vidrio en España es una referencia en materia de liderazgo e innovación», destaca Beatriz Egido, que pone en valor “la analítica de datos y la inteligencia artificial con la que Ecovidrio ha podido identificar zonas prioritarias de actuación para optimizar la recogida selectiva. Durante el pasado año se pusieron en marcha campañas altamente personalizadas en casi 30 municipios, llegando a más de 150.000 viviendas y rozando el 100% de recogida selectiva en dichas zonas. Un enfoque ultra-segmentado que ha permitido registrar los buenos resultados del reciclaje de vidrio en España», añade.

OTROS TEMAS WELIFE

La hostelería es un sector clave en la generación de este tipo de residuos. El objetivo es que ocho de cada diez hosteleros de nuestro país reciclen vidrio en 2025 y avanzar hacia el residuo cero. En 2023, gracias al plan EcoVares, fueron visitados más de 100.000 establecimientos hosteleros y se invirtieron cerca de 26 millones de euros en planes operativos diseñados específicamente para el sector. Y los próximos tres años, la entidad sin ánimo de lucro impactará en el 61% de los establecimientos hosteleros. Para ello, llevará a cabo 300.000 visitas físicas y les dotará con más de 10.000 nuevos contenedores. Este enfoque innovador y compromiso con la sostenibilidad, demuestra que es posible transformar el sector de los residuos en aras de un futuro más verde.

El ecodiseño cosmético

¿Y qué pasa con las cremas y perfumes que utilizamos a diario? El vidrio se ha convertido en uno de los materiales más utilizados en el sector de la cosmética y el perfume: según los datos de Stanpa, en 2021 la industria utilizó más de 200 millones de envases de vidrio. Esta organización acaba de presentar, junto a Stanpa, una guía de ecodiseño cosmético con más de 50 medidas para avanzar en la sostenibilidad de los envases de perfume y cosmética. La nueva guía de ecodiseño presenta recomendaciones para reducir el peso o evitar la presencia de elementos que dificulten el reciclado del vidrio, como la cerámica o el opal, entre otros. 

La etapa de diseño del envase juega un papel clave en su ciclo de vida y en la sostenibilidad posterior. Tal  como indica la Fundación Ellen MacArthur,  la tipología del envase determina hasta el 80% de su impacto. En este sentido, la guía de ecodiseño ofrece diversos análisis del impacto ambiental tanto en las fases de producción, como de reciclado.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaDuchas diarias

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta