Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X

Mujer con el pelo largo y ondulado sonriendo en el parque. / Imagen de lookstudio en Freepik.

Alimentación

La importancia de depurar el hígado para eliminar toxinas y aumentar la energía del organismo

Del hígado depende la buena absorción de los nutrientes por el organismo y la eliminación de las sustancias de desecho, por lo que es importante cuidarlo para que nuestro cuerpo funcione bien.

Por Sara Flamenco

22 de junio de 2023 / 06:30

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo, ya que regula la mayor parte de los niveles químicos de la sangre y excreta un producto llamado bilis, que ayuda a descomponer las grasas y las prepara para su posterior digestión y absorción. Según la Asociación Española para el Estudio del Hígado, la función de este órgano no se limita a almacenar elementos nutritivos que proceden de la dieta y aportarlos a la circulación según sea conveniente, sino que también interviene de manera decisiva en otras funciones esenciales, como la desintoxicación de sustancias que deben eliminarse del organismo; la fabricación de bilis, indispensable para la absorción intestinal de las grasas; la síntesis de proteínas, tanto las de transporte y coagulación, como las proteínas estructurales de los distintos tejidos; la regulación del metabolismo de las hormonas; y la inmunidad.

En pocas palabras, así funciona el hígado: toda la sangre que sale del estómago y de los intestinos atraviesa el hígado, que la procesa y separa sus componentes, y se crean los nutrientes para que el cuerpo los utilice. En este proceso, separa las sustancias nocivas y las prepara para eliminarlas a través de la bilis (va al intestino para que salga del cuerpo en las heces) o la sangre (se filtra a los riñones y sale del cuerpo en forma de orina).

Funciones del hígado

Según el departamento de medicina de Stanford, se han identificado muchas funciones vitales en el hígado, entre las que se incluyen:

1. Producción de bilis, que ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión.

2. Producción de ciertas proteínas para el plasma sanguíneo.

3. Producción de colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por todo el cuerpo.

4. Almacenamiento y liberación de glucosa, según sea necesario.

5. Procesa la hemoglobina para usar su contenido de hierro (el hígado almacena hierro).

6. Convierte el amoniaco nocivo en urea (uno de los productos finales del metabolismo proteínico que se excreta en la orina).

7. Depura los fármacos y otras sustancias nocivas de la sangre.

8. Regula la coagulación sanguínea.

9. Crea resistencia a las infecciones al producir factores inmunitarios y eliminar bacterias del torrente sanguíneo.

10. Compensa la bilirrubina en el organismo.

Consecuencias del mal funcionamiento del hígado

Según el estudio Enfermedades hepáticas, consejos prácticos, realizado por la Asociación Española para el Estudio del Hígado, este órgano funciona como una gran fábrica química y, considerando todas sus funciones, las enfermedades hepáticas influyen negativamente sobre otras funciones del cuerpo:

1. Disminución en la producción de bilis: la reducción de la bilis que llega al intestino puede causar problemas en la absorción de las grasas.

2. Disminución en la producción de proteínas: el mal funcionamiento hepático puede causar un déficit de las proteínas que intervienen en la coagulación de la sangre y en la producción de otras proteínas y aminoácidos necesarios para las propias estructuras celulares como la albúmina. Su déficit dará lugar a edemas (retención de líquidos) en las piernas e incluso en la cavidad abdominal (ascitis).

Los cereales son buenos para depurar el hígado. / Imagen: Freepik.

3. Disminución de la síntesis de colesterol y de hormonas: la reducción de la síntesis de colesterol ejerce un efecto negativo en la formación de las membranas celulares y para la producción de algunas hormonas, como son los glucocorticoides, las catecolaminas y las hormonas sexuales.

4. Alteraciones en el almacenamiento del glucógeno que sirve de combustible a los músculos: El mal funcionamiento hepático puede producir situaciones de hipoglucemia (déficit de azúcar en la sangre) debido a las alteraciones en el almacenamiento del glucógeno en el hepatocito.

5. Problemas en la depuración de medicamentos, alcohol y otras drogas: esto favorece la permanencia de estas sustancias en el organismo y la producción de efectos tóxicos en diferentes órganos.

6. Disminución de la capacidad de defensa frente a bacterias y virus: esto facilita el paso de gérmenes a la circulación general.

Consejos esenciales para desintoxicar tu hígado

1. Limita tu consumo de alcohol: Según el estudio mencionado anteriormente, cuando el hígado tiene que eliminar cantidades importantes de alcohol, la función hepática normal se interrumpe, lo que causa un desequilibrio químico. Si el hígado tiene que continuar eliminando alcohol continuamente, las células del hígado se destruyen o se alteran por infiltración de grasa, se inflaman (hepatitis alcohólica) o sufren fibrosis o cicatrices extensas e irreversibles (cirrosis).

2. Haz ejercicio: La actividad física no solo es buena para la musculatura, los pulmones y el corazón, sino también para el hígado. Un equipo de expertos de la Universidad de Haifa concluyó que tanto los ejercicios cardiovasculares como los de resistencia ayudan a prevenir la acumulación de grasa en el hígado.

3. Evita los alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares: las bebidas azucaradas, los dulces, el marisco, los embutidos, la carne roja y los ultraprocesados contienen muchas sustancias de desecho y toxinas difíciles de eliminar.

4. Cuidado con los suplementos: existen diversos suplementos naturales y aparentemente inofensivos que pueden causar daños a tu hígado. Un artículo de 2017 publicado en la revista Gastroenterology & Hepatology identifica los suplementos para mejorar el rendimiento y la pérdida de peso como potencialmente dañinos para el hígado. En ellos se incluyen el extracto de té verde y vitaminas como la niacina y la vitamina A consumidas en exceso.

5. Incorpora a tu dieta alimentos buenos para el hígado: cereales enteros, proteínas magras, grasas saludables, frutas y verduras son indispensables para la salud de tu hígado. También es bueno beber café, que previene la acumulación de grasa y colágeno.

6. Controla el sobrepeso: La obesidad es uno de los principales factores de riesgo a la hora de desarrollar una enfermedad hepática crónica. Según un informe publicado en The American Journal of Gastroenterology, el 31% de los pacientes con fibrosis en el hígado tenían la obesidad como único factor de riesgo.

Mujer comiendo comida sana./ Imagen: Unsplash.

Alimentos buenos para tu hígado

1. Brócoli, espárragos, berros, col, coles de Bruselas y cebolla: estos alimentos son fuente de glutatión, un potente antioxidante que protege las células hepáticas de las agresiones causadas por los radicales libres, el alcohol o por el consumo de fármacos a largo plazo.

2. Vegetales de hoja verde: vegetales como las espinacas, la col rizada o la rúcula tienen un alto contenido en clorofila, que ayuda a neutralizar las toxinas y favorece la desintoxicación del hígado.

3. Ajo: el ajo contiene compuestos de azufre que activan las enzimas hepáticas responsables de eliminar las toxinas. También contiene selenio, un mineral que ayuda a la desintoxicación del hígado.

4. Manzanas: las manzanas tienen un elevado contenido de pectina, una fibra soluble que ayuda a depurar el hígado eliminando las toxinas del sistema digestivo.

5. Aguacate: el aguacate es rico en grasas saludables, en especial grasas monoinsaturadas, que pueden ayudar a reducir la inflamación del hígado. También contiene glutatión, un poderoso antioxidante que apoya la desintoxicación del hígado.

Aguacate sobre una mesa de madera. / Imagen de dashu83 en Freepik.

6. Pomelo: el pomelo es rico en antioxidantes (como la vitamina C) que ayudan a proteger las células hepáticas del daño oxidativo causado por los radicales libres. Además, contiene un compuesto flavonoide llamado naringenina, que protege el hígado.

7. Papaya: la papaya contiene nutrientes que favorecen la producción y utilización de glutatión en el cuerpo y es una fruta nutritiva que puede ayudar a la desintoxicación del hígado.

8. Alcachofas: las alcachofas contienen un compuesto llamado cinarina, que estimula la producción de bilis en el hígado.

9. Remolacha: la remolacha es rica en antioxidantes y compuestos vegetales beneficiosos para la función hepática como la betaína, que ayuda al hígado a procesar la grasa y reduce el riesgo de hígado graso.

10. Comino y canela: El comino favorece los procesos naturales de desintoxicación del hígado al estimular la producción de enzimas digestivas y bilis. Por su parte, la canela puede ayudar a reducir la inflamación del hígado, mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir los niveles de colesterol, lo que es beneficioso para la función hepática.

11. Aceite de oliva: el aceite de oliva es una gran fuente de grasas monoinsaturadas, antioxidantes y propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la inflamación, protegen las células hepáticas del daño oxidativo y promueven la función hepática.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta