X
Beneficios de entrenar al aire libre

Foto: @tefocoto

Ejercicio

¿Entrenar al aire libre o en el interior? 4 motivos que te harán decantarte por uno de ellos

Si aún no has consolidado tu rutina de ejercicio, podemos ayudarte a encontrar el mejor sitio para realizarla. Con estos tips no vas a fallar.

Por Diego García Carrera

14 de enero de 2022 / 20:24

Uno de los puntos clave antes de empezar a hacer deporte es ser capaces de encontrar un sitio donde nos sintamos a gusto. Elegir un mal emplazamiento para la actividad deportiva puede dejarnos un mal sabor de boca que termine convenciéndonos, erróneamente, de que el deporte no es lo nuestro. En este sentido, es muy importante no dejar esa elección a la improvisación. Invertir algo de tiempo en buscar un sitio adecuado para caminar o hacer ejercicios de resistencia puede salirnos muy rentable a largo plazo. Y lo primero que cabe preguntarse es… ¿Hago deporte al aire libre o en interior?

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Es evidente que cada vez estamos más encerrados. Pasamos la mayor parte del día entre 4 pareces, ya sea por trabajo o por ocio y, a veces, parece que la vida está diseñada para que no pongamos un pie en la calle. Si levantaran cabeza nuestros antepasados de hace 2000 años, no durarían 24h sin volverse locos.

Por lo tanto, parece evidente que necesitamos encontrar excusas para que, al menos, nos dé la luz del sol y consigamos además los beneficios de la vitamina D. En verano es más sencillo porque parece que apetece más, la temperatura es más agradable y se pueden encontrar muchos más planes al aire libre. Pero en los meses más fríos, uno de nuestros únicos aliados es la práctica deportiva. Desde luego, hay veces que es mucho más práctico hacer deporte en interiores; por ejemplo, cuando vamos al gimnasio a ejercitar un grupo muscular en concreto o cuando está cayendo una “Filomena” al otro lado de la ventana, pero debemos buscar, siempre que podamos, la manera de añadir alguna salida “al mundo exterior” a nuestra rutina.

4 trucos para hacer deporte al aire libre y no sufrir con el frío

  • Busca el sol. Tenemos la suerte de contar con un gran número de días de sol en la mayor parte de nuestro país. El sol convierte en agradables hasta los días más fríos y por ello conviene encontrar un hueco entre las 11h y las 16h para disfrutar de un tiempo más amable.
  • No te pares. Cuando hacemos deporte, la temperatura de nuestro cuerpo sube. Es el método más sencillo para dejar de tener frío. Por eso es recomendable evitar los tiempos muertos en la calle antes y después de hacer deporte. Es preferible contar con un lugar más agradable para cambiarse, hacer estiramientos o esperar a nuestros compañeros de fatiga (gimnasio, vestuario, nuestra propia casa) que hacer todo esto fuera. Si nos limitamos a salir cuando “estamos en marcha”, la percepción del frío será mucho menor.
  • Hazte con un buen equipamiento. Debemos tener ropa de deporte distinta para las diferentes estaciones. Las mallas y las camisetas térmicas son muy útiles y, si no, siempre nos quedará el recurso de las capas.
  • Al terminar la sesión, ropa de cambio o directos a la ducha. El final de nuestro entrenamiento es uno de los momentos más delicados, porque venimos con la temperatura corporal alta y el cuerpo sudando. Al parar, el efecto del sudor y del frío exterior puede dejarnos con la sensación de habernos dado un baño en el mar. Por eso, siempre es mejor llevar ropa de cambio por si acaso. Y si no, directos a la ducha antes de quedarnos fríos.

No olvidemos que todo este esfuerzo tiene su recompensa. Hacer deporte al aire libre tiene siempre más puntos a favor que hacerlo, por ejemplo, en cinta o en elíptica. Estas son algunas ventajas del entrenamiento al aire libre, tanto físicas como psicológicas:

  1. Las diferencias del terreno nos ayudan a entrenar más. Frente a la homogeneidad absoluta de una cinta, cuando entrenamos en la calle o en la naturaleza, trabajamos mucho mejor la musculatura del pie y del resto del cuerpo.
  2. Como el suelo no se mueve solo, estamos obligados a impulsamos más. En las cintas de correr no se trabaja igual, porque la cinta ya se encarga de mantener una velocidad determinada por sí sola y porque no tenemos que luchar contra la resistencia del aire. En la calle, por tanto, siempre entrenaremos mejor.
  3. Entrenar al exterior refuerza nuestro sistema inmune. Después de estar habituados a hacer ejercicio físico en casi cualquier condición climática, nuestro cuerpo estará mucho mejor preparado para luchar contra entornos de exposición adversos.
  4. Beneficios psicológicos. Según muchos estudios, entrenar al aire libre aumenta la vitalidad y el bienestar, mejora la autoestima y reduce la ansiedad.

Y… Si aún te parece que hace demasiado frío para salir, ¡mira este vídeo!

Temas

EntrenamientoVida Saludable

Welife hoy

Todo el mundo dice tener ansiedad, pero ¿realmente se sabe lo que es?Mitos sobre las dietas y la pérdida de peso que tienes que saberPure Micellar de Alqvimia, un agua micelar natural con aceites esenciales¿Conoces la Ley del Hielo? Aprende a identificarla en tu relación

Otros temas de Cuerpo

Welife hoy

Todo el mundo dice tener ansiedad, pero ¿realmente se sabe lo que es?Mitos sobre las dietas y la pérdida de peso que tienes que saberPure Micellar de Alqvimia, un agua micelar natural con aceites esenciales¿Conoces la Ley del Hielo? Aprende a identificarla en tu relación

Otros temas de Cuerpo

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible