Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

Embarazo a los 40: ¿qué riesgos acarrea y qué cuidados debes tener?

Álvaro Ruiz Zambrana

Álvaro Ruiz Zambrana

Responsable del área de Obstetricia de Clínica Universidad de Navarra.

La maternidad se retrasa cada vez más, y ya es común el embarazo a los 40 años. Pero eso aumenta los riesgos físicos y psicológicos para la mujer. ¡Prepárate para un embarazo saludable con estos consejos!

30 de mayo de 2024 / 18:38

Durante las últimas décadas, la edad a la que las mujeres tienen su primer hijo ha ido aumentando constantemente en todo el mundo. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2022, la media de edad en España de las mujeres para tener su primer hijo es de 32,6 años (la más alta de toda Europa). Las mujeres extranjeras suelen tener su primer vástago a los 30,5 años, y las españolas, a los 33,1 años. Y el embarazo a los 40 es hoy de lo más común.

TE PUEDE INTERESAR

¿Qué riesgos tiene un embarazo a los 40?

La maternidad siempre es una experiencia transformadora, pero cuando ocurre a edades avanzadas, exige afrontar ciertos desafíos. Este artículo aborda de manera sencilla y práctica los principales riesgos de ser madre a partir de los 40, así como consejos útiles para lograr un embarazo saludable

Riesgos fetales

Con la edad, la calidad de los óvulos disminuye debido a la selección natural. Esto significa que los óvulos restantes pueden tener más probabilidades de presentar malformaciones fetales incompatibles con la vida, que terminen en abortos precoces espontáneos. La mayoría de estos abortos tienen causas genéticas. Un defecto de progesterona también puede causar abortos precoces. En algunos casos, se administra progesterona suplementaria tras una analítica específica al inicio del embarazo para ajustar los niveles hormonales necesarios para el desarrollo de una buena gestación. Esta intervención es segura y puede ser especialmente beneficiosa.

A medida que la madre envejece, el riesgo de malformaciones genéticas también aumenta. Trisomías como el síndrome de Down, Edwards y Patau son más frecuentes. Estas condiciones no siempre terminan en aborto precoz y pueden llevar a complicaciones adicionales durante el embarazo.

Habitualmente se realizan pruebas específicas para evaluar el riesgo genético del feto, como la bioquímica; y, en casos necesarios, pruebas genéticas en sangre materna. Estas pruebas permiten un cribado más preciso y ayudan a tranquilizar a las madres de más edad que buscan información detallada sobre la salud de su bebé.

Riesgos propios del embarazo

  1. Más riesgo de diabetes e hipertensión. La mayoría de los estudios han encontrado que, a más edad, las mujeres tienen más riesgo de sufrir diabetes o tener la presión arterial alta durante el embarazo. Por ejemplo, entre el 6 y el 8% de las mujeres de edad avanzada desarrollan diabetes gestacional. Además, se ha visto que la presión arterial alta es más común en mujeres embarazadas mayores de 35 años, con una tasa de alrededor del 7 al 10%. Por eso, es importante que todas las mujeres, sobre todo en los embarazos a partir de cierta edad, se hagan pruebas para detectar la diabetes gestacional y controlen su presión arterial de manera rigurosa.
  2. Preeclampsia. Esta elevación de la presión arterial a partir de la semana 20 de gestación asociada a una pérdida de proteínas por la orina puede tener consecuencias graves. Una analítica en la semana 12 nos permite identificarla, especialmente en mujeres mayores de 35 o 38 años. Si se detecta un riesgo elevado, se puede administrar aspirina de baja dosis, lo que puede reducir el riesgo hasta en un 70%.
  3. Más posibilidad de parto prematuro. En torno al 8-12% de las mujeres de más de 40 años dan a luz antes de lo esperado. Esto, probablemente, se debe a que tienen más problemas durante el embarazo que pueden hacer que el bebé se adelante o que necesiten terminar el embarazo antes de tiempo. Esta es quizás la causa principal de que exista una mayor frecuencia de inducciones médicas del parto y cesáreas programadas en este colectivo.
  4. Placenta previa. Es otro de los riesgos asociados a un embarazo tardío, y ocurre cuando esta se implanta en la parte inferior del útero, cubriendo parcial o completamente el cuello uterino. Los síntomas pueden incluir sangrado vaginal sin dolor en el segundo o tercer trimestre del embarazo. El tratamiento depende de la gravedad de la condición y puede requerir reposo, monitorización y, en algunos casos, una cesárea programada para prevenir complicaciones durante el parto. El riesgo es 9 veces mayor para mujeres de 40 años que para las de 20.
  5. Mayor probabilidad de embarazos múiltiples. Con la edad, las mujeres experimentan cambios hormonales que pueden conducir a una mayor liberación de óvulos durante el ciclo menstrual, lo que incrementa la probabilidad de tener un embarazo múltiple. Este, a su vez, exige un seguimiento prenatal más exhaustivo y especializado, ya que presenta riesgos adicionales para la madre y el feto.

Tres consejos para lograr un embarazo exitoso a los 40

  1. Dieta equilibrada y suplementos vitamínicos. Seguir una dieta equilibrada es fundamental. Los suplementos vitamínicos, especialmente el ácido fólico, son muy importantes para estas mujeres, ya que podrían tener deficiencias en otros nutrientes. Una dieta mediterránea baja en carbohidratos y rica en nutrientes puede disminuir el riesgo de hipertensión y diabetes gestacional, además de ayudar a controlar el aumento de peso.
  2. Ejercicio físico. El ejercicio durante el embarazo es fundamental para mantener una buena salud respiratoria, circulatoria y controlar el peso y la diabetes. Si estás acostumbrada a realizar ejercicio de manera habitual, está bien mantener el nivel de actividad, al menos inicialmente. Lo más importante es mantener el hábito de hacer ejercicio, adaptándolo a medida que avanza el embarazo y moderando la intensidad. Actividades como caminar, yoga para embarazadas o natación son ideales.  En esta etapa vital, es común experimentar problemas circulatorios en las piernas (especialmente a partir de cierta edad), como pesadez, hinchazón o varices, pero usar medias de compresión y caminar diariamente pueden aliviar estos síntomas. El riesgo de trombosis en mujeres embarazadas a partir de los 40 años aumenta significativamente. A medida que las mujeres envejecen, la probabilidad de desarrollar trastornos de coagulación sanguínea, como la trombosis venosa profunda, se incrementa. Durante el embarazo, hay cambios fisiológicos que favorecen un estado hipercoagulable para prevenir hemorragias durante el parto, lo cual, combinado con la edad avanzada, agrava el riesgo.
  3. Descanso. Las mujeres mayores pueden sentir más fatiga física que las jóvenes. Es importante descansar durante el día, incluso si es solo por un breve periodo, especialmente porque el embarazo afecta a la espalda y puede causar dolor lumbar. Mantener posturas adecuadas al dormir y evitar posiciones incómodas, como estar semi-acostadas en el sofá, ayuda a prevenir molestias adicionales. Un descanso nocturno adecuado y breves pausas durante el día pueden aliviar el dolor de espalda y mejorar el bienestar general.

¿Y qué hay de la capacidad para llevar un embarazo adelante con más de 40?

Llevar un embarazo a término se vuelve más complicado con la edad. Muchas mujeres experimentan más fatiga y les resulta más difícil. Incluso si han tenido embarazos anteriores, lo encuentran desafiante física y mentalmente. Además, habitualmente enfrentan estrés y ansiedad. El cuerpo atraviesa cambios fisiológicos para adaptarse al embarazo, pero, con la edad, estos pueden ser difíciles de sobrellevar. Las molestias y dolores son frecuentes y pueden resultar abrumadores si al mismo tiempo hay que enfrentar otras responsabilidades familiares.

OTROS TEMAS WELIFE

El embarazo a los 40 años requiere una atención especial y una vigilancia rigurosa para manejar los riesgos asociados. Con una dieta equilibrada, ejercicio regular y un descanso adecuado, es posible llevar un embarazo saludable. La clave está en adoptar unos hábitos saludables y en seguir las recomendaciones médicas para asegurar tanto la salud de la madre como la del bebé.

Álvaro Ruiz Zambrana Especialista en Ginecología y Obstetricia, Endocrinología Ginecológica y Fertilidad, el doctor Ruiz Zambrana es responsable del área de Obstetricia en la Clínica Universidad de Navarra en Pamplona y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra.

MÁS NOTICIAS

Otros temas de Cuerpo

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Otros temas de Cuerpo

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta