Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
bebidas-destrozan-dientes

Los refrescos son unas de las bebidas que más afectan a los dientes./ Imagen: Pexels.

Cuerpo

Las cinco bebidas que más destrozan tus dientes

Todo aquello que bebes repercute en la salud de tu boca de una manera que ni imaginas: tiñe tus dientes, puede provocarte caries, sensibilidad, etc.

Por María Corisco

17 de octubre de 2023 / 16:07

Hay que cepillarse los dientes tres veces al día, usar un colutorio, hilo dental, etc. pero sólo con esas básicas medidas de higiene no tendremos bajo control la salud de nuestra boca y el estado de nuestros dientes. Pero la realidad es que la salud oral es mucho más compleja, y que todo aquello que nos llevamos a la boca repercute en ella para bien o para mal. Las bebidas no son una excepción.

Entender que una bebida puede hacer daño a nuestras dientes, y cómo este daño puede tener consecuencias que van mucho más allá de las caries o las manchas, pasa por entender la revolución que cambia ahora la mirada de la odontología. Como nos explica la doctora Débora R. Vilaboa, fundadora de la Clínica Dental Vilaboa y directora del Departamento de Odontología Estética Dental de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, “desde hace ya casi 50 años, la odontología mundial ha puesto el foco en prevenir y curar las consecuencias de dos problemas fundamentales: la caries y la enfermedad periodontal. Pero, hasta ahora, lo que se ha hecho no ha conseguido que mejoren las cifras, y a nivel poblacional tenemos el mismo número de caries y de periodontitis”.

Qué es la microbioma oral y cómo la afectan lo que bebemos

Hay que hacer otro tipo de intervenciones, y en ello juega un papel esencial la comprensión de la microbioma oral. Es decir, de los microorganismos que pueblan nuestra boca y de su hábitat. De forma muy sencilla, resume la experta, “debemos entender que es necesario un equilibrio entre bacterias buenas y bacterias malas. Cuando hay más bacterias nocivas, se produce un desequilibrio, lo que se conoce como disbiosis oral, que va a favorecer la aparición de la caries y de la enfermedad periodontal”.

TE PUEDE INTERESAR

Puede que te preguntes qué papel juega aquí lo que bebes, y una de las claves es el pH de tu boca. “Las bacterias patógenas se propagan fácilmente en un medio ácido; por eso un pH bajo es un signo de disbiosis oral. Cuando tomamos bebidas con un pH muy bajo propiciamos una casa, un nido, a esas bacterias”. Y no hablamos solo de patología oral: también los dientes decolorados, el desgaste o la falta de brillo “son consecuencia de un cambio en el microbiomal oral, que ha seleccionado un tipo de ambiente ácido y unas bacterias capaces de perpetuarlo”.

Se trata de restaurar el equilibrio de nuestro microbioma antes de que haya enfermedad. De esa forma, “la boca será más atractiva, los dientes no estarán mate, tendrán un brillo adecuado y no aumentará la pegajosidad ni la deshidratación. Todo esto, además, va a tener relación con el resto del sistemas del cuerpo, porque desde la boca se distribuye a todo el organismo: enfermedades inflamatorias, autoinmunes, neurodegenerativas, cardiovasculares… se ha comprobado que tienen una relación con la disbiosis oral”.

OTROS TEMAS WELIFE

Las peores bebidas para tus dientes

  • Alcoholes de alta graduación. Se ha comprobado que producen una alteración del microbioma oral. Hay que tener cuidado especial si tenemos tendencia a inflamación en la boca, desgaste, aparición repetida de caries o enfermedad periodontal. También tenemos que ser restrictivos en el uso de colutorios con alcohol.
  • Refrescos carbonatados. Tienen un doble problema, el de los azúcares y el del pH. “Aunque optemos por su versión zero o light, van a ser igual de peligrosas, ya que su pH está entre 2 y 3.5, y por debajo de un pH de 5 todo esmalte se descalcifica, especialmente si ya hay una disbiosis previa. Además, se van a seleccionar bacterias glucofílicas, que se alimentan de azúcar y producen, como consecuencia, un metabolito ácido. Por tanto, tenemos el ácido de las bebidas más el de las bacterias, lo que nos dará un mayor índice de sensibilidad, una disbiosis oral más profunda con mayor riesgo de caries y de otras enfermedades sistémicas”, apunta la experta.
  • Bebidas deportivas. Son extraordinariamente ácidas, con una gran cantidad de componentes estimulantes que te proporcionan un chute de energía inmediato, pero al final hay un factor bajón. Están también muy asociadas a la disbiosis oral.
  • Bebidas energéticas. Su pH es bajísimo, y están vinculadas con erosión dental -una forma de desgaste-, debido precisamente a esa bajada del pH. “No es el hecho puntual de tomarte una bebida, es que facilita la selección de bacterias acidófilas, con lo que se perpetúa el problema», alerta la doctora.
  • Té y zumo de frutas. “Se sabe que las personas que toman habitualmente té en vez de agua tienen disbiosis más profundas. En cuanto a los zumos -siempre naturales-, tienen un aporte vitamínico importante, pero también son muy ácidos. Si lo tomamos, debemos añadir la pulpa como fuente de fibra, porque es prebiótica y, por tanto, muy útil para la microbiota oral”.

Tras las malas noticias, las buenas. Recientemente han llegado los dentífricos especializados en equilibrar el microbioma. “Por primera vez, una higiene oral sin antisépticos es capaz de revertir la disbiosis oral y disminuir la generación de placa bacteriana”, concluye Vilaboa.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta