Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
sudor-nocturno

El sudor nocturno no sólo se debe al calor./ Imagen: Pexels.

SUEÑO

Por qué sudo tanto mientras duermo: estas son las verdaderas razones (y no es por el calor)

En el descanso no sólo influye que haga calor en la habitación: también interviene la tempera de fuera de casa. Además, también hay que tener en cuenta cada cuanto sudamos y si puede deberse a patologías.

Por María Corisco

11 de octubre de 2023 / 18:41

Pasar calor en la cama es una de las peores sensaciones. Especialmente después de sacar una pierna, la otra, destaparnos y demás ocurrencias para poder conciliar el sueño. Tras un verano tórrido como el que hemos pasado, es lógico que le echemos la culpa al calor. Pero si el problema no está en el termómetro (o, al menos no siempre), es el momento de descubrir por qué sudas mientras duermes y si es algo normal o requiere que le prestes atención.

Lo primero que debemos saber, nos dice Jana Fernández, consultora y divulgadora especializada en bienestar y descanso, es que “sudar mientras dormimos no es habitual, por lo que lo primero que tenemos que hacer es buscar la causa que provoca esos sudores. Por tanto, tenemos que distinguir entre noches puntuales en las que podemos sudar por múltiples motivos, de una situación reiterada de sudores nocturnos”.

  • Sudor puntual. En este caso, la causa puede ser algo tan simple como temperaturas nocturnas más elevadas de la que esperábamos para la época del año, pero también puede deberse a una cena demasiado copiosa y tardía que altera el proceso termorregulador del organismo.
  • Sudor habitual. Aquí sí que tenemos que prestar especial atención, porque esa transpiración “puede ser indicativa de una patología, un desarreglo hormonal, o incluso efectos secundarios de una medicación”.
TE PUEDE INTERESAR

Nuestra temperatura nocturna

Algo curioso es que, durante la noche, la temperatura corporal desciende entre uno o dos grados. “Ese descenso se produce por una expulsión del calor corporal, que va desde el tronco hacia fuera a través de las extremidades. Si tenemos que liberar ese calor hacia el exterior en un entorno con una temperatura muy elevada, va a ser mucho más difícil conciliar el sueño, porque ese descenso de temperatura se va a ver dificultado”.

Este es el motivo por el que hay personas que necesitan sacar una mano o un pie para quedarse dormidos: “se trata de una medida termorreguladora, y es también el motivo por el que en las noches tropicales a partir de 24-25 °C cuesta conciliar el sueño”.

¿Por qué sudamos por la noche?

Son muy diversas las causas que pueden estar detrás de ese sudor nocturno. Entre las más comunes, explica Jana Fernández, se encuentran algunas condiciones y patologías:

  • Ansiedad. El sudor nocturno puede ser una manifestación de situaciones estrés y ansiedad, y ese sudor, a su vez, puede generar mayor ansiedad.
  • Obesidad. Las personas con sobrepeso pueden experimentar sudores nocturnos debido al «trabajo» extra que tiene que hacer su organismo para regular la temperatura y la presión arterial.
  • Hiperhidrosis. Patología que sufren las personas que sudan en cantidades superiores a las fisiológicamente necesarias para la termorregulación. Normalmente la hiperhidrosis es localizada, es decir, más concentrada en determinadas zonas como las manos, los pies, las axilas o las ingles (ya que es donde tenemos más glándulas sudoríparas), pero también puede ser generalizada.
  • Otras patologías. Procesos víricos y gripales, enfermedades autoinmunes, trastornos del sueño como la apnea obstructiva, entre otras.
  • Medicación. Algunos antidepresivos, opioides y medicamentos que alteran los niveles de glucosa en sangre pueden tener como efecto secundario la sudoración nocturna.
  • Alteraciones hormonales. En este caso, podemos encontrar también patologías vinculadas con una desregulación hormonal y, por supuesto, las alteraciones hormonales que tienen lugar en menopausia. “Estas alteraciones hormonales pueden afectar directamente a la duración y calidad del sueño en algunos casos, y también pueden presentar síntomas como los sofocos, esa excesiva sudoración que tiene lugar de repente y que provoca despertares durante la noche que dificultan mucho el sueño continuado de calidad”.
OTROS TEMAS WELIFE

Cómo puedo evitar sudar por la noche

Siempre que sospechemos que detrás de este sudor nocturno puede haber una patología, una alteración hormonal o una medicación que nos provoque esta molestia, debemos consultar con el médico para valorar nuestro caso.

Muchos casos de sudoración nocturna, cuando no están vinculados a estos problemas, se deben a una mala higiene del sueño, concretamente a unas condiciones y a un entorno poco favorables para el descanso. ¿Qué podemos hacer?

  1. Irnos a la cama lo más relajados posible, por supuesto, sin pantallas, y sin una excesiva activación ni física ni cognitiva.
  2. Alejar la actividad física de alta intensidad, lo más posible de la hora de acostarnos. Esa intensidad va a aumentar el ritmo cardíaco, los niveles de cortisol, la temperatura corporal, reacciones fisiológicas contrarias a las que necesitamos para dormir.
  3. Cuidar el dormitorio, como si fuera nuestro templo del descanso: cerrar el radiador si tengo calefacción central y procurar una temperatura entre 18 y 21 °C.
  4. Igual de importante que la temperatura es la ventilación y el grado de humedad, un ambiente muy seco también puede dificultar el descanso nocturno.
  5. Utilizar tejidos y materiales lo más natural posible tanto como ropa de cama como ropa para dormir. Los tejidos sintéticos dificultan la termorregulación y es posible que nos hagan sudar durante la noche.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta