Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
copa-menstrual

La copa menstrual es, para muchas, una opción mucho más cómoda que tampones y compresas./ Imagen: Pexels.

Salud hormonal

Cómo usar bien la copa menstrual: todo lo que necesitas saber para atreverte con ella

Sostenible, económica, cómoda... La copa se ha convertido en una gran alternativa a compresas y tampones. Una experta en ciclo menstrual nos da las claves para quienes aún no se han animado con ella.

Por Cristina Martín Frutos

21 de septiembre de 2023 / 17:03

“Pero, ¿todavía no te has pasado a la copa?» De un tiempo a esta parte, más de una -y de dos y de tres- amiga o conocida me ha hecho esta pregunta. No son las únicas. Cada vez más celebrities han compartido su preferencia por este producto reutilizable de higiene menstrual: desde Anne Hathaway a Cristina Pedroche han recomendado varias veces su uso en Instagram. Incluso en un capítulo de la serie The Last of Us, le entregan una copa a Ellie, la joven protagonista, en pleno apocalipsis zombie. Lo cierto es que la copa menstrual ha dejado de verse como una rareza para convertirse en una alternativa muy interesante a las compresas y tampones.

De hecho, según un reciente estudio sobre Equidad y Salud Menstrual en España, financiado por la European Society of Contraception and Reproductive Health, un 48,4% de las mujeres usa la copa en algún momento del ciclo (por delante de los tampones), y son las menores de 35 años sus mayores fans. Las compresas, con un 60%, se mantienen como el método preferido por las españolas. La sostenibilidad es su principal baza, o, mejor dicho, la más conocida. Pensemos que cada año se desechan unos 100 mil millones de tampones y compresas en todo el mundo. Mientras que los primeros tardan seis meses en biodegradarse, sus aplicadores y las compresas -hechas en un 90% de material plástico- tardan hasta 300 años en hacerlo. Las copas, al durar hasta diez años, apenas generan residuos.

Otros beneficios de la copa menstrual

Pero no es su única ventaja. El ahorro económico también es destacable: su larga duración se traduce en un gasto de menos de tres euros anuales, es decir un 75% menos que con otros productos. Por su parte, Irene Aterido, sexóloga y experta en ciclo menstrual de Intimina, identifica otras igualmente interesantes. “Reduce la incidencia de cándidas y vulvovaginitis provocadas por otros productos de higiene menstrual; aguanta hasta ocho horas sin cambios (perfecta para viajes, hacer deporte, dormir…); no se nota con la ropa; se puede transportar fácilmente y permite observar indicadores de salud menstrual como cambios de olor, consistencia y cantidad en el flujo”, detalla.

TE PUEDE INTERESAR

Sin embargo, y pese a que, como decíamos, su uso se ha disparado en los últimos años, muchas mujeres son todavía reticentes a pasarse a la copa menstrual. Algunas piensan que se puede perder en el interior de la vagina, algo imposible porque el cérvix actúa de tope. Otras, que puede desbordarse: sin embargo, la gran mayoría de mujeres menstruamos en cada ciclo el equivalente a una taza de café (90-100 ml) y una copa puede contener hasta 23 ml y lo habitual es que en cada uso no se llegue ni la mitad de su espacio. Además, el efecto vacío evita que se mueva o pase ese improbable desbordamiento.

Cómo ponerse bien la copa menstrual

El cómo ponerse bien la copa menstrual es otra de las dudas más frecuentes. Lo primero, como recomienda Irene Aterido, es elegir un momento «en el que no tengas molestias menstruales, estés tranquila y sin prisas. El segundo día sangrado es buena opción para iniciarse porque podemos descartar molestias y el suelo pélvico no está tan inflamado». Además, si se trata de un sábado o domingo o de una j0rnada de teletrabajo, el proceso será más cómodo.

Siguiente paso: «lavarse bien las manos y estar relajada». A partir de aquí, empieza la colocación. En principio, es parecido a la postura de colocación de un tampón. «Te puedes sentar, ponerte de pie o de cuclillas en una posición que te resulte cómoda para que se abra la vagina. También, por ejemplo, subir la pierna sobre el inodoro o la bañera. Después, coge la copa y pliégala con una o las dos manos; es importante probar diferentes pliegues y técnicas de inserción para ver cuál es la que mejor se adapta a tu cuerpo», aconseja. Principalmente existen tres tipos de pliegues: enrollada como un tampón, en forma de C o de V, que se suelen elegir según el modelo.

«Se trata de insertar la copa lo más alto posible en el canal vaginal, como si fuera a empujarla hacia tus glúteos, pero sin introducirla tanto como un tampón. Recuerda que debe quedar lo suficientemente abajo como para que puedas alcanzar la base (la parte que está cerrada)», añade. La mejor prueba de que está bien colocada es moverse un poco, cambiar de postura y no sentirla. Si te molesta o te hace daño, algo va mal porque la copa no se debe notar en ningún momento.

OTROS TEMAS WELIFE

Cómo se vacía

Una de las ventajas que señalan las usuarias de la copa es que pueden llevarla hasta ocho horas sin problemas. Sin embargo, ¿qué pasa si toca cambiarla fuera de casa? «Simplemente, localiza un aseo con lavabo. Desecha el contenido de la copa en el inodoro y con papel higiénico puedes recogerla para lavarla con jabón. Después vuelves a introducirla. También puedes llevar agua en una botellita y lavarla encima del WC. Otra opción interesante es el limpiador de accesorios de Intimina en spray, que saca de más de un apuro», apunta Aterido. Luego sólo hay que esterilizarla (en un recipiente adecuado en el microondas o en una olla en la cocina) antes y después de cada regla. Entre puesta y puesta basta con un simple lavado con agua y jabón.

El modelo de copa, clave para un buen uso

Además de la colocación, elegir el tamaño de copa adecuado es fundamental. Un aspecto que vendrá determinado por la anatomía, la cantidad de flujo, el historial de parto vaginal y la resistencia del suelo pélvico. Lo habitual es que la marca cuente con dos opciones para adaptarse a todas las mujeres. En Intimina, marca experta en cuidar todos los aspectos de la salud íntima femenina, disponen de tamaño A para mujeres que no han dado a luz o lo han hecho por cesárea o tamaño B, para aquellas que han dado a luz por parto vaginal, tienen el suelo pélvico débil o un flujo muy abundante. Una vez claro esto, toca escoger el modelo. En Intimina, cuentan con los siguientes:

Las tres copas menstruales de Intimina, de izq a dcha, Lily Cup One; Compact y Lily Cup. Detrás, el disco menstrual Ziggy Cup 2./ Foto: D.R.
  • Lily Cup. Gracias a su forma angular, se puede enrollar hasta tener el tamaño de un tampón. Perfecta para quienes tienen un cérvix alto o un periodo abundante (aunque la puede usar alguien con flujo ligero). Se puede comprar en tamaño A y B.
  • Lily Cup Compact. La versión plegable, que se puede llevar en su estuche incluso en el bolsillo. Es idónea para mujeres con flujo de ligero a medio. Pese a todo, su capacidad sigue siendo mayor a la de un tampón. Está disponible en dos tamaños.
  • Lily Cup One. Pensada para adolescentes y principiantes, ofrece una transición fácil al mundo de las copas menstruales. Su forma pequeña, con borde a prueba de fugas, su aro para facilitar la extracción y el diseño plegable la hacen muy cómoda. Sólo hay un tamaño.
  • Ziggy Cup 2. Se trata de una copa de diseño plano, también conocido como disco menstrual. Cuenta con doble borde a prueba de fugas y una superficie rugosa que permite extraerla con mayor facilidad. Al tener forma extra plana, es perfecta para mujeres con cérvix bajo. Además, es la primera copa que se puede utilizar durante las relaciones sexuales con penetración. Dispone de dos tamaños -el B, es especialmente llamativo, 76 ml- y dura hasta dos años.

 

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeñas excusasPiensa como un marineBanksyingQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta