Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
dolor-ovarios-menopausia

El conocido como "dolor de ovarios" no debería ocurrir durante la menopausia./ Imagen: Pexels.

Menopausia

¿Dolor de ovarios en la menopausia? Preguntamos las razones a los expertos

Sentir dolor de ovarios en la menopausia no es algo habitual. Definimos el término "dolor de ovarios" y te contamos a qué podría deberse.

Por Sara Trueba Rodríguez

7 de junio de 2023 / 09:09

El «dolor de ovarios» es una dolencia habitual asociada al ciclo menstrual y un motivo lógico de consulta con el especialista cuando se produce durante la menopausia. Especialmente porque, según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), «la menopausia es un momento de la vida de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación, y que inicia una etapa de la vida que se conoce como climaterio». Además, y atendiendo a la definición de la AEEM, cabe precisar que se considera que una mujer entra en menopausia cuando se cumple un año seguido sin menstruación. Así que no, el denominado «dolor de ovarios» no puede estar ni entre los síntomas menos comunes de la menopausia.

Cabe precisar que, aunque comúnmente hablemos de «dolor de ovarios», según la Dra. Tamara Sánchez, ginecóloga de Onelife Center, «el dolor de ovarios” es un concepto muy difundido, pero erróneo. Si con dolor ovárico hacemos referencia a las molestias derivadas durante la ovulación, el responsable del dolor no es el ovario en sí, si no el líquido ovulatorio liberado a la cavidad abdominal con la rotura del folículo ovulatorio. Sin embargo, durante la menstruación las contracciones del músculo uterino son las que causan el dolor», declara. Así que, ¿los ovarios no duelen en ningún caso? «El ovario no se inflama ni es un órgano que duela por sí mismo. Es un dolor reflejado en la zona que se le atribuye a los ovarios, pero no se debe a ellos directamente», aclara. Y precisa: «El caso de dolor ovárico real, por ejemplo, es el caso de una torsión ovárica, un cuadro clínico diferente y que no tiene que ver con la ovulación ni con las molestias que se presentan de manera habitual».  

Así, la extendida frase «me duelen los ovarios» es vaga y nada precisa. Pero vamos más allá, ¿qué ocurre cuando dejamos de ovular y entramos en perimenopausia? En ese momento ¿ya no debemos tener ese dolor característico fruto de la ovulación o, en su caso, de las contracciones del útero? «Como sabemos, la menopausia comienza cuando al menos llevamos un año sin observar menstruación. Las ovulaciones pueden faltar desde hace más tiempo o ser irregulares. Por lo tanto, el concepto de menopausia se relaciona con la falta de regla, no de ovulación (aunque la falta de regla se deba por la falta de ovulación). La ovulación puede o no doler, depende de la mujer y del ciclo. Aquellas que suelan experimentar dolor con la ovulación van a experimentar una clara mejoría cuando cesan las ovulaciones«, comenta la Dra. Sánchez. Es decir, si ya no hay ovulación ni regla, estos dolores no deben sentirse o padecerse.

Posibles causas del dolor

«No hay dolor abdominal que se deba a la menopausia». La ginecóloga es tajante a este respecto. «Ni hay dolor periovulatorio ni por contracciones uterinas así que, si hay dolor abdominal en una mujer con menopausia, hay que descartar otras posibles causas», concluye. Estas pueden ser:

  • Causas digestivas. «Suelen ser frecuentes y a menudo los gases o el síndrome de colon irritable puede confundirse con dolores abdominales asociadas al aparato reproductor», indica la experta.
  • Causas urinarias. Las cistitis (y otras enfermedades del tracto urinario) pueden producir dolores abdominales. De hecho, la cistitis es común durante la menopausia debido a la bajada de los niveles de estrógenos. El déficit de esta hormona hace que el aparato urinario sea más vulnerable.

¿Puede el dolor tener origen en el aparato reproductor?

Descartadas las causas digestivas y urinarias, es el momento de considerar otras patologías de causa ginecológica. «Es poco probable, pero de serlo, se tratará de una patología muy concreta y no por la menopausia propiamente, que es un estado fisiológico más de la mujer», comenta la Dra. Sánchez. Y estas pueden ser:

  • Endometriosis. Es una patología que se puede prolongar en la menopausia. Según un estudio del Ministerio de Sanidad, el síntoma principal es el dolor pélvico crónico y recurrente.
  • Quistes en los ovarios. Los miomas más complejos suelen causar dolores, molestias e incluso, sangrado.
  • Tumor en el ovario. El dolor puede acompañarse de falta de apetito, cansancio e hinchazón. El sangrado, si la mujer está en menopausia, es un claro signo de alarma.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica. Es la infección de los órganos reproductivos de la mujer. Normalmente es consecuencia de una enfermedad de transmisión sexual (ETS).
  • Causas musculoesqueléticas. El dolor pélvico también puede deberse a trastornos que afectan a las articulaciones o huesos de la zona, algo habitual tras la menopausia, consecuencia de osteoporosis o artritis.
  • Disfunciones del suelo pélvico. Si esta zona no está fuerte puede causar debilidad muscular, incontinencia y dolor en las relaciones sexuales.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Incrementar colágenoAlodiniaTonificar músculosClaves ser felizRestaurantes gourmet

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta